Resumen

  • El mexicano estaba en la fase final de su recuperación.
  • El técnico del Eintracht le sorprendió con la noticia de su convocatoria.
  • Se espera que, finalmente, vuelva a la titularidad contra el Hamburgo.

A pesar de llevarse la quinta derrota consecutiva, el Eintracht Frankfurt se trajo de Múnich el regreso de Marco Fabián. El mexicano jugó unos minutos, por una extraña decisión del entrenador.

La semana pasada lo dijo a la Bundesliga en Español, dos días antes de volver a entrenarse con el equipo. Volvió a ponerse los botines el lunes previo al partido frente al FC Bayern München. Marco Fabián estaba seguro de lo que venía: “Contra el Bayern no voy a estar, es muy pronto. Tal vez frente al Hamburgo”.

Pero llegó el sábado y sorprendió una noticia: el delantero mexicano estaba en el banco de suplentes. El propio Fabián no se lo esperaba. “El día del viaje hice mi doble turno habitual y me estaba yendo a casa. Entonces vino Nico Kovac y me dijo que hiciera las maletas, que iba a viajar con el equipo.”

Cuatro meses de inactividad, menos de una semana de entrenamiento y un partido frente al Bayern en Múnich eran una mezcla explosiva para pensar que el mexicano estuviera en la capital de Baviera.

Sin embargo, a las cuatro derrotas consecutivas -ahora cinco- se le suma que el equipo estaba diezmado por lesiones y por un virus que afectó a varios jugadores. Marco sabe que le necesitan aunque aclaró que: “ningún jugador por sí solo hace la diferencia. Esto es un juego de equipo”.

Fabián no es titular desde finales del 2016. © GettyImages

Marco, un infiltrado en Múnich

¿Qué hacía el mexicano en el Allianz Arena? Según sus propias palabras: “El plan del entrenador era que jugara 5 minutos -jugó 15- para que volviera a sentir el balón, las tribunas y hasta el olor del césped”. Con el partido 0-3 ante el Bayern, Kovac sabía que los puntos eran una quimera.

Marco Fabián podría ser nuevamente titular en la próxima fecha, algo que no le ocurre desde finales de 2016, cuando comenzaron los dolores en la espalda. “No quiero ni recordar esos días, porque sufrí mucho. Hoy estoy agradecido con Dios de poder haber pisado nuevamente una cancha”, dijo.

Las Aguilas han caído fuerte en la tabla. Pese a ello, aún están sextos, en puestos de competición europea. “Mi vuelta no es garantía de éxito. Trataré de ayudar a mi equipo y dar lo mejor”, afirmó.

Viene una nueva oportunidad y el mexicano sueña con el momento en el que André Rothe, la voz del estadio en el Commerzbank Arena, anuncie a los gritos: “Mit dem Nummer 10, Marco...”. Y 50 mil personas griten desaforadamente: “¡Fabián!”

Vea lo que dijo Fabián en la zona mixta tras regresar a las canchas.