Aquí les contamos quién es Serge Gnabry, el nuevo jugador del Bayern, que se incorpora tras un año a préstamo en el Hoffenheim, y que se empieza a perfilar como una promesa para la selección alemana.

El aún joven extremo alemán llegó al Bayern Múnich a lucir el dorsal 22 e impresionar al nuevo técnico del FCB, Niko Kovac. Su joven edad se prestaría para asumir que el oriundo de Stuttgart cuenta con poca experiencia. Pero gracias a su formidable calidad técnica, ha podido conseguir oportunidades a nivel de club y de selección nacional para lucirse.

Sus inicios

Nacido el 14 de julio de 1995, Serge Gnabry sigue siendo una figura que, por más destellos venga mostrando durante los últimos años, no deja de ser un futbolista joven al que, al igual que a un buen vino, se le debe dejar airear.

Así es la pretemporada de la Bundesliga 2018/19

El joven prospecto del VfB Stuttgart no demoró en atraer atención, siendo inmediatamente reclutado por el sistema de desarrollo de prospectos del Arsenal inglés, club donde recaló hasta el verano previo a la campaña 2016/17. Desde entonces, su aventura se escribe con clubes de las latitudes alemanas.

¿Cuál club tiene más trofeos de la Bundesliga? Aquí la lista completa

Gnabry ha tenido la suerte de contar con especialistas en pulir diamantes, como Julian Nagelsmann, DT del TSG Hoffenheim. © gettyimages / Matthias Hangst

Gnabry recaló en el Werder Bremen en el 2016, club con el que hacía su debut oficial en la Bundesliga y teniendo una temporada inicial de lujo para cualquier juvenil. Disputando 1.970 minutos exactos en 27 encuentros, el versátil atacante consiguió 11 goles y dos asistencias antes de sufrir una lesión que le complicaría el cierre de la temporada. Dichas molestias musculares habían parecido haber mermado, pero tras firmar con el Bayern Múnich y ser cedido por un año al TSG Hoffenheim, volvieron a aparecer esta vez a la altura de la rodilla y el gemelo.

Bayern Múnich, hogar de la generación relevo de Alemania

De promesa a realidad

Sin embargo, Serge Gnabry se logró reponer y pudo firmar más de 1.500 minutos de acción en 22 encuentros, disputando un papel más elaborado bajo el mando de Julian Nagelsmann en el TSG Hoffenheim para la temporada 2017/18, en la que no solo debía cooperar vehemente con el ataque, sino prestarse para blindar la recuperación y marca defensiva. Aún así, y pese a la carga laboral más exigente, Gnabry consiguió 10 goles y siete asistencias, participando en una acción de gol cada 89 minutos de Bundesliga. Un fenómeno sin lugar a dudas.

¿Cómo lucirá el Bayern Múnich 2018/19?

"En los últimos dos años he apredendido bastante, y he modificado mi forma de jugar acordemente."

A Múnich se llega pasando por Hoffenheim

Al Bayern Múnich le viene bien un jugador como Gnabry, que gracias a los distintos que ha tenido su carrera, ha podido experimentar bastante como futbolista así como conocer distintas experiencias que se sumarán a un plantel internacional y ambicioso como el del Bayern. Con sus excelentes dotes técnicos, una rica visión de juego y frialdad de sobra, tendrá argumentos que hablen a su favor para ser incluido con tanta frecuencia como sea posible como jugador titular.

Así es el TSG Hoffenheim, un club intrépido

Subcampeón olímpico

En la escena internacional, Gnabry tiene a su nombre el ser el máximo goleador conjunto de las Olimpíadas de Río 2016, en las que anotó seis tantos, mismo monto que el también alemán Nils Petersen. Ambos fueron piezas claves para la medalla de plata conseguida por la selección teutona en la cita olímpica.

Así juega Gnabry, la nueva perla Bávara

"Hay demasiada calidad de primer nivel, y me contenta poder aprender de mis compañeros."

Cómo lo ven dentro del Bayern

Tanto el director técnico, Niko Kovac, como el director deportivo, Hasan Salihamidzic, no se contuvieron en sus comentarios sobre Gnabry, al cual coinciden ver como “un talento especial”. En la rueda de prensa de presentación del alemán comentaba ‘Brazzo’ Salihamidzic: “ Tiene cualidades que no se ven normalmente”, a lo que Kovac complementaría con su experiencia de la temporada pasada mientras dirigía al Eintracht Frankfurt. “Jugamos contra él dos veces la campaña pasada, y nos marcó un gol y asistió otro”, rememora el ahora DT Bávaro. “Estoy feliz de que esté en nuestras filas ahora”, admitió Kovac.

Cortita y en lo justo: 10 cosas sobre Niko Kovac

Gnabry se mostró enfocado en su presentación con el Bayern. "Estoy preparado, sino no estaría aquí." © imago

Serge, un chico ‘cool’

Un breve vistazo a sus redes sociales, dan una clara impresión de quién es realmente Serge Gnabry. Ese temple que se le ve en la cancha no es solo algo futbolístico, sino que destaca en su personalidad. Sereno, pero siempre al pie del último grito de la moda, el jugador de 23 años gusta verse bien. Esta cualidad vendrá bien con jugadores como David Alaba y Jerome Boateng, que también son conocidos por su afinidad por la moda y lucir despampanantes.

Un Gnabry 'sureño'

Y como es un jugador a la moda, qué más al día que beber la bebida que tanto empieza a asomarse entre los futbolistas, como lo es el mate. La bebida típica del cono sur se ha convertido en una pieza fija de la culinaria argentina, uruguaya y paraguaya, siendo también consumida en regiones aledañas de Bolivia, Brasil y Chile. Gnabry no se queda atrás, siendo también un adepto a esta especialidad sudamericana.

Gnabry es una perla de las que aparecen pocas veces. Bayern Múnich ha procurado evitar cargarlo de responsabilidad, dándole prioridad a su madurez como futbolista y persona. Esto se evidencia cada vez más en su juego, donde las jugadas que completa se vuelven más.

Con el corazón en la mano

Adicional a sus habilidades futbolísticas y gran personalidad, Gnabry también tiene un corazón de oro. Es parte del movimiento Common Goal, una iniciativa de futbolistas, por futbolistas, para beneficiar a quienes más lo necesitan. Gnabry demuestra que, fuera de las canchas, también se aplica el Fair Play. Donando el 1% de su salario a esta noble causa, el veloz jugador apuesta por hacer la diferencia, para bien.

Common Goal, la apuesta de los futbolistas por hacer la diferencia