Resumen

  • ¿Los grandes amores de Marco Fabián? ¡Guadalajara y Chivas!
  • La primera palabra que la estrella mexicana pronunció siendo un bebé fue "¡Gol!"
  • El centrocampista del Eintracht Frankfurt revela en este repaso de su biografía que sin el apoyo de su padre y su familia, nunca hubiese podido llegar tan lejos.

El astro mexicano del Eintracht Frankfurt, Marco Fabián, reveló detalles hasta ahora desconocidos de su vida: su infancia en México, sus movidos y batallados inicios en el fútbol, el sentimiento por Guadalajara, su amor al club Chivas, su primera palabra de bebe, el papel de su familia como fuente inagotable de fortaleza e inspiración... ¡Marco Fabián nos presenta su biografía en entrevista exclusiva con Bundesliga en Español!

A pesar de sentirse muy contento en Alemania, el corazón de Marco Fabián sigue latiendo por su natal México, por Guadalajara, por Chivas, por el lugar donde inició su carrera y donde están sus raíces. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Alexander Scheuber

Desde su llegada a suelo alemán en 2016, el mediocampista mexicano, proveniente de las Chivas de Guadalajara, ha logrado conquistar los corazones de la hinchada de su escuadra, el Eintracht Frankfurt, a punta de actuaciones brillantes, goles idílicos y una entrega sobrenatural. No obstante, tal aprecio por su fútbol no ha llegado sin tener detrás una historia de lucha y esfuerzo. Marco Fabián ha tenido que enfrentarse con uno de los enemigos más grandes de cualquier futbolista: una constante y difícil lesión. Problemas en la espalda mantuvieron al astro mexicano, primero, fuera de las canchas en siete ocasiones en la temporada 2016/17 y, luego, en la siguiente temporada, casi por completo. Aun así, y a pesar de la complicada situación, Fabián, que desde sus inicios ha demostrado ser un luchador incansable, nunca se ha dejado amedrentar. “Hubo momentos (en mi carrera) en que tambaleé, pero nunca caí”, reveló Fabián.

Para ver: Salcedo y Fabián hablan sobre el partido contra Alemania que marcará el debut mundialista para ambas selecciones

Guadalajara, su hogar

La historia aguerrida de Marco Fabián se remonta a su natal Guadalajara, por la cual profesa un profundo cariño y devoción. “Guadalajara lo tiene todo. Es una ciudad con calidad, con gente muy bonita, que te recibe siempre con los brazos abiertos y donde rápido sientes el cariño de la gente”, reveló en exclusiva a Bundesliga en Español. Fue precisamente en Guadalajara –a pesar de que, debido a su padre, también jugador de fútbol, creció fuera de su ciudad hasta los siete años– donde aprendió a jugar y amar al fútbol. “Guadalajara lo viví jugando al fútbol. Era mi pasión. Siempre jugaba en la calle, ponía dos botes y ahí era la portería. Siempre estuve relacionado con la pelota. Entraba a casa y jugaba con la pared. Armaba torneos yo solo. Me creía que era jugador profesional”, recordó Fabián.

Para leer: Marco Fabián y Carlos Salcedo destacan el trabajo táctico de Juan Carlos Osorio al frente de la selección mexicana

“Nadie me obligó a jugar al fútbol, es algo con lo que yo nací”

Su primera palabra: ¡Gol!

Su madre fue la primera y la más sorprendida. El pequeño Marco, en vez de decir como todos los demás bebés "Mamá", pronunció otra palabra, una muy diferente pero por culpa de su padre también parte de la vida cotidiana de la familia.

"Lo primero que dije en mi vida fue ¡Gol!. Es que con un padre futbolista, para mí no había otra cosa de chico. Fútbol, fútbol, fútbol". Era de esperar que ese chico se convirtiera con los años en jugador profesional.

El ídolo del pequeño Marco

Al ahondar en sus ídolos de infancia, Marco Fabián no dudó en revelar su gran admiración por el centrocampista mexicano Benjamín Galindo, conocido como “El Maestro”, exjugador del Guadalajara, como lo llegaría a ser el propio Fabián. “Para mí un gran jugador era Benjamín Galindo, que luego tuve como técnico. Siempre le seguí mucho, me identificaba mucho con él. Jugaba mi posición, me encantaba su técnica. Tiraba con las dos piernas de la misma forma”.

“Yo nací en Guadalajara, así que yo ya estuve en un estadio muy rápidamente. Crecí con fútbol y nunca lo dejé. Es algo muy importante dentro de mí”.

El ejemplo a seguir: su padre

Sin embargo, a pesar de demostrar también admiración por otros jugadores como Luis Hernández, Peláez o Blanco, Fabián tiene claro que su verdadero ídolo siempre fue su padre. “Más que mi padre, él ha sido mi amigo. Crecí muy solo y siempre era con él con quien jugaba. Cuando fui creciendo en un equipo, él era mi entrenador y me decía qué hacer. Parte de mi carrera y lo que soy ahora es gracias a él”, aseguró. “Mi padre me solía decir: ‘Si quieres ser profesional, tienes que mejorar’. Hubo un tiempo en que me decía: ‘Juega con tu pierna izquierda, ponte con la pared, agarra técnica hasta que ya puedas jugar con tu pierna inhábil’. Son consejos que siempre fueron muy buenos y me ayudaron mucho”, agregó.

Para leer: Con los mexicanos Marco Fabián y Carlos Salcedo el Eintracht Frankfurt ha mejorado

“Mi madre me inculcó los estudios y la escuela, y mi padre, el fútbol. Si no sacaba buenas calificaciones, mi madre no me dejaba ir a entrenar”.

La familia

Marco Fabián recuerda un episodio en especial donde su familia fue decisiva para no renunciar y seguir adelante a pesar de las adversidades. Fabián, con 14 años de edad, cuando jugaba para las fuerzas básicas de Chivas –entró a las inferiores del club con ocho años–, esperaba ascender junto a sus compañeros de generación de cuarta a tercera liga, algo que parecía asegurado. Sin embargo, no fue así. Fabián fue uno de los tres jugadores, de 25 en total, que no ascendieron. “Fue un golpe muy duro. Yo llegué a la casa con mi padre y dije que yo ya no quería jugar. Y fue mi familia la que me dio mucha calma, y eso es algo que nunca se me olvida. Ese día hice un trato con mis padres, una promesa. Ellos me dijeron: ‘Juega seis meses más y demuestra lo que puedes hacer. Si en seis meses decides que no quieres jugar más, lo respetamos, lo dejas y ya buscas un trabajo o lo que sea. Pero dalo todo estos seis meses’”.

Para leer: Marco Fabián mandó un mensaje a Chivas antes del Clásico mexicano ante América

La familia: “Para mí, el momento más especial fue en el que gané las Olimpiadas. Darme la vuelta y verlos a ellos… solté el llanto. Porque es el logro más grande que he tenido. Nunca lo voy a olvidar”.

Marco Fabián accedió al reto de los seis meses. Y resultó lo impensable. El joven futbolista regresó a su equipo de cuarta división, participó de todos los encuentros y logró llegar a ser goleador y campeón con su escuadra. “Es como si hubiera rebotado y hubiera ido hacia arriba. Nada me paró”, reveló Fabián con asombro. “De ahí subí a tercera, alcancé a los de mi equipo, y en ese mismo torneo quedé campeón goleador. A los 17 ya estaba jugando en primera división”, apuntó.

"Chivas es el verdadero sentimiento nacional en el fútbol mexicano"

El amor verdadero: Chivas de Guadalajara

Así, el temple aguerrido característico de Marco Fabián se forjó en su larga carrera en el Guadalajara, donde, con más de 200 partidos a sus espaldas, logró convertirse uno de los jugadores más destacados en los últimos años. "Jugar en primera división, ganarme el corazón de mucha gente, poder anotar más de 60 goles, quedar campeón en copa, jugar una final de la Libertadores; son tantas cosas que nunca voy a olvidar y de las cuales les voy a estar siempre agradecido", confesó el tapatío. "Mi corazón siempre va a estar ahí porque es el club que tiene una parte de mi vida. Estuve desde los siete hasta los 25 años. Crecí con Chivas", agregó.  

Para leer: El plan de Marco Fabián para llegar perfecto al Mundial de Rusia 2018

Debut en 2007 en la primera división con el Chivas: “Me acuerdo que cuando me enteré al primero que se lo dije fue a mi padre. Le di la noticia, nos abrazamos y me dijo que lo disfrutara, que ese era el momento que tanto había soñado”.

El futuro

Ahora, después de tantos sacrificios, Marco Fabián sabe que no es el momento para aflojar. Todo lo contrario. Después de 281 días fuera de las canchas de la Bundesliga, Fabián regresó en la Fecha 21 con toda la concentración para quedarse. “Lo peor que me ha pasado en mi carrera lo viví en este tiempo pero también aprendí muchas cosas”, manifestó. Fabián habló además del Mundial y de sus objetivos. "Quiero seguir trabajando para retomar el ritmo, que eso se consigue es jugando. Es un año importante, es un año de Mundial. Quiero estar ahí, pero me lo quiero ganar, ir paso a paso con mi equipo y viviendo el presente". Allí, en este Rusia 2018, Fabián tendrá que medirse a Alemania, Corea del Sur y Suecia.

En este torneo Marco Fabián quiere tener la oportunidad de reeditar el que ha sido su máxima felicidad deportiva: la medalla de oro olímpica con su país.

“Estoy ansioso por jugar ya en la Bundesliga y en el Mundial de Rusia 2018”

Si algo nos enseña la historia de Marco Fabián es que el mediocampista ha logrado capitalizar cualquier adversidad en virtud. Y este último reto no parece ser la excepción. Todo indica que Marco Fabián está más listo que nunca para hacer frente al resto de temporada, así como a la cita mundialista en Rusia, portando no los colores del SGE, sino los de su amado México.

Para leer: Marco Fabián: “Me siento más fuerte que nunca”