Resumen

  • Llega desde el Manchester United, previos pasos por Peñarol y Real Madrid Castilla.
  • Fue crucial para el título sub 21 de su anterior club.
  • Asegura sentirse querido en Frankfurt, incluso, desde antes de llegar.

Guillermo Varela necesita una oportunidad para demostrar su valía y la Bundesliga se antoja como el escenario ideal para que este lateral derecho uruguayo de 23 años, lo consiga. Formado en las filas de Peñarol, Varela llega a Alemania con suficiente experiencia.

Además de su pasado Carbonero , Varela suma pasos por el Real Madrid Castilla, donde fue dirigido por Zinedine Zidane, y el mismísimo Manchester United inglés, donde estuvo bajo el mando de Louis Van Gaal.

Pero las credenciales del charrúa de poco valieron. José Mourinho tenía otros planes y así se lo hizo saber. Surgió entonces la opción de irse cedido al Eintracht Frankfurt . Empero, la historia de Varela abarca mucho más.

Siendo muy joven abandonó su Montevideo natal. Ya en 2011 había debutado con el primer equipo de Peñarol, con escasos 18 años. En 2013, después de haberse afianzado como promesa de su selección nacional, armó maletas para cruzar el Óceano Atlántico con destino a Manchester. . Allí se mantuvo jugando en las reservas.

Las vueltas de la vida

Pasado un año, tuvo la opción de irse cedido a otra filial: la del Real Madrid. Allí le esperaba Zinedine Zidane. “Nos enseñó a ser respetuosos, a ser solidarios y a trabajar duro”, dijo el jugador sobre su entrenador en esa etapa. “ Siento que crecí mucho como futbolista bajo su guía”.

El lateral jugó 33 partidos con el filial madridista. Su único tanto se lo marcó al Barakaldo. © gettyimages

Desde Madrid regresó con más experiencia a Inglaterra. Debutó en un duelo sin goles contra el West Ham. Y tuvo diez apariciones más con el primer equipo, incluyendo su debut en la Champions League: una derrota 3-2 contra el VFL Wolfsburgo en la fase de grupos.

El charrúa debió chocar varias veces con André Schürrle en su debut en la Champions League. © gettyimages / Stuart Franklin

“Ese partido contra Wolfsburgo me dio seguridad que me permitió entender que estaba para competir a ese nivel”, dijo Varela. “Después de haber estado en el equipo varias veces y haber jugado varios partidos, comencé a sentirme capaz de estar allí en el once, rindiendo al nivel que se pide, pero necesitaba seguir trabajando duro”.

De hecho, el lateral tenía razón. El United volvió a relegarlo a las reservas. Sin embargo, fue suyo el gol sobre el Tottenham Hotspurs que le dio el título Sub 21 al club por tercera vez en cuatro años.

Volver a empezar

Varela encarna lo que se considera como el típico lateral derecho sudamericano: encarador, ofensivo, valiente, sin temor a avanzar toda la franja derecha y lanzar centros o disparos desde el borde del área. Así fue el mencionado gol contra Tottenham y así se las arregló para llamar la atención de Zidane en España. Pero el zaguero necesitaba continuidad en Primera y Niko Kovac lo tendrá como opción en Las Águilas.

De entrada, se sintió querido. “Me llamaban todos los días. Podía pasar que llamaran una vez o dos. Pero ellos llamaron, de verdad, todos los días”, dijo el jugador en una entrevista en su país. “Esas cosas te marcan. Además, había hablado con (José) Mourinho, preguntándole por mis verdaderas opciones y fue honesto conmigo. Dijo que no sabría si tendría continuidad y yo eso lo agradezco”, agregó. Varela llega cedido sin opción de compra.

Ahora, de nuevo, tendrá que convencer al entorno de que, en realidad, sí está preparado para el gran concierto futbolístico. Y que el tiempo, y los reveses, le fueron dando más valor al valiente juego de este lateral derecho.