Resumen

  • El cuadro del técnico Carlo Ancelotti no pierde la ilusión y ve posible la remontada en la capital española.
  • Los Bávaros aún mantienen el predominio en Europa sobre el Madrid: 11 triunfos frente a 10 de Los Blancos.
  • El Bayern tendrá recuperados a dos baluartes: Mats Hummels en la retaguardia y al goleador Lewandowski en la delantera.

Nada está perdido. Ese el lema que resuena al interior del camarín del Bayern München y que los jugadores repiten como un mantra para enfocarse en su visita de este martes (20:45h CET) a Madrid. Aquí le contamos las razones por las que el Bayern puede remontar.

Hummels y Lewandowski retornan

No hay duda que el Real Madrid supo aprovechar las bajas del Bayern el miércoles pasado. Pero el panorama cambia ahora a favor de Carlo Ancelotti, ya que recupera a dos hombres fundamentales por su talento, liderazgo y portento físico. El regreso del goleador de la Bundesliga, el polaco Robert Lewandowski, es una enorme noticia y potenciará la ofensiva en la definición de la llave. Su olfato matador y su presencia como referente de área será una variable que Los Bávaros sabrán sacarle partido a través de las diagonales de Ribery y Robben y los centros rasantes de Alaba o Lahm. Y en defensa, el panorama también es alentador con la posible integración de Mats Hummels, un jugador que otorga seguridad, juego en altura y coberturas veloces.

Más triunfos bávaros

En las competiciones europeas entre ambos cuadros la historia favorece, aunque levemente, al Bayern München. Se han enfrentado en 23 ocasiones, dentro de las cuales Los Bávaros han ganado en 11 partidos y el Real Madrid en 10 (y dos empates). Con este panorama como antecedente, no sería de extrañar que el cuadro de Carlo Ancelotti dé el campanazo de este año en la UEFA Champions League y revierta la llave a su favor en la capital de España. Los triunfos de Los Rojos sobre el Real Madrid, no son son cosa extraña para Los Bávaros.    

El Bayern München con Élber a la cabeza supo de victorias importantes en el Santiago Bernabéu en Madrid.

El Bayern sabe ganar en el Bernabéu

Que el equipo de Arturo Vidal y compañía gané y remonté la serie frente al cuadro blanco en su casa, no sería una novedad. En primer lugar, en la temporada 1999/2000 Los Bávaros llegaron a Madrid y le propinaron una gran derrota al cuadro local por 2-4 en la fase de grupos. Y en la siguiente temporada el Bayern con Élber a la cabeza, volvió a hacerlo nuevamente por 0-1. Sin embargo, este último resultado tuvo un significado aún mayor y trascendental, ya que a la postre significó la eliminación del equipo español en la semifinal de la UEFA Champions League. Seguro que Los Merengues todavía recuerdan aquella llave.       

El Bayern se lo cree

Aunque el ánimo terminó bajo cuando sonó el pitazo final en el Allianz Arena, rápidamente los jugadores del Bayern levantaron la cabeza y pusieron leña al objetivo. El primero en hacerlo fue un referente de Los Rojos, Thomas Müller: "El martes tenemos que poner toda la carne en el asador. Vamos a darlo todo para lograr la remontada". Y el chileno Arturo Vidal nada más terminar el partido -a pesar de su tristeza por perder el penal- arengó a sus compañeros: “Todavía nos quedan 90 minutos por jugar y esto aún no se ha acabado". Ganas no faltan y la ilusión está intacta para volar a Madrid.

El chileno Arturo Vidal apenas terminó el partido en el Allianz señaló que la remontada es posible en Madrid. © gettyimages / Lennart Preiss

Los Bávaros, sinónimo de goles

Para que el Bayern München logre la remontada le hará falta una palabra: goles. Aquí Los Bávaros tienen otra poderosa razón para creer en el triunfo del próximo martes (20:45h CET) en el barrio de Chamartín. Si observamos la cantidad de anotaciones de la presente temporada, el cuadro del técnico italiano, es de los más goleadores, matriculandose con 25 tantos (BVB 27 y FC Barcelona 26). No olvidar que precisamente fue a un equipo grande de Europa a quien le anotó más goles: al Arsenal (10 tantos). Si a ello, le sumamos el retorno de Robert Lewandowski, la ecuación suena bien. Y como dijo el mandamás del Bayern, Carlo Ancelotti: “Aún estamos vivos”.