Resumen

  • Varios equipos de la Bundesliga vienen preparando variantes tácticas para ajustarse a la nueva temporada.
  • En algunos de ellos, el aporte de los latinos permite abrir las posibilidades a sus clubes.
  • Cambios tácticos que realizan los técnicos para maximizar las cualidades de sus dirigidos.

Rara vez un plan original no sufre modificaciones, y en el deporte, arena donde la táctica es un pilar, estos cambios pueden sentirse de inmediato. Revisamos algunos casos de alteraciones a los esquemas de juego buscando adaptarse a los requerimientos.

Un Hoffenheim innovador

Con el técnico más joven de todo el torneo, el TSG Hoffenheim no tiene miedo al tomar decisiones arriesgadas. Julian Nagelsmann es el tipo de entrenador capaz de alterar la ruta de juego en más de una ocasión por partido.

Esta flexibilidad en sus estrategias lo ha llevado a ensamblar una plantilla versátil, capaz de resolver y adaptarse. Esto se convirtió en una gran ventaja para el Hoffenheim, quienes siempre pueden tomar por sorpresa a sus rivales.

Un Hannover de eficiencia

Los recién ascendidos han sabido rendir su recursos al máximo, consiguiendo posicionarse entre los conjuntos empatados de primeros en puntos, tras tres fechas de Bundesliga. Los aportes del chileno Miiko Albornoz y el brasileño Jonathas le han permitido a los dirigidos por André Breitenreiter estabilidad y anotar cuando más importa.

Una sólida línea de cuatro en el fondo ha pasado a tener dos líneas de tres por delante, en las que la presión cuando no se tiene el balón y la opciones de pase se multiplican cuando sí se han encargado de hacer la tarea. Un juego de poco arriesgar, de buen nivel táctico y, sobre todo, capaz de dar resultados.

Jonahas empezó a brillar con un Hannover 96 que no se ve regresando a segunda división pronto. La pulcritud táctica del H96 los tiene invictos. © imago / Nordphoto

Gladbach adiestra a sus relevos

Desde los días en que Juan Arango fungía de mentor de Marco Reus hasta la actualidad, donde el paraguayo Raúl Bobadilla asesora al joven guaraní Julio Villalba, el Borussia Mönchengladbach ha curtido una interesante tradición de pasar el relevo hacia las futuras estrellas. Piezas claves como Yann Sommer, Nico Elvedi, Mamadou Doucoure, Denis Zakaria y Julio Villalba, todos activos con Los Potros, llegan a empezar a destellar en el Borussia Park.

Fieles a esta filosofía, los de Dieter Hecking abren espacios en la exigente plantilla para que los jóvenes tengan cabida. Esa juventud cae de maravilla, gracias al exigente ritmo físico que pide jugar con un contragolpe tan veloz.

Naldo y Di Santo velan por el Schalke

El central brasileño lidera una zaga defensiva que también gusta de su aporte ofensivo. En las jugadas de balón detenido, Naldo se suma al ataque, consiguiendo anotar con cierta regularidad. El argentino Franco di Santo hace el trabajo de hormiga sobre el campo. Abre espacios para que los mediocampistas ofensivos se puedan ubicar con precisión sobre la mitad rival. Una vez en sus sitios, Di Santo vuelve a la punta del ataque en búsqueda de un gol.

El jugar con una línea de tres en el fondoEl jugar con una línea de tres en el fondo le permite al Schalke más flexibilidad ofensiva, gracias también a una buena línea de creación y recuperación en el mediocampo, nutrida por jugadores como Leon Goretzka, Nabil Bentaleb y Benjamin Stambouli.

Freiburg, un cerrojo sin remedio

Lejos de conformarse con el rol de equipo sorpresa, SC Freiburg hace a sus rivales sudarse sus puntos, de conseguirlos, y no mirar por encima las visitas al Schwarzwald Stadion. Un cerrado esquema defensivo que, en vez de presionar desde el primer instante, prefiere esperar para comenzar a desarmar los argumentos rivales.

Inicialmente se desplegaban con una línea de cinco defensas y cuatro mediocampistas, y ante el Borussia Dortmund en la Fecha 3 habían iniciado con una defensa de cuatro antes de engrosar sus retaguardia de nuevo, tras una expulsión. Por más dominio que planteara el BVB, nunca consiguieron la manera de romper el cero en el marcador.

El Hertha busca pelear

La plantilla del Hertha Berlin se ha consolidado a lo largo de las últimas campañas con refuerzos de buen nivel, y la clasificación a la Europa League ha obligado a profundizar en las opciones disponibles para el 4-2-3-1 de Pál Dárdai.

La velocidad por los extremos caracteriza el principal modo de operar al momento de recuperar el balón, tarea que Niklas Stark y Per Skjelbred se encargan de realizar. Vladimir Darida, los sesos de la operación, suele ser quien hace llegar la redonda a Mathew Leckie o Alexander Esswein. Para mandarlas a guardar, Hertha cuenta con Vedad Ibisevic, Salomon Kalou y Davie Selke.

Aprovechar las bandas para correr a toda velocidad, es una estrategia que al Hertha Berlin le está dando buenos resultados. © imago

Werder Bremen, arriesgando para sumar

El 3-1-4-2 planteado por Alexander Nouri luce como una apuesta, y ciertamente le salió caro al Werder Bremen en las dos primera fechas, con dos derrotas ante Hoffenheim y Bayern München. Pero en su visita a Berlín Los Verdiblancos mostraron una versión mucho más pulida del planteamiento.

Con dos incómodos referentes como Max Kruse y Fin Bartels arriba, respaldados de Florian Kainz y un muy preciso Thomas Delaney, el plan consiste en abrumar al rival para robar el balón. Los veloces Gebre Selassie y Augustinsson se encargan de añadirle velocidad a los traslados.

El HSV hace las cosas con calma

El equipo de Markus Gisdol no tiene inconveniente en esperar al rival. Pero no por ello significa que sea una plantilla pasiva. El Hamburgo le gusta explotar en ritmo apenas reciben la pelota, gracias a jugadores como Filip Kostic y André Hahn. Papadopoulos, Ekdal, Walace, Diekmeier y compañía merecen reconocimiento por su saber emboscar a los rivales y sacarles la pelota.