Hoy se cumple el primer aniversario de una las historias más conmovedoras del fútbol mundial, de aquel momento donde los aficionados del Borussia Dortmund ofrecieron su casa para los seguidores del Mónaco tras el lamentable atentado que sufrió el autobús del BVB previo a su juego y que terminó por aplazar el compromiso válido por Champions League.

El mundo del fútbol se cimbró el 11 de abril del 2017, fecha que quedó marcada por el lamentable atentado que sufrió el autobús del Borussia Dortmund cuando se trasladaba al Signal Iduna Park para jugar el partido de octavos de final de la Champions League contra el Mónaco. En aquel indignante suceso el español Marc Bartra resultó severamente afectado por los explosivos que detonaron en las ventanas del transporte, hecho que provocó que la UEFA suspendiera el encuentro, mismo que se jugaría 24 horas después.

¡Echte Liebe! El amor verdadero se profesa en Dortmund

A pesar de la incertidumbre, el miedo y el estrés, los aficionados del Borussia Dortmund tuvieron un gran gesto que rápidamente le dio la vuelta al mundo. Ofrecieron sus casas a través de Twitter como hospedaje para los hinchas del Mónaco con el hashtag #bedawayforfans (una cama para los aficionados visitantes), esos quienes sólo habían presupuestado pasar una noche en Dortmund pero debido a que el partido fue aplazado tuvieron que quedarse una noche más.

Hoy se cumple un año de aquella gran muestra de apoyo, de aquellas imágenes de hinchas de ambos equipos compartiendo el techo, la mesa y la comida. Una hermandad que dejó lazos irrompibles porque no sólo quedó ahí ya que en el partido que terminaría perdiendo un afectado BVB, las muestras de apoyo siguieron viéndose en las gradas. Aficionados de ambos conjuntos lucieron orgullosamente bufandas con nombres de los dos equipos, incluso se dejaron ver algunas camisetas del Mónaco con el nombre de Marc Bartra en la espalda.

SIn duda aquel 11 de abril quedó grabado como uno de los días agridulces en la grandiosa historia de este deporte. Un lamentable suceso terminó por mostrar el lado más humano del fútbol.