Resumen

  • Hasta ocho equipos han usado una formación con tres centrales esta temporada en la Bundesliga.
  • TSG 1899 Hoffenheim, SV Werder Bremen y Eintracht Frankfurt fueron los primeros en asentar el dibujo.
  • La flexibilidad táctica que otorga el sistema es uno de sus puntos fuertes.

Lo de jugar siempre de la misma forma parece cosa del pasado. La nueva generación de entrenadores alemanes parece decidida a consolidar un sistema que llevaba tiempo en desuso en Alemania: la línea de tres en defensa. En Bundesliga en Español analizamos el origen de dicho cambio y cómo les ha ido a los equipos que apostaron por él.

En la temporada 2012/13, solo en uno de los 306 partidos de la Bundesliga un equipo formó con una defensa de tres hombres. Fue el Borussia Dortmund, en un Clásico del Ruhr ante el FC Schalke 04. Una temporada más tarde, en la 2013/14, la cifra se elevó a cinco encuentros y en la pasada, la 2016/17, el número de partidos en los que un equipo, o los dos, hizo uso de la defensa de tres llegó hasta los 161.

Actualmente, hasta un total de siete equipos en la Bundesliga emplean dicho sistema táctico, con los matices concretos de cada caso. SV Werder Bremen, TSG 1899 Hoffenheim, Eintracht Frankfurt, FC Schalke 04, VfB Stuttgart, VfL Wolfsburg y 1. FSV Mainz 05 son los clubes que actualmente juegan con tres atrás con mayor regularidad. SC Freiburg y Bayer 04 Leverkusen también han usado dicho esquema esta temporada, mientras que otros como Borussia Mönchengladbach, Borussia Dortmund, FC Augsburg o 1. FC Köln lo hicieron en algunas ocasiones durante el curso pasado. La tendencia empieza a ser rutina.

Los pioneros: Hoffenheim, Eintracht y Werder Bremen

Jóvenes y revolucionarios. Julian Nagelsmann (30) y Alexander Nouri (37) siempre han apostado por el 3-1-4-2. © gettyimages / Alexander Hassenstein

El TSG 1899 Hoffenheim de Julian Nagelsmann, el Eintracht Frankfurt de Niko Kovac y el SV Werder Bremen de Alexander Nouri fueron los primeros equipos en apuntarse a la reciente moda de los tres defensores, si bien hubo uno que lo tuvo claro desde el principio: Nagelsmann. En su debut como técnico más joven de la historia de la Bundesliga, en febrero de 2016, el DT del Hoffenheim salió con Niklas Süle, Emir Bicakcic y Fabian Schär en el centro de la defensa, formando en 3-1-4-2.

Aquella temporada, la 2015/16, Nagelsmann alternaría con otros sistemas (como el 4-3-3 o el 4-2-3-1) pero acabaría abonándose al de los tres defensores a partir de la 2016/17, con notable éxito. Como en la 2016/17, como si de un efecto dominó se tratase, tanto en la 2015/16 como en la 2016/17, otros técnicos siguieron el ejemplo de Nagelsmann. Martin Schmidt, nuevo técnico del VfL Wolfsburg, puso en práctica el 3-5-2 con el 1. FSV Mainz 05 pocos días después de que lo emplease Nagelsmann. En su visita al Allianz Arena, Los Carnavaleros ganaron por 1-2, siendo el único equipo capaz de dejar sin puntos al Bayern en casa durante aquella temporada.

Ya en la 2016/17, el primero en atreverse a hacerlo con continuidad fue Niko Kovac, quien probó por primera vez con línea de tres y dos carrileros en la Fecha 7 ante todo un FC Bayern München. El empate logrado ante Los Bávaros, y el gran entendimiento entre Jesús Vallejo, David Abraham y Makoto Hasebe como hombre libre, hizo el resto. Las Águilas se harían fuertes en su 3-5-2.

El cuarto en discordia, Alexander Nouri, se subió al carro al final de la primera vuelta de la pasada temporada. Con objeto de protegerse en sendos duelos consecutivos ante Borussia Dortmund y FC Bayern München, Nouri tiró del 3-5-2 hasta establecerse como el sistema habitual de Los Verdiblancos.

Los recién llegados: Schalke, Stuttgart, Mainz y Wolfsburg

Hannes Wolf (36) es otro de los jóvenes talentos técnicos de la Bundesliga. También empieza a usar tres defensores. © gettyimages / Alex Grimm

Para que todo cambio de paradigma resulte posible deben existir cabezas pensantes que se atrevan a probar cosas distintas. Para ello se antoja indispensable la formación, el talento y una dosis importante de descaro, algo que, sin margen de duda, otorga la juventud. No es casualidad, por tanto, que esta nueva tendencia táctica hacia la defensa de tres hombres haya venido de la mano de una hornada de técnicos jóvenes, encabezados por Julian Nagelsmann, que siguen el ejemplo de gente como Thomas Tuchel o Pep Guardiola, quienes apostaron por la flexibilidad como el concepto táctico llamado a prevalecer en el fútbol del presente y del futuro.

Domenico Tedesco (31 años) es uno de esos exponentes. Graduado con mejor nota que Nagelsmann en el curso de entrenadores que ambos hicieron juntos en 2016, Tedesco es otro técnico inquieto, amante de la innovación. En sus primeros pasos en el Schalke, este joven DT ha implantado un 3-4-3 con gran flexibilidad táctica y rotación de jugadores en puestos específicos. Thilo Kehrer, Naldo y Matija Nastasic se han consolidado como su trío defensivo, pero el francés Benjamin Stambouli, cuyo puesto natural es el de mediocampista, también ha formado ya en el centro de la defensa. Salir bien desde atrás es una de las premisas de Tedesco.

Otro de los seis técnicos de la Bundesliga que no superan los 38 años es Hannes Wolf (36), el joven preparador del VfB Stuttgart. También él se ha apuntado a la tendencia. Durante la pasada temporada en Bundesliga 2, el Stuttgart de Wolf se movió en distintos dibujos tácticos, alternando de manera habitual entre 4-2-3-1, el 4-3-3 y probando incluso la defensa de tres. Esta temporada, tras caer derrotado en la Fecha 1 en Berlín, Wolf viró al 3-4-2-1 en la siguiente jornada y desde entonces no ha cambiado de esquema sumando dos victorias y cosechando una derrota ante el Schalke de Tedesco.

En Mainz, Sandro Schwarz (38 años) ha hecho algo similar. Tras dos derrotas consecutivas en el inicio de la temporada, Schwarz cambió al 3-4-2-1 ante Bayer 04 Leverkusen. Una semana más tarde repitieron ante el Bayern y todo parece indicar que no será algo puntual. El argentino Pablo De Blasis, en conversación con Bundesliga en Español, así lo puso de manifiesto: "Ha sido como una sacudida para el equipo la de encontrar una manera diferente de jugar después de perder en las dos primeras fechas. Nos encontramos más cómodos". El 3-1 ante Los Obreros, quienes han vuelto a defender con cuatro tras probar con tres atrás en las Fechas 2 y 3, les da la razón de momento.

Andries Jonker, extécnico del Wolfsburg, siguió la misma línea de sus colegas de Stuttgart y Mainz en el comienzo de la presente temporada. Luego de perder en la primera Fecha, el holandés tomó la decisión de modificar el sistema al imperante 3-4-2-1. La victoria en casa del Eintracht premió el cambio de dibujo pero al holandés le está costó asentarlo. El mediocampista español Ignacio Camacho ha sido la nota más interesante de Los Lobos en el arranque de temporada, consolidándose en el puesto de hombre libre entre los centrales con gran jerarquía y luciendo incluso el brazalete de capitán. Queda por ver si Martin Schmidt seguirá la línea marcada por Jonker.

Entre los centrales. Ignacio Camacho se ha consolidado como líbero en el nuevo esquema del Wolfsburg con tres centrales. © imago / Contrast

Ensayo y error: Gladbach, Freiburg y Augsburg

En el otro lado de la moneda están los equipos que, o bien se echaron para atrás en su propuesta de usar la línea de tres en defensa o la usaron como medida preventiva la pasada temporada. El primer caso corresponde al SC Freiburg de Christian Streich. El veterano técnico, fiel a su 4-4-2, sorprendió a todos en el comienzo de la presente campaña al situar una defensa de tres en sus primeros dos partidos. Pero el empate sin goles ante el Eintracht y la derrota ante el RB Leipzig llevaron a Streich a volver a los orígenes, sin mejorar demasiado de momento.

Borussia Mönchengladbach fue otro de los equipos que pusieron en práctica el nuevo paradigma táctico de la Bundesliga la pasada temporada. En el caso de Los Potros tuvo que ver mucho André Schubert. Al extécnico del Gladbach podríamos asignarle también el papel de pionero ya que asentó su 3-5-2 en la recta final de la campaña 2015/16, en la que terminaron logrando billete para la previa de la UEFA Champions League. Dieter Hecking, sustituto de Schubert, dejó atrás dicho sistema y prefirió apostar por un tradicional 4-4-2.

El FC Augsburg de Manuel Baum no tuvo demasiado éxito en el cambio de propuesta, ya que no sumó ninguna victoria en las cuatro veces que lo usó en el tramo final de la pasada temporada con el objetivo de hacerse fuerte en defensa en la pelea por eludir el descenso. Hoy se mantiene firme en la alternancia entre el 4-1-4-1 y el 4-2-3-1 que ha llevado al equipo bávaro a sumar siete puntos de los 12 disputados.

Dos partidos. Ese fue el tiempo que le duró al Freiburg el sistema de tres defensas de Christian Streich. © gettyimages

¿Qué opinan los protagonistas sobre la defensa de tres?

Han sido muchas las voces del fútbol alemán que se han manifestado sobre el viraje hacia la línea de tres en defensa en muchos de los equipos de la Bundesliga. Qué ventajas tiene o cuáles son los inconvenientes que presenta. Por ejemplo, Niklas Süle, central del Bayern y pieza clave en el sistema defensivo del Hoffenheim de Nagelsmann, solo ve aspectos positivos:

"Si juego en un costado en una defensa de tres puedo salir más arriba y presionar al jugador antes, ya que tengo dos jugadores detrás de mí que me protegen y a los que puedo pasar el balón" Niklas Süle, central del FC Bayern München

De la misma forma, Süle cree que "con una defensa de tres puedes adelantar más la línea porque la mayoría de equipos juegan con uno o, como mucho, dos delanteros". Philipp Lahm argumentó en su momento sobre las posibles razones por las cuales algunos equipos de la Bundesliga han optado por defender así. "Creo que se debe al hecho de que, al ser tan dominantes (Bayern), muchos eligen cerrarse con cinco atrás. El rival quiere evitar primero las oportunidades de gol en lugar de intentar ser creativo", explicó el excapitán del Bayern.

Un aspecto inherente al cambio de sistema, como comentamos anteriormente, es la flexibilidad táctica. En esa línea, la de adaptarse a cada escenario de la manera más efectiva posible, Julian Nagelsmann lo tiene claro:

"Como entrenador tienes que estar preparado para reaccionar. Es posible que a los diez minutos debas modificar tu plan porque no funciona y los jugadores asumirlo rápidamente. Eso entrenamos" Julian Nagelsmann, técnico del TSG 1899 Hoffenheim

Lo de jugar siempre de la misma manera parece cosa del pasado. La nueva generación de entrenadores apuesta por un plan de trabajo capaz de adaptarse a diferentes escenarios y un catálogo de formaciones que puedan aplicarse de manera indistinta en función de lo que pida el partido. La línea de tres en defensa empieza a convivir de manera habitual en la Bundesliga y también en otros campeonatos como la Premier League, donde la usan equipos como el FC Chelsea de Antonio Conte, Manchester City de Pep Guardiola o el Arsenal FC de Arsene Wenger.

Como toda moda, lo de utilizar tres defensores centrales y dos carrileros es algo que ya se utilizó antes. La figura del líbero alemán y el juego rocoso son parte de la cultura alemana. Sin dejarla de lado, los técnicos de la Bundesliga se amoldan a los nuevos tiempos y apuestan por la alternancia de sistemas. El equilibrio lo es todo y parece que el 3-1-4-2 se amolda a esa exigencia con el fin de contar con suficiente gente atrás, cuando toque defender, pero también con mayores piezas en ataque cuando toque ir hacia arriba. El fútbol no es una foto fija, evoluciona, y Alemania quiere ser parte de ese proceso.

¡No se pierda nuestro especial 'Así juega la Bundesliga'!