Rummenigge y Matthäus recibieron el apodo de "Caperucita" y "Mateito" por Salcedo y compañía. - © Bongarts
Rummenigge y Matthäus recibieron el apodo de "Caperucita" y "Mateito" por Salcedo y compañía. - © Bongarts
bundesliga

Así se enamoró Latinoamérica de la Bundesliga: los apodos más recordados

Si por algo destacaron las primeras retransmisiones de la Bundesliga en casi toda Latinoamérica fue por los ingeniosos apodos que inventó, en su mayoría, el famoso relator colombiano Andrés Salcedo a las estrellas de aquella época del fútbol alemán ¡Bundesliga en Español recopila para usted los apodos más memorables!

Casi 40 años atrás, la Bundesliga, con un proyecto pionero e inédito -y desconocido para las nuevas generaciones- sorprendía a los amantes del fútbol en tierras latinoamericanas. Colombia, Chile, Venezuela o Perú, por nombrar algunos, comenzaron a gozar semana a semana en las pantallas de su casa, el partido más destacado de la fecha. De esta forma fueron testigos privilegiados de los gloriosos años del Hamburger SV con Uli Stein y Felix Magath, el triplete del FC Bayern München o el renacer del SV Werder Bremen de la mano de Rudi Völler.

En los relatos en español aparecía, para toda Latinoamérica, la mítica voz del relator cafetero, Andrés Salcedo, quien desde Alemania fue el arquitecto de apodar, con su particular humor e ironía, a recordados jugadores de la Bundesliga. Gracias a esos apodos, miles de aficionados recuerdan hasta hoy, las figuras de la liga alemana de fines de los setenta y principalmente de los años ochenta. Recordemos a algunos de ellos:

Mimica [centro] fue uno de los locutores encargados de dar a conocer a los jugadores alemanes mediante apodos cariñosos. - /

"CAPERUCITA" RUMMENIGGE

Al destacado jugador, y hoy directivo del FC Bayern München, se le denominó así básicamente por el aspecto y color de sus mejillas, las cuales siempre estaban coloradas. Y en lo futbolístico era un jugador rápido y escurridizo. “Se me ocurrió que por la pinta de los cachetes rojos era igual a la caperucita que se escapaba de los defensas que lo esperaban con el hacha”, destacó Salcedo años atrás a la prensa de su país.

PIERRE "MIGAJITA" LITTBARSKI 

El internacional alemán destacó, con la camiseta del 1. FC Köln, en la década de los ochenta por su juego vistoso, muy al estilo sudamericano y sus constantes regates. Su estatura, de 1,67 cm, se consideraba algo pequeña para la media de jugadores alemanes de la época que se destacaban por su gran físico y estatura. “Migajita” Littbarski era la excepción, pero su talento fuera de serie.

"POROTO" HÄSSLER 

En la misma línea anterior, Salcedo y compañía, apodaron al mediocampista alemán del 1. FC Köln, Thomas Hässler, el “Poroto” por su 1,66 cm de estatura. Tanto Hässler como “Migajita” Littbarski jugaron el mismo equipo y fueron seleccionados alemanes, coincidiendo en el Mundial de Italia de 1990. Para el relator chileno Vladimiro Mimica, Hässler fue un jugador especialmente habilidoso.

"EL ESPÍA QUE VINO DEL FRÍO"

Con ese apodo, Salcedo y el resto de los relatores latinoamericanos, se referían al espigado mediocentro alemán Norbert Nachtweih, quien dio sus primeros pasos en el fútbol de la RDA, pero posteriormente se consolidó en el FC Bayern München y Eintracht Frankfurt. “El espía que vino del frío” es el título de una famosa novela detectivesca del escritor John Le Carre.

El mítico jugador alemán Matthäus fue uno de los clásicos en la narración latina de los años ochenta. - imago/Kicker/Liedel

STEFAN "EL POLICÍA" KUNTZ 

Famoso por su olfato goleador con la camiseta del VfL Bochum, logrando el título de artillero máximo de la Bundesliga en 1986. Su apodo procede por el vistoso bigote que utilizaba en la época, el cual le daba un aspecto vigilante. Otra hipótesis que se barajó en su momento es que antes de dedicarse al fútbol profesional, Kuntz realizó algunos cursos para ser policía.

"EL CARBONERO" WOHLFARTH 

Otro delantero insigne de finales de los ochenta, y que impuso su presencia goleadora en los relatos de Latinoamérica, fue Roland “El Carbonero” Wohlfarth quien principalmente con la camiseta del FC Bayern München logró sendos títulos. Su apodo se relaciona al lugar de procedencia, la zona de Westfalia, famosa por ser el principal centro de producción de carbón. Su máxima gloria como artillero la firmó en 1989 cuando se matriculó como goleador de la Bundesliga.

Descubra nuestro especial: momentos latinos de la Bundesliga

"EL CAVERNÍCOLA" STEINER 

Fue un defensa central del 1. FC Köln que gozaba de un físico privilegiado, con un pelo abundante y rizado. Además, usaba un grueso bigote. Salcedo reconoce que el aspecto físico y su mirada fue motivo suficiente para apodarlo de esa manera. Además, tuvo la suerte de conocerlo con esta inolvidable anécdota: “Yo no sabía es que él hablaba español porque era muy amigo de un argentino que tenía un restaurante al que iba los viernes a comer. El argentino me tendió una broma porque hizo que Steiner me esperara en una de las mesas y cuando lo veo me mandó una mirada fulminante muy bravo por el apodo; hasta que el tipo soltó una carcajada y me abrazó”.

LOTHAR "MATEITO" MATTHÄUS

El mítico jugador alemán fue uno de los clásicos en la narración latina de los años ochenta, ya que en esa época Matthäus jugó con el Borussia Mönchengladbach y posteriormente con la camiseta del FC Bayern München. Salcedo reconoce que su apodo fue, en el fondo, un juego didáctico: “Aún hoy constato que hay gente que cree que Lothar “Mateito” Matthäus se llama “Mateíto”, pero la idea de del relator era “que la gente pronunciara el Lothar Matthäus (se debe decir Mateus). Hubo una intención didáctica”, reconoce.

VEA: Los diez mejores momentos latinos

"EL BORICUA" FELIX MAGATH

Una auténtica leyenda del Hamburger SV (jugó con el Dinosaurio entre 1976-1991) con el cual logró dos Bundesliga en los años ochenta. Su apodo “El Boricua” Magath se debe a que por sus venas corría sangre puertorriqueña, ya que su padre procedía de aquel país latinoamericano.

"OJITOS" AUGENTHALER 

Y, por último, destacamos el apodo del defensa central de “Los Bávaros” Klaus Augenthaler, el cual deriva directamente de una parte de su apellido, Augen, que traducido al español significa ojos. De hecho los alemanes le llamaban “Auge”. Y los relatores en Latinoamérica agregaron el diminutivo para darle una sonoridad más cariñosa.

Otros apodos legendarios:

  • “La podadora” Frontzeck (Michael Frontzeck, M´Gladbach, VfB Stuttgart)
  • “Escopetita” Mill (Frank Mill: M´Gladbach, BVB, Fortuna Düsseldorf)
  • “El niño de las peinetas” (Olaf Thon: FC Schalke 04 y Bayern München)
  • “La pulga” Simonsen (Allan Simonsen: M´Gladbach)
  • “El caballo” Konopka (Harald Konopka: 1. FC Köln, BVB)
  • “Manitu” Kaltz (Manfred Kaltz: Hamburger SV)
  • “Bazooka” Okudera (Yasuhiko Okudera: 1. FC Köln y Werder Bremen)
  • “Dinosaurio” Rüssmann (Rolf Rüssmann: FC Schalke 04 y BVB)
  • “El osito” De Beer (Wolfgang De Beer: MSV Duisburg y BVB)
  • “Locomotora” Bonhof (Rainer Bonhof: M´Gladbach, 1. FC Köln y Hertha Berlin)
  • “El tractor” Dremmler (Wolfgang Dremmler: Eintracht Braunschweig y Bayern München)
  • “El baron” von Heesen (Thomas Von Heesen: Hamburger SV y Arminia Bielefeld)