Resumen

  • La edición 106 del Nordderby fue para un SV Werder Bremen enrachado.
  • Los Verdiblancos suman nueve partidos sin conocer la derrota.
  • Max Kruse con gol y asistencia, mantiene su invicto contra el Hamburger SV.

Con los goles de Max Kruse y de Florian Kainz el SV Werder Bremen logró la remontada en casa y se adjudicó el triunfo en un duelo emocionante que había empezado con un Hamburger SV dominador. Con la victoria el cuadro verdiblanco sueña con puestos europeos mientras su víctima complica su situación en torno al descenso.

Los clásicos siempre se juegan al límite y con pasión y esta edición 106 tuvo esos ingredientes principales de una rivalidad ancestral. El duelo norteño se fue pintando de verde y blanco con el paso de los minutos y es que Alexander Nouri le ganó la partida a Markus Gisdol para confirmar el gran momento que vive su equipo. El triunfo llegó cobijado por una afición que no dejó de alentar, como señal de gratitud por lo que ha hecho el SV Werder Bremen en las últimas semanas, un equipo que dejó de ser comparsa en la parte baja de la clasificación para convertirse en serio aspirante de competición europea.

El Clásico del Norte fue la graduación de un equipo que mitad de campaña se ubicaba en puestos de peligro, su objetivo era la permanencia, pero ahora han venido tiempos mejores, el descenso ya no está en su agenda como lo está meterse en una competición europea y eso en gran medida se lo deben a su gran figura Max Kruse que lleva 9 goles y 4 asistencias en la campaña.

Kruse marcó diferencia contra un Hamburger SV que no pudo pararlo. © imago / Ulmer

Una de las historias que marcó este Nordderby fue el debut del joven Bakery Jatta, futbolista nacido en Gambia de tan solo 18 años de edad y que pudo cumplir el sueño de debutar con el Hamburger SV, algo que parecìa imposible un par de años atrás cuando era refugiado africano. Esta historia cautivante empezó con una prueba y ahora es una realidad, Jatta ya sabe lo que es jugar un partido de Bundesliga y jugar un clásico del norte.

Así fue el partido.

Desde el pitazo inicial el Nordderby fue intenso, corría el primer minuto de juego cuando Max Kruse avisaba con un remate que salvó el portero Mathenia, jugada que advertía que iba a ser un juego de álgidas emociones. Pronto llegó la respuesta de la visita con una jugada creada por Diekmeier y Hunt, dos ex canteranos verdiblancos que ahora defienden la camiseta rival. Hunt asistió con un gran pase al área que no se perdió Michael Gregoritsch quien remató de cabeza sin piedad. Con el marcador en contra el equipo de Alexander Nouri reaccionó, en base a su colectividad encontró el empate, Santiago García logró un gran cambio de juego para Bartels que le dejó servida una pelota a Max Kruse que de cabeza empató el juego. La segunda mitad empezó con menos revoluciones pero la frescura vino desde la banca con el ingreso del joven austriaco Florian Kainz que aprovechó un pase filtrado de Kruse para rematar de izquierda y así confirmar la remontada. El clásico del Norte fue para los locales que siguen con el sueño europeo intacto.