Las comparaciones, dicen, siempre son odiosas. Pero el camino del Bayern Múnich de Jupp Heynckes hacia todos los títulos esta temporada rememora inevitablemente al mismo equipo de hace casi cinco años. Se han mantenido unos jugadores, han llegado otros, pero el objetivo no cambia: ganar todo. ¿Qué virtudes tenía el Bayern de 2013? ¿Por qué el de James Rodríguez es mejor? En Bundesliga en Español lo analizamos.

¿Cómo jugaba el Bayern de 2013?

El equipo que conquistó el triplete en 2013 pasó a la historia como uno de los conjuntos más demoledores en el juego directo. Aunque tuvo grandes exhibiciones durante toda la temporada, su cenit estuvo en las semifinales de la UEFA Champions League ante el Barcelona del malogrado Tito Vilanova. El resultado global: un rotundo 7-0.

Ante los azulgranas, el equipo de Heynckes expuso todas sus virtudes: incansable presión al poseedor, gran recuperación de pelota, velocidad para hilvanar jugadas y eficacia para acabarlas en gol. Un rodillo en toda regla. Javi Martínez -uno de los grandes fichajes de aquel Bayern- y Bastian Schweinsteiger por delante de la línea defesiva ponían el primer muro de contención, apoyados en unos solidarios Thomas Müller, Franck Ribéry y Arjen Robben, que tras robo salían disparados al arco contrario.

Todo lo que tiene que saber sobre el Bayern Múnich

Y todo ello sin dejar de lado el aporte de los laterales. Las constantes subidas de Philipp Lahm y David Alaba, y sus respectivas sociedades con Arjen Robben y Franck Ribéry, permitían al equipo imprimir un ritmo de juego frenético en cada partido. Aprendida la lección de 2012, donde perdió todos los títulos, el Bayern de 2013 destacó por ser un bloque sólido, sin apenas fisuras, en el que cada jugador supeditaba su lucimiento en beneficio del colectivo. El premio final no pudo ser mayor.

Un bloque sólido, solidario y demoledor en las transiciones. Eso era el Bayern de Heynckes en 2013. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Aunque hubo un punto de inflexión que marcó el devenir de la temporada 2012/13. La lesión a principios de abril de Toni Kroos, titular hasta ese momento, abrió las puertas del once a Arjen Robben en el tramo decisivo de la temporada. El holandés terminó por decantar el ritmo del equipo, que rehusó de un mayor control de pelota para ser uno de los conjuntos más peligrosos al contragolpe.

¿Cómo juega el Bayern de 2018?

A todas luces diferente al que vimos en 2013. La base de futbolistas ha cambiado sustancialmente y eso ha dotado al conjunto de Heynckes de otros argumentos, sobre todo en el mediocampo. Si bien continúan algunos pilares de aquel exitoso equipo -eso sí, con cinco años más- la presencia de jugadores como Arturo Vidal, James Rodríguez y Robert Lewandowski, fundamentalmente, otorga al Bayern actual un plus de calidad que no tenía quizás en 2013.

El Bayern de 2018 es un bloque menos rígido que el de hace cinco años y algo más versátil en su juego. Ahora es capaz de dominar más los partidos -herencia de los tres años de Pep Guardiola- pero también de esperar su momento para sentenciar a la contra, como hizo en muchos momentos en la temporada del triplete.

Heynckes ha utilizado el 4-2-3-1 de 2013, pero también el 4-3-3 o el 4-1-4-1. Y gracias a la amplitud en calidad de su plantilla, el DT alemán ha podido rotar mucho, sin perder un ápice de potencial.

Jupp Heynckes, el rey de las rotaciones

Con algunos jugadores que ya estaban en 2013 pero con mayor versatilidad para afrontar los partidos. Así es el Bayern de Heynckes en 2018. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Hombre a hombre:

Manuel Neuer vs. Sven Ulreich

Decir que el Bayern no ha notado la ausencia por lesión de Manuel Neuer es el mejor elogio posible que se le puede hacer a Sven Ulreich. El arquero alemán ha respondido con creces al reto que significaba ocupar el puesto de todo un campeón del mundo. Pero puestos a comparar, quizá sea el arco el único puesto donde el Bayern actual no mejora al de 2013.

Con todo, si el Bayern está en disposición de pelear por todos los títulos esta temporada es también gracias a Ulreich, el jugador que más minutos suma con Heynckes y clave en las tandas de penales ante Borussia Dortmund (Supercopa Alemana) y RB Leipzig (dieciseisavos de la Copa Alemana).

Sven Ulreich ha cumplido sobradamente en el arco del Bayern Múnich tras la baja de Manuel Neuer.
Sven Ulreich ha cumplido sobradamente en el arco del Bayern Múnich tras la baja de Manuel Neuer. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Philipp Lahm vs. Joshua Kimmich

Lo mismo podría decirse del cambio en el lateral. Sin ser su posición natural, Joshua Kimmich ha conseguido en poco tiempo que muy pocos echen de menos al mítico capitán del Bayern. La aportación de Kimmich, con diez asistencias hasta el momento esta temporada (a nueve del registro total de Lahm en la 2012/13), está resultando decisiva en cada choque del Bayern. El joven lateral alemán es el tercero con más minutos a las órdenes de Heynckes, solo superado por Ulreich y Lewandowski.

Dante vs. Hummels

El fichaje de Mats Hummels en el verano de 2016 supuso todo un salto de calidad en la defensa del Bayern. La pareja formada por el brasileño Dante y Jerome Boateng estuvo a la altura de lo conseguido en 2013, pero hablar de Boateng y Hummels es hacerlo de un dúo campeón del mundo con Alemania en 2014.

Bayern: El equipo más fiable de la Champions

Arturo Vidal y James Rodríguez marcan diferencias en el Bayern actual. Heynckes tiene dos argumentos de peso repetir triplete. © imago

Arturo Vidal vs. Bastian Schweinsteiger

Si el bávaro Bastian Schweinsteiger era la garra y el pundonor en el Bayern del triplete, El Rey Arturo lo es en el nuevo plantel de Heynckes. El rol del chileno es bastante similar al que tuvo el alemán. Incluso, ambos manejan estadísticas similares en lo que a goles se refiere. En la temporada 2012/13, Schweini sumó un total de nueve dianas, mientras que Vidal lleva en estos momentos seis, siendo el volante más goleador de Europa. Entrega constante y nunca dar un balón por perdido, son señas de identidad de ambos jugadores.

Robert Lewandowski vs. Mario Mandzukic

El último nombre que no repite en el once del Bayern actual respecto al de 2013 es el de Robert Lewandowski. El polaco es el encargado de poner la réplica a Mario Mandzukic, pero también a Mario Gomez y Claudio Pizarro, los otros dos delanteros que se repartieron la punta del ataque en el equipo de Heynckes. Las cifras hablan por sí solas: en estos momentos, Lewandowski lleva 28 goles, más de la mitad que todos los sumados por el trío ofensivo del Bayern en la temporada 2012/13 (53). Al delantero polaco le queda ser decisivo en una final europea, como si lo fue Mandzukic, autor del gol que abrió el marcador ante el Borussia Dortmund en la fnal de la Champions de 2013.

Robert Lewandowski es el gol en el Bayern de Heynckes. El triplete pasa por sus botas.
Robert Lewandowski es el gol en el Bayern de Heynckes. El triplete pasa por sus botas. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

El factor James Rodríguez

Pero si hay una diferencia sustancial en lo que respecta a ambos onces, esa tiene acento colombiano. El talento natural de James Rodríguez marca diferencias y eso lo está notando el Bayern de Heynckes. En 2013, salvo en el caso de Toni Kroos, el Bayern no contaba con un mediocampista de toque, de reparto de juego y de clarividencia a la hora de dar el último pase. Ahora, además de James, Heynckes cuenta con Thiago Alcántara, otro futbolista diferencial en la sala de máquinas.

De ser el cuarto jugador con menos minutos a las órdenes de Carlo Ancelotti, James ha pasado a ser el octavo con mayor participación en todas las competiciones y el tercero en la Bundesliga. Sus pases precisos, sus espectaculares tantos. Cada vez que juega, el colombiano produce. Una bendición para el Bayern de 2018.

ESPECIAL: Así viene el Bayern del futuro

Los 'repetidores' y la profundidad de plantilla

Además de los seis componentes del once que repiten en 2018, también hay que sumar a Rafinha, quien ha venido teniendo protagonismo a pesar de su rol de teórico suplente. En el caso de la Robbery, por cuestiones evidentes de edad, el rendimiento actual dista bastante de lo que pudo verse en 2013. Aunque la lesión de Kingsley Coman, uno de los jugadores que mejor nivel ha presentado con Heynckes, dará más minutos a Robben y Ribéry de los previstos en un primer momento a tenor del gran estado de forma del francés.

Jerome Boateng, David Alaba y Thomas Müller son algo más que la columna vertebral del equipo. Básicos en 2013, cinco años después del triplete siguen siendo igual de imprescindibles. Pero la verdadera clave que diferencia a ambos equipos, y que Heynckes se encargó de confirmar, es la profundidad de banquillo. El nivel del plantel ha subido y, gracias a ello, Heynckes ha podido permitirse el lujo de no repetir once en los 25 partidos oficiales que lleva dirigidos desde octubre.

Ahora solo queda ver si el Bayern de 2018 termina igual de bien que el Bayern de 2013. Mimbres tiene para ello.

¿Es mejor el Bayern de 2013 o el Bayern de 2018? ¡Usted qué piensa!