Resumen

  • Un golazo de Vieirinha tras el descanso selló la permanencia del Wolfsburg en la Bundesliga.
  • El Eintracht Braunschweig gozó de dos claras oportunidades en la primera parte.
  • Los Lobos cerraron así una temporada en la que rindieron muy por debajo de sus expectativas.

El Wolfsburg se impuso por 0-1 al Eintracht Braunschweig gracias a un golazo de Vieirinha y permanecerá en la Bundesliga.

Mario Gómez en la ida y Vieirinha en la vuelta hicieron los goles para sellar la permanencia de un Wolfsburg que logró imponer su mayor calidad técnica ante un rival que a base de empuje e intensidad llegó a tener sus opciones de asomarse de nuevo a la máxima categoría del fútbol alemán.

Tras una decepcionante temporada, Los Lobos lograron imponerse en los dos partidos de la promoción ante sus vecinos del Braunschweig. Los goles de Mario Gómez desde la llegada de Andries Jonker al banquillo fueron claves para evitar el descenso directo. El ariete hispano-alemán volvió a demostrar que pese a su edad no ha perdido el olfato de gol que siempre lo caracterizó. ¡El Wolfsburg se queda en la Bundesliga!

Mario Gómez marcó el gol de penal en el partido de ida. El hispano-alemán ha sido clave en la salvación del Wolfsburg. © imago / foto2press

Así fue el partido

El partido comenzó como preveían todos los guiones previos. Mucha pasión, mucha disputa en cada balón dividido y poca precisión en los metros finales. Pese a la superior calidad técnica del Wolfsburg, no fueron capaces de controlar el ritmo del encuentro. El Braunschweig dispuso de buenas ocasiones, una desbaratada por un bien situado Casteels y otra en la que Reichel no estuvo afortunado en el remate. Con el empate a cero se llegó al descanso.

Todo cambió a los cuatro minutos de la reanudación. Malli disparó contra los pies de Fejzic, el rechace le cayó a Vieirinha y desde la frontal se sacó un fuerte disparo que se incrustó como un misil en la red local. A partir de ahí, el Braunschweig lo intentó con más corazón que fútbol. Los Lobos se limitaron a mantener el orden defensivo y a administrar su amplia ventaja en la eliminatoria. El partido se fue diluyendo ante la impotencia de los locales que nunca inquietaron el área de Casteels. Con el pitido final Los Lobos pusieron final feliz a una temporada que pudo acabar muy mal.