Resumen

  • Juan Carlos Osorio ve cuestionada su labor al frente del banquillo mexicano.
  • Joachim Löw apuesta por los jóvenes en la Copa Confederaciones 2017.
  • Dos técnicos con dos maneras distintas de ver el fútbol.

Alemania se enfrenta a México en una de las semifinales de la Copa Confederaciones 2017. Juan Carlos Osorio dirige a los aztecas, mientras que Joachim Löw lo hace con los germanos. Dos maneras distintas de ver el fútbol y un mismo objetivo: llegar a la final.

Un técnico cuestionado

Juan Carlos Osorio, colombiano de 56 años, fue nombrado entrenador de la selección mexicana en octubre de 2015, en sustitución de Miguel Piojo Herrera. Osorio se tituló en Ciencias del Ejercicio Físico y del Rendimiento Humano en 1990 en EE.UU. En 1997 partió a Inglaterra para especializarse en Ciencias Superiores del Fútbol en la Universidad de Liverpool.

Al técnico colombiano se le achaca un cierto carácter obsesivo. Amante de la libreta, pocas son las cosas que deja al azar. Le gusta apuntar todo y es un enamorado de las rotaciones. Cree en amplias plantillas e intenta dar cabida a todos los jugadores. Su método es simple: la utilización de los máximos efectivos disponibles para combatir la fatiga y la adaptación a las dificultades que les plantean los rivales.

Desde su llegada al combinado mexicano no ha repetido ni una sola alineación y es muy dado a intercambiar posiciones de jugadores durante un mismo partido, tal y como se pudo ver en el último encuentro ante Nueva Zelanda (2-1). Su momento más crítico con el Tri llegó en la Copa América Centenario, cuando cayó derrotado ante Chile por un estrepitoso 0-7. Desde entonces sus métodos son cuestionados por la prensa y expertos mexicanos, quienes recelan de los constantes cambios en el once azteca.

Osorio confía en Chicharito Hernández para la punta de ataque de México ante Alemania en la semifinal de la Copa Confederaciones 2017. © gettyimages / rancois Nel

El banco de pruebas de Löw

Joachim Löw está aprovechando la Copa Confederaciones para foguear a algunos futbolistas alemanes de cara a dar el salto a la selección absoluta a medio plazo. El técnico alemán decidió dejar en casa a muchos de los habituales de la Mannschaft,  para que puedan recuperar fuerzas tras el agotador calendario y afrontar la próxima temporada con fuerzas renovadas.

Löw, más flexible en lo táctico que su colega Osorio, deja más campo al talento individual y no está tan obsesionado con las rotaciones. En lo táctico es bastante versátil y en esta Copa Confederaciones ha dado un giro de tuerca a su libreto, con un sistema innovador basado en la posición del campo que ocupa el jugador del FC Bayern München, Joshua Kimmich.

Cuando Alemania defiende lo hace con cinco hombres, ocupando Kimmich la posición de tercer central en el perfil diestro. Cuando Alemania ataca, el polivalente futbolista se abre a la banda para dibujar una defensa de cuatro. Incluso al joven del Bayern se le ha visto incorporarse al mediocentro para ayudar en la elaboración del juego.