Resumen

  • Paolo Guerrero llegó con apenas 18 años al fútbol alemán.
  • En Múnich contó con el inestimable apoyo de Claudio Pizarro.
  • Anotó 68 goles con FC Bayern München y Hamburger SV.

En 2002, aterrizó en suelo alemán un jovencísimo Paolo Guerrero. En sus ocho temporadas en la Bundesliga, el delantero peruano hizo goles para FC Bayern München y Hamburger SV. Aquí le contamos la historia de cómo Paolo Guerrero pasó de juvenil a goleador consagrado en el fútbol alemán.

Cuando Perú disputó su última Copa del Mundo, Paolo Guerrero aún no había nacido. Era 1982, el Mundial se disputaba en España y Perú acabó última de su grupo con una derrota y dos empates. El combinado peruano, dirigido por el brasileño Elba de Pádua Lima, no pudo igualar su mejor papel en una cita mundialita -cuartos de final en 1970 y 1978- pero dejó un empate para el recuerdo ante la selección que sería campeona de aquel Mundial, Italia.

¡La Bundesliga va al Mundial de Rusia 2018!

Sin saberlo, Guerrero estuvo de alguna manera presente en dicho torneo. Su tío, José Gonzales Ganoza, era el tercer arquero de aquella mítica selección. Lazos familiares que también le conectaron con Héctor Chumpitaz, recordado capitán de la selección peruana, por ser primo de su madre. Aún no había llegado al mundo y el fútbol ya formaba parte de la vida de Paolo Guerrero.

Alianza de Lima y salto a Europa

Con apenas ocho años, Paolo Guerrero empezó a jugar para uno de los clubes de mayor arraigo en su país, Alianza de Lima. Jugadores históricos como Hugo Sotil o más recientes como Claudio Pizarro o Jefferson Farfán despuntaron para El Equipo del Pueblo, no así Guerrero, quien fue captado por los ojeadores del FC Bayern München cuando todavía era un adolescente.

Guerrero y su familia lo tuvieron claro y en septiembre de 2002 el joven delantero, que por aquel entonces contaba con tan solo 18 años, marchó a Alemania.

De liga regional a la Bundesliga. Paolo Guerrero tuvo que pasar primero por el filial del Bayern antes de jugar en el primer equipo. © imago

El 'hermanito' de Claudio Pizarro

Si alguien jugó un papel fundamental en la adaptación de Paolo Guerrero al fútbol alemán ese fue sin lugar a dudas Claudio Pizarro. "El apoyo de Claudio Pizarro le hizo mucho bien a Paolo. Era como su hermano menor", declaró tiempo atrás Jaime Duarte, técnico que dirigió a Guerrero en las categorías inferiores de Alianza de Lima. En Múnich, Paolo Guerrero no solo luchó con el frío y el idioma, además tuvo que ganarse un sitio empezando desde abajo.

AL DETALLE: Pizarro se acerca al Mundial de Rusia 2018

Los primeros partidos del delantero peruano fueron con el filial de Los Bávaros. Guerrero disputó 18 partidos en la Regionalliga (el equivalente a la cuarta división alemana) en la temporada 2002/03, anotando ocho goles. El atacante peruano tuvo como DT al mítico Gerd Müller. "Gerd quería mucho a Paolo. Hasta le ofrecía chocolates por cada gol", aseguró en una entrevista Doña Peta, madre de Paolo Guerrero.

En la siguiente temporada, Guerrero sumó 21 goles en 24 encuentros y en la 2003/04 entró de manera irremediable en los planes del primer equipo.

VIDEO: La historia de Perú en la Bundesliga

Despegue en Hamburgo

En la Fecha 9 de la temporada 2004/05, Paolo Guerrero hizo su debut en las filas del Bayern de la mano de Felix Magath, quien años más tarde entrenaría a su compatriota Jefferson Farfán en el FC Schalke 04. Y Guerrero, a sus 20 años, no pudo tener mejor estreno: asistencia de gol para Mehmet Scholl en el 0-2 ante FC Hansa Rostock.

A partir de ahí, y con el inestimable apoyo del grupo de jugadores latinos que formaban Martín Demichelis, Lucio, Zé Roberto, Roque Santa Cruz y el ya mencionado Claudio Pizarro, Paolo Guerrero empezó a desplegar su olfato de gol en el conjunto bávaro. A pesar de los pocos minutos, debido a la gran competencia existente en ataque con Roy Makaay y Pizarro, Guerrero sumó 17 goles y 11 asistencias con el Bayern en 48 partidos oficiales. Además, conquistó la Bundesliga y la Copa Alemana dos temporadas consecutivas.

IMPRESCINDIBLE: Bayern 1990-2013, los latinos marcan el camino

Con el objetivo de ser importante, Guerrero decidió cambiar de aires y fichar por el Hamburger SV, donde se consolidó como un delantero importante de la Bundesliga durante las seis temporadas que militó en El Dinosaurio. Paralelamente, Guerrero siguió convirtiendo goles con Perú hasta alcanzar los 32 en 83 partidos oficiales, cifra que lo mantiene como máximo goleador de siempre de la selección peruana. La historia de Perú en la Bundesliga no se entendería sin Paolo Guerrero.