Magia pura es la que brota cuando Robben y Ribery se conectan dentro del campo. - © Getty - Sascha Steinbach
Magia pura es la que brota cuando Robben y Ribery se conectan dentro del campo. - © Getty - Sascha Steinbach
bundesliga

El primer partido de... la Robbery

Revivimos el primer partido que Robben y Ribéry jugaron con el FC Bayern München ahora que su sociedad vive sus últimas semanas.

En muchas ocasiones la historia se escribe con capítulos caprichosos, en la que actores aparentemente inconexos terminan haciendo cosas extraordinarias. El FC Bayern München de principios del siglo XXI incorporó, con dos años de diferencia, a dos extremos especialistas a banda cambiada, primero uno francés y después otro holandés. Grandes jugadores se han formado, incorporado o triunfado en el Bayern, pero pocos tienen el tino y la fortuna de convertirse en estandartes de un club con una tradición e idiosincrasia tan especiales como el conjunto muniqués.

Significado de Mia san mia, el lema del Bayern Múnich

La historia común, el manido “¿Pero vosotros desde cuándo estáis juntos?” que tan a menudo brota en las conversaciones de la calle, se remonta a agosto de 2009. Franck Ribéry (07/04/1983; Boulogne-sur-Mer, Francia) se incorporó al Bayern en julio de 2007, después de empezar a escribir su nombre en letras gruesas en Francia, después de una compleja experiencia en Turquía.

Arjen Robben (23/01/1984; Bedum, Países Bajos) fue fichado por el Bayern en agosto de 2009 con un curriculum internacional envidiable. Estampó su firma concretamente el día 28 ¿Qué importancia tiene el día? Mucha, sencillamente porque al día siguiente debutó por la puerta grande.

VEA: La magia de la dupla Robbery

PONEMOS EL OBJETIVO Y CERRAMOS EL FOCO

El Bayern de por entonces estaba comandado por el DT Louis van Gaal. En el equipo se contaban jugadores archiconocidos aun hoy en día, como Philipp Lahm, Thomas Müller, José Sosa, Mario Gómez o Schweinsteiger, por citar a algunos. Además, claro está, de nuestros protagonistas, Ribéry y Robben.

El galo ya era importante en el Bayern. En su primera temporada en Múnich, la 2007/08, Ribéry anotó 11 goles y repartió ocho asistencias en 28 partidos de liga, en la 2008/09 firmó nueve goles y 11 asistencias en 25 encuentros de Bundesliga. Lo que ocurrió es que se encontró con un nuevo aliado. El nuevo en la oficina, recién aterrizado, Arjen Robben.

EL PRIMER PARTIDO JUNTOS

FC Bayern München 3-0 VfL Wolfsburg │ Fecha 4, Bundesliga 2009/10

Tanto Ribéry como Robben comenzaron el encuentro en el Allianz Arena en el banquillo. El Bayern iba ganando 1-0 gracias a un gol de Mario Gómez en el minuto 28, pero en absoluto estaba resultando coser y cantar para el FCB. El partido resultó vivo, animado. El VfL Wolfsburgo resistía bien el juego dominante del Bayern en la primera parte, pero no pudo evitar el gol de Gómez y respiró aliviado cuando al borde del descanso el árbitro anuló acertadamente otra diana del hispanogermano por fuera de juego de Olic.

VÍDEO: Franck Ribéry - Un guerrero ocho veces campeón

Louis van Gaal aprovechó el descanso para dar entrada a su compatriota Arjen Robben, que debutó así en partido oficial con su nuevo equipo; sus incursiones partieron desde la orilla derecha. Desde que pisó el césped lo intentó (minutos 56 y 59), pero hasta que Ribéry no salió, no hubo gloria para el holandés.

En cualquier caso, en el segundo acto Los Lobos estuvieron a punto de aguarle el debut a Robben. El guardameta Butt evitó con una excelente parada un remate de cabeza de Dzeko que iba dentro (60’), en el saque de esquina posterior Dejagah, un minuto después, mandó su remate ligeramente por encima del larguero…

El partido estaba abierto y Van Gaal apostó en el minuto 63 por otro movimiento en sus filas. Metió al campo a Ribéry en sustitución de Olic, con lo que el francés se situó por el costado izquierdo. El jugador se acababa de recuperar de unos problemas en los aductores que no le permitieron jugar en la jornada anterior.

Dos jugadores que se han entendido a la perfección desde el primer juego. - Getty - Sebastian Widmann

Aunque ellos no lo sabían, las primeras líneas del capítulo Robbéry iban a escribirse poco después.

Tymoschchuk robó la pelota en la zona del mediocentro, Ribéry condujo unos metros hasta que adivinó cómo Robben iba a lanzarse a la espalda de su defensor y le pasó la bola. El holandés tocó en largo, se adentró en el área y chutó a puerta con Benaglio justo delante. Su disparo se desvió al impactar en el defensa y se coló dentro de la portería por el poste largo del portero. Minuto 63, primer gol de Robben, asistencia a cuenta de Ribéry. ¡Había nacido la dupla Robbéry!

A pesar del 2-0 en el marcador el Wolfsburgo procuró vender su piel cara y solo la fortuna evitó que el encuentro acabara por otros derroteros. Un disparo al poste en el 72’, una pelota despejada sobre la línea en el 74’… ¡Los Lobos no se daban por vencidos!

Vea: El primer partido de Robbery

El tercer gol del Bayern también fue asunto de Robbéry, con un alarde de velocidad, visión de juego y verticalidad:

1- Robben cazó un balón suelto en el borde de su área y se lanzó a toda velocidad hacia la portería rival por la banda derecha. Conforme Robben arrancó, Ribéry inició –también desde casi la frontal– una cabalgada escandalosa, trazó una diagonal para rebasar a su compañero y se situó a la derecha de Robben.

2 - El holandés transmitió la pelota a Ribéry y este aceleró por la derecha, mientras Robben dibujaba una diagonal hacia el centro.

3 - Sobre la línea del área Ribéry hizo un pase horizontal al holandés

4 - … quien se abrió hacia la izquierda, frenó y recortó bruscamente dejando en el suelo a un defensa, se la acomodó mínimamente y con su pierna mala, la derecha, la mandó al fondo de las redes, entre otro defensa y el portero.

Una jugada espectacular en pareja con una definición estelar. ¡La Robbéry había llegado para quedarse cincelando goles y asistencias con la esencia de ambos!