Resumen

  • Los jugadores del Dortmund le dedicaron el triunfo, frente Las Águilas, a su compañero Marc Bartra.
  • El defensa griego Sokratis incluso le ofrendó su golazo al defensa central español.
  • Bartra por su parte escribió en su cuenta de Twitter y agradeció los gestos de sus compañeros.

Múltiples fueron las reacciones posterior al partido del sábado en el Signal Iduna Park. La mayoría de ellas tenían un objetivo: dedicarle el triunfo y los goles al defensa español Marc Bartra quien aún se recupera de su operación al brazo derecho.

Al final del partido todos los jugadores se pusieron delante de la grada sur y mostraron la camiseta de Marc Bartra al público. Después de la victoria 3-1 del Borussia Dortmund frente al Frankfurt, los pensamientos del equipo estuvieron con el español, quien resultó herido en el ataque del martes. "El gesto del equipo ha demostrado lo importante que son las cosas más allá de lo deportivo. Marc está mejor y nosotros todavía estamos aquí", señaló un pensativo Marcel Schmelzer.

Por la mañana, antes del partido, Marc Bartra fue dado de alta en el hospital y pudo ver el encuentro frente al Eintracht en su casa. El central español apreció un partido emocionante, donde el Dortmund intentó alejar los temores de lo ocurrido. "Prometimos antes del pitazo inicial contener los miedos para salir al campo y dar el cien por ciento", especificó Sokratis después del encuentro.

Aquella promesa la lograron positivamente en el primer partido de la Bundesliga tras el ataque. Fue un "rendimiento de carácter excepcional" señaló un impresionado Thomas Tuchel. El tempranero gol de taco del recuperado Marco Reus, a los tres minutos de partido,  allanó el camino para sentenciar una positiva actuación. El BVB dominó el juego, mostró correctas combinaciones y tuvo buenas ocasiones antes de que bajara el ritmo en la segunda mitad.

Sin embargo, de vez en cuando asomaban las imágenes del ataque del martes. "Ese gol, obviamente, es para Marc y su familia” dijo Sokratis después de golpear la pelota desde fuera del área con su pierna derecha, clavándola en la esquina izquierda del arco. En la tarde de ayer, el defensor del Borussia representó el estado de ánimo del equipo completo, ya que el miércoles en la Champions League contra el AS Monaco -y a sólo 24 horas después del ataque- Sokratis se paró frente a la tribuna sur con lágrimas en sus ojos. Pero esta vez sacó toda la tensión después de marcar el golazo. No hubo duda a quien le dedicó el gol.

"Cuando él se apresta a disparar, cualquier cosa puede pasar desde un saque de banda hasta un gol", bromeó Thomas Tuchel sobre el golazo del griego. Para el entrenador, los 90 minutos disputados fueron para el equipo una terapia o, por lo menos, un bálsamo para paliar el dolor de los días pasados. "Nos alegra jugar nuevamente juntos al fútbol. Y eso se demostró en nuestro juego", señaló por su parte Marcel Schmelzer.

El capitán del Borussia no oculta que aún le afecta a él y a sus compañeros los hechos ocurridos recientemente: "Hasta el partido no he pensado en fútbol. Los 90 minutos fueron una pequeña distracción. Pero luego regresaron nuevamente los recuerdos”. Por ello, después del partido, el equipo fue -con sus caras serias, pero orgullosas- hacia la grada sur con la camiseta de Bartra. Abrazados los jugadores demostraron su unidad, mientras los aficionados cantaban en voz alta: “Sin embargo, una cosa no va a cambiar, Borussia Dortmund nunca se rendirá"

En un momento tenía la piel de gallina, dijo Schmelzer. Quizás, este momento puede ser importante para las últimas semanas de la temporada y la lucha por el tercer puesto de la tabla. "Estoy seguro de que lo ocurrido nos unirá más como equipo", destacó el capitán. Por ello, durante la tarde Marc Bartra envío un saludo a sus compañeros y a los aficionados a través de twitter con las emotivas imágenes del estadio. "Estoy orgulloso de ser parte de esta familia", agradeció.