Resumen

  • Nuri Sahin debutó con el Borussia Dortmund a los 16 años.
  • El mediocampista turco fue parte del mítico equipo que ganó la Bundesliga de la mano de Jürgen Klopp.
  • Hoy en día es uno de los referentes del club y se siente más negriamarillo que nunca.

Dieciséis años y 335 días, una cifra que acompañará a Nuri Sahin el resto de su vida. El 6 de agosto de 2005, Borussia Dortmund arrancó su temporada visitando al VfL Wolfsburg. En el once inicial negriamarillo destacaba un joven mediocampista defensivo acompañando a Tomás Rosicky y Florian Kringe formando el triángulo del mediocampo en un 4-3-3 clásico aquella tarde. Nuri Sahin se había convertido en el jugador más joven en la historia de la Bundesliga junto al club de sus amores.

"Donde yo crecí, eres aficionado del Schalke o del Dortmund porque ambos juegan cerca de mi ciudad. Agradezco a Dios todos los días que el Dortmund tocó nuestra puerta cuando tenía siete años para pedirme que me una a su sistema de juveniles". Esta cita, tomada de una larga carta abierta publicada recientemente por el jugador, refleja el impacto que el BVB ha tenido en su vida desde muy temprano.

En Dortmund es una tradición que los juveniles del club recojan balones al borde del campo en los partidos del equipo. Con 12 años, Sahin tuvo la oportunidad de estar presente en un partido de Champions League ante el Real Madrid de Los Galácticos originales como Zidane y Ronaldo.

"El club normalmente no deja a nadie entrar a la cancha después de los partidos, especialmente a los recogebalones, pero esa noche no me importó. Miré a mi amigo y le dije 'apenas se acabe, me meto al césped, tengo que ver las camisetas de cerca, quiero sentirlas entre mis dedos. Quiero conocer a Ronaldo'. Y así lo hice, fue maravilloso. Después de eso prometí recordar por siempre esa misma sensación al borde del campo".

Así siente Nuri Sahin la camiseta negriamarilla del Borussia Dortmund:

Comienza la leyenda

Sahin ya estaba establecido como titular indiscutible en Dortmund cuando llegó al banquillo Jürgen Klopp en 2008. Luego de dos temporadas de trabajo, el carismático entrenador logró juntar una plantilla llena de jugadores con un gran potencial todavía por explotar al máximo, como Shinji Kagawa, Mats Hummels y Robert Lewandowski. Junto a esta talentosa plantilla, Sahin campeón de la Bundesliga en la temporada 2010/11. Su talento no pasó desapercibido por los grandes de Europa.

Lucas Barrios también fue parte de ese estelar plantel, conozca su historia y vea sus mejores goles aquí.

"El Dortmund me dio tanto, ¿Cómo podría dejar el club? Era difícil pensarlo. No podía dormir. Lo hablé por horas con mi esposa y mi familia, pero debía hablarlo con mi entrenador, Jürgen Klopp, antes de tomar una decisión. Recordaré esa charla el resto de mi vida. Me dijo 'Nuri, es tu decisión, pero si te vas debes saber que siempre estaré de tu lado. Eres mi amigo para toda la vida'. Jürgen entendió y me dijo que siguiera mi corazón".

Nuri Sahin y Jürgen Klopp formaron una gran sociedad y un vínculo que va más allá del fútbol. © imago / DeFodi

Consentido del Muro Amarillo

Sahin firmó para la temporada 2011/12 con el Real Madrid, donde no pudo hacerse un lugar en el once inicial y debió salir a préstamo al Liverpool inglés la temporada siguiente. Tampoco encontró regularidad en Anfield. En 2013, el hijo pródigo regresó al Dortmund. Primero a préstamo y después de forma definitiva.

"No estaba seguro de cómo me iba a recibir el Muro Amarillo (la famosa Tribuna Sur del estadio del Dortmund, donde se sientan los aficionados más fieles). Sabía que mi partida no sentó bien. Fui suplente en mi primer partido de regreso".

"Cuando terminé de calentar, Jürgen me llamó y me dijo 'Nuri, cierra los ojos, ¿escuchas eso?'. Me di la vuelta hacia el Muro Amarillo y estaban coreando mi nombre. Jürgen me dijo 'pensé que te iban a odiar para siempre' y luego dejó escapar una de sus clásicas carcajadas, me desarregló el cabello y me empujo hacia la cancha. El público explotó en aplausos. Mi nexo con la gente de Dortmund no se romperá jamás, eso lo sé ahora".

Amarillo y negro, los colores de Nuri Sahin. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

El atentado

A pesar de los grandes recuerdos que Sahin guarda de su club, quizás uno de los que más lo ha marcado es el atentado con bomba que sufrió el club en abril de 2017 antes de enfrentar al Mónaco por Champions League.

"Minutos después de la explosión, alguien me pasó un teléfono. Era la esposa de Marc Bartra. Yo era el único jugador del equipo que podía hablar español, así que era mi deber contarle lo ocurrido, o al menos intentarlo. Le dije que Marc estaba camino al hospital, que no estábamos seguros de la gravedad de sus heridas. Podía oírla llorar. Nunca olvidaré ese sonido en mi vida. Nunca. Ese sufrimiento no se lo desearía ni a mi peor enemigo".

Así superó Marc Bartra las heridas y el trauma vivido aquella noche del atentado.

"Echte liebe significa amor verdadero en alemán. Ese es el espíritu del Dortmund. Esa es nuestra fortaleza, y la sentí en los días después del atentado".

La plantilla entera del BVB se unió por la recuperación de Marc Bartra. © gettyimages / Alex Grimm

Con la vista al frente

La temporada 2017/18 presenta al mediocampista turco con nuevas oportunidades para continuar el romance con la camiseta de su amado club y su hinchada. Bajo Peter Bosz, Nuri Sahin ha vuelto a cobrar protagonismo en el equipo y en la Fecha 2 tuvo un verdadero destape, con una asistencia y un gol. Si las lesiones (su mayor problema a lo largo de su carrera) lo respetan, estamos ante la segunda primavera de un jugador que es historia viviente de la Bundesliga.

Nuri Sahin forma esta temporada un triángulo mágico junto a Mario Götze y Gonzalo Castro: