Resumen

  • El espigado defensa bávaro cumple hoy frente al TSG 1899 Hoffenheim 250 partidos en la Bundesliga.
  • Su exitosa carrera futbolística la ha dividido en los dos clubes más grandes de Alemania: BVB y el Bayern München.
  • A pesar de ser de su posición defensiva, no tiene problemas a la hora de anotar: se ha matriculado con 20 goles en la liga.

Cuando juntamos las palabras defensa y Bundesliga, inmediatamente se nos viene a la cabeza el nombre del defensa central de Los Bávaros, Mats Hummels, quien a punta de táctica, orden y un físico prodigioso ha demostrado ser uno de los mejores zagueros de la Bundesliga.

Aunque el camarín del Bayern München esté plagado de estrellas alemanas e internacionales, la figura y referente de muchos, Mats Hummels brilla con estrella propia. Su estampa en la zona defensiva representa aquello que todo defensa central desea: seguridad y calidad. Crecido bajo el alero del cuadro bávaro y de su padre (el ex futbolista Jonas Hummels), el defensa alemán debutó con el Bayern en la Bundesliga en la temporada 2006/07 en una victoria de los suyos frente al Mainz por 5-2.

Sin embargo, el destino le tenía preparado algunos cambios. Desde el norte, el Borussia Dortmund seguía de cerca los pasos del espigado defensa y lo llevó a sus tierras (enero 2008), en las cuales finalmente maduró, se consolidó y triunfó. Con la camiseta negriamarilla, Mats Hummels formó una joven, pero recordada retaguardia junto al serbio Neven Subotic, que imposibilitaba los ataques de sus rivales. En el Signal Iduna Park, Hummels tomó la confianza necesaria para dar el salto a la consagración y el reconocimiento de los hinchas alemanes.

Lea la entrevista exclusiva: “Hummels asegura que el objetivo es ganar todos los títulos”

El cara a cara de dos grandes capitanes que hoy comparten camarín y amistad en el Allianz Arena. © gettyimages / Alexander Hassenstein

Después de superar algunas rebeldes lesiones, el zaguero tomó las riendas del BVB en la temporada 2009/10 para no soltarlas más y en compañía del paraguayo Lucas Barrios, Robert Lewandowski y Mario Götze se proclamó campeón de la temporada 2010/11 y 2011/12 de la Bundesliga. Pero el ahora defensa central del Bayern no sólo ha destacado por su impecable estilo defensivo, sino que por su eficacia en el área rival: antes de lograr el hito de los 250 encuentros, anotó 20 goles (19 con el BVB y uno con el FCB) y facilitó 14 asistencias a sus compañeros. Está claro que para Hummels lo primero es la marca, pero le animan muchos los goles. Allí radica, por cierto, otra de sus cualidades.     

Todo el equipo celebrando junto a Mats Hummels (con Thiago colgado a sus espaldas) su tanto de cabeza frente al Leverkusen. © gettyimages / Matthias Hangst

El regreso a casa

En la cima de su carrera el oriundo de Renania del Norte-Westfalia recibió el honor (2014) de encabezar a su equipo con el brazalete de capitán, aplacando así de paso un posible regreso al Bayern. Sin embargo, Hummels deseaba volver a la tierra que lo vio nacer futbolísticamente desde los seis años y, por ello, no dudó cuando lo llamaron de la Säbener Strasse en Múnich para sumarse al cuadro de Carlo Ancelotti en la presente temporada.   

Desde que volvió a vestir la camiseta roja ha estado prácticamente en todos los partidos y frente a Los Obreros (Fecha 12) marcó su primer tanto por el club en Bundesliga. Pero su calidad no es sólo cuestión de efectividad y liderazgo, sino también de ejemplo, ya que en toda su carrera como profesional solo ha visto la cartulina roja en una oportunidad. El patriarca de la defensa de Los Bávaros y de la selección alemana es un ejemplo allí donde se pruebe los botines, por ello con tan solo 28 años ha logrado una cifra que pocos pueden contar: 250 partidos en la Bundesliga.