Resumen

  • La velocidad es un gran aliado de la estrategia de juego del RB Leipzig.
  • Con jugadores como Timo Werner y Naby Keita, Los Toros cuentan con una de las plantillas más contundentes al contragolpe.
  • Una vocación por el vértigo y el juego sencillo son una mezcla mortal para los rivales del Leipzig.

Pocas escenas del fútbol son tan dramáticas como un buen contragolpe. El ver una defensa desorganizada y corriendo de regreso es algo desgarrador para cualquier fanático de su equipo, y esto es algo que el RB Leipzig hace a la perfección.

De las primeras impresiones que se pueden recoger del RB Leipzig, siempre cuentan con lo rápido que se mueve todo por parte de Los Toros. Para el técnico Ralph Hasenhüttl, esto es primordial. Parte de las enormes ventajas competitivas que tienen sus dirigidos es la velocidad con la que son capaces de desplazarse por el campo, y, no conforme, con cómo pueden resolver problemas en cuestión de un parpadeo.

Timo Werner, la punta de lanza del ataque del RBL, puede lograr un ritmo de juego que aniquila a cualquier defensa, en especial cuando toca cubrirlo con bastantes metros libres hacia las espaldas. Werner galopa, y no es el único. De nada serviría un delantero así de veloz si el resto del equipo no puede seguirle el paso.

Timo Werner, ¡imparable!

Por ello, sus compañeros incluyen a otros velocistas como Marcel Sabtizer, Naby Keita, Yussuf Poulsen, e incluso defensas como Lukas Klostermann. Nombres que figuran habitualmente como titulares, y que pueden tomar desprevenido a quien se le ocurra desconcentrarse. El esfuerzo es físico y mental para los rivales, ya que un solo error en la marca puede ser suficiente para perderle el rastro a Los Toros.