El futbolista holandés Arjen Robben le anotó al Bayer 04 Leverkusen en la Fecha 3 y alcanzó los 140 goles con la camiseta del FC Bayern München, superando al legendario Giovane Élber. A los 34 años demuestra que la edad no cuenta y es uno de los delanteros más letales del fútbol alemán.

Pasan las temporadas, van y vienen los entrenadores, sus compañeros también salen y entran, pero él sigue firme como una leyenda en Los Bávaros. A Arjen Robben no le afecta el contexto. En Múnich ha encontrado su lugar en el mundo y lo demuestra cada fin de semana. “Cuando llegué a Alemania era escéptico, no sabía si era lo correcto. Ahora se puede decir sin lugar a dudas que fue la mejor decisión de mi carrera”, confesó a la web del club antes de encarar la campaña 2018/19, la décima suya con el Bayern.

Arjen Robben ha conseguido 7 títulos de Bundesliga con el FC Bayern © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA
"No hay jugadores viejos o jóvenes, solo hay jugadores buenos, o malos" Arjen Robben

Cuando parece que su fuego sagrado está por apagarse y no va a tener tanto protagonismo, reaparece y saca al equipo adelante. No comenzó como titular la temporada. Niko Kovac eligió la frescura del francés Kingsley Coman para el primer partido ante Hoffenheim. Pero una lesión del extremo galo antes del descanso obligó a Kovac a mandar a Robben al campo de juego y la estrella holandesa volvió a demostrar que todavía tiene mucha cuerda.

Conozca a los 10 máximos goleadores extranjeros de la Bundesliga

Fue titular en la segunda jornada ante el VfB Stuttgart (jugó ‘77) y también en la Fecha 3 ante el Bayer Leverkusen, donde el Bayern Múnich comenzó en desventaja pero Robben se vistió de héroe para la remontada. Corentin Tolisso marcó el empate y el astro holandés fue quien puso el gol de la ventaja. Capturó un despeje corto y definió con un gran zurdazo por arriba del arquero para dar vuelta el marcador.

AL DETALLE: La magia de Robbery

"Yo no siento la edad, no me siento como si tuviera 34 años" Arjen Robben

Fue su 140° gol con el conjunto bávaro en todas las competiciones (97 en la liga alemana), por lo que superó al brasileño Giovane Élber y se convirtió en el 7° máximo goleador en la historia del club.

Los secretos de su vigencia

De Robben se sabe todo. Que es zurdo. Que juega a pie cambiado, pegado a la banda, a pie cambiado. Que siempre intenta meterse hacia dentro y rematar a gol. Pero hay una única cosa que sus rivales en la Bundesliga aún no han descubierto, pese a que llevan varios años enfrentándolo: cómo pararlo. Su estilo de juego le ha dado muchas satisfacciones al elenco muniqués y, según ha manifestado el propio jugador holandés, todavía tiene planes de seguir brillando.

¡Éstas son las principales estrellas de la Bundesliga!

"No hay jugadores viejos o jóvenes, solo hay jugadores buenos, o malos. Yo tengo ambiciones, y son las mismas, o más grandes, que hace años atrás", reveló Robben en una entrevista al periódico Kicker. Es una frase que ilustra a la perfección su fortaleza mental, uno de los factores más importantes de su vigencia. Tiene mucho talento, está regularmente sano, pero probablemente no seguiría brindando su máximo potencial si no fuera por su gran forma anímica.

Respecto al futuro, Arjen Robben lo tiene claro. "Tengo 34 años e intento disfrutar de cada momento, a mí me hace muy feliz jugar en un Allianz Arena a reventar. Eso hay que disfrutarlo, uno nunca sabe cuánto va a durar esa felicidad., declaró el holandés al término del encuentro ante el Bayer 04 Leverkusen. "Yo no me siento como si tuviera 34 años, estoy muy bien físicamente y tengo la esperanza de que esto dure mucho tiempo, que me pueda divertir mucho mas. Eso es lo que siempre intento", aseguró un futbolista que está dispuesto a seguir escribiendo su nombre en el libro de historia de la Bundesliga.

Su sociedad con Franck Ribéry ha marcado una época en Múnich © imago

La lamentable lesión de Coman ha puesto a Robben nuevamente en el centro de la escena en esta campaña y, por sus grandes rendimientos, es probable que cuando el extremo francés vuelva a estar sano tendrá que esperar sentado en el banquillo su oportunidad. Robben jugó todo el partido y marcó su gol en el triunfo 3-1 ante el Bayer Leverkusen en el Allianz Arena que afirmó al Bayern Múnich en la cima de la tabla de posiciones. Y seguramente estará en el próximo partido. Cualquier jugador estaría conforme, pero no el extremo holandés, quien se mantiene inoxidable y tiene intacto su hambre de gloria.