Dentro del arte del fútbol, ​​los tiros libres son una disciplina en sí misma y en la Bundesliga hemos visto a través de los años a verdaderos maestros mostrar su mejor técnica al momento de patear el balón detenido. El venezolano Juan Arango, "La Zurda de Oro", es uno de las máximas figuras en este apartado. Su majestuoso botín izquierdo dejó a su paso por el Borussia Mönchengladbach tiros magistrales que no pueden dejar de estar en este “Top 5”.

Aquí le presentamos, a partir de su efectividad en la tasa de conversión,a los cinco mejores arquitectos de los “Tiros Libres”, que ningún portero quisiera enfrentar.

5) Mario Basler

Ningún jugador ha marcado más tiros libres en la Bundesliga que la leyenda, Mario Basler. Solo un hombre podría encabezar esta lista. Desde que la recolección de datos comenzó en la temporada 1993/94, nadie ha anotado más goles de lanzamiento libre en la Bundesliga que él, con 19 aciertos en 375 intentos, para una tasa de éxito del 5,1%. Primero se hizo famoso con el Werder Bremen en la primera mitad de los 90, llevando a Los Verdiblancos a un segundo puesto en la temporada 1994/95, cuando también era el máximo goleador de la liga junto con Heiko Herrlich de Gladbach con 20 goles.

Nadie ha anotado más goles de lanzamiento libre en la Bundesliga que él, con 19 aciertos en 375 intentos, para una tasa de éxito del 5,1%. © imago / Weckelmann

Sin embargo, no fue hasta la temporada siguiente que la precisión de Basler entró en la mitología de la Bundesliga. Sus siete goles a pelota detenida durante la campaña 1995/96 con el Bremen, siguen siendo el récord más alto en una sola temporada hasta el día de hoy. Hakan Calhanoglu estuvo cerca de igualar esta hazaña en 2014/15, pero se quedó corto por tan solo un tanto. Después de lograr esta hazaña, el FC Bayern atrajo al mediocampista a Baviera en 1996, donde continuó impresionando con sus golpes magistrales.

Ganó al menos un trofeo en cada una de sus tres temporadas en el club hasta 1999, conquistando la Bundesliga dos veces, la Copa Alemana una vez y la ahora difunta Copa de la Liga tres veces. Sin embargo, el título de la UEFA Champions League le resultó difícil de alcanzar a pesar de los mejores esfuerzos de Basler. Abrió el marcador de la final de 1999 contra el Manchester United con un lanzamiento de falta temprano, solo para ver a los “Red Devils” dar vuelta el marcador en el tiempo de descuento. Regresó al club de sus inicios, Kaiserslautern, en la siguiente temporada antes de abandonar la Bundesliga en 2003, con su legado intacto, como uno de los mejores cobradores de tiro libre del fútbol alemán.

No deje de dar un vistazo a todos los récords de la Bundesliga

4) Thomas Hässler

Aunque el fútbol alemán en la década de los 90 podría asociarse más fácilmente con la leyenda de la Bundesliga Lothar Matthäus o el reciente entrenador de la Selección de Fútbol de los Estados Unidos Jürgen Klinsmann, Thomas "Icke" Hässler es probablemente el mejor jugador de este período y del que nunca has oído hablar. Marcó el gol que selló el boleto de Alemania para el Mundial de Italia en 1990 y se ganó la admiración de la multitud local al levantar esa copa del mundo, tanto fue su relevancia, que la Juventus lo fichó desde el Colonia después del torneo.

Desde su regreso de Italia, marcó 15 goles de tiro libre en 275 intentos, para una tasa de conversión del 5,5%, por esto y mucho más está dentro del “Top 5” de la Bundesliga. © imago / Plusphoto

Más tarde se trasladó al AS Roma para un período exitoso entre 1991 y 1994, en un momento en que la liga italiana reinó supremamente. Durante este período, y especialmente durante la Eurocopa de 1992 en Suecia, estableció su reputación como un especialista a balón parado, pero no logró trasladar ese éxito a el juego del club, hasta que en 1994 se trasladó al Karlsruhe, un equipo de menor relevancia en la Bundesliga. Con el número 10 en la espalda y el brazalete del capitán firmemente sujeto al brazo, Hässler era su líder indiscutible y hacía temblar a sus rivales cada vez que subía al ataque con el balón.

Mientras que los fanáticos ingleses acababan de enterarse de un joven llamado David Beckham, Hässler estaba levantando el trofeo de la Eurocopa 1996 en Wembley y ya se había establecido como el extraordinario cobrador de tiros libre del fútbol europeo. En 1997, por ejemplo, eliminó personalmente al FC Metz de la UEFA Champions League al anotar tres tiros libres para un marcador en el agregado de 3-1. Siguió siendo un pilar en los momentos más destacados del fútbol en todo el mundo después de unirse al 1860 Múnich en 1999 antes de abandonar la Bundesliga en 2003. Desde su regreso de Italia, marcó 15 goles de tiro libre en 275 intentos, para una tasa de conversión del 5,5%, por esto y mucho más está dentro del “Top 5” de la Bundesliga.

3) Mehmet Scholl

Con una tasa de conversión de tiro libre del 6.5%, el ex-mago del Bayern, Mehmet Scholl, tiene que formar parte de nuestra lista. Él destaca de la multitud no por sus números de goles o por el poder en su disparo, sino por su habilidad para confundir al oponente.

Mehmet Scholl a menudo es aclamado como uno de los jugadores más dotados técnicamente en la historia del Bayern de Múnich. Una posición privilegiada que obedece a su amplio repertorio de trucos cuando se le encomendaba un tiro libre. Puede que solo haya anotado 9 goles a pelota parada desde que se unió al Bayern en 1993, pero considerando que no siempre fue la primera opción, su índice de conversión de 6,5% en 139 intentos es impresionante por sí solo.

ESPECIAL: El Bayern Múnich del futuro

Mehmet Scholl tiene una posición privilegiada que obedece a su amplio repertorio de trucos cuando se le encomendaba un tiro libre © imago / Bernd Müller

En situaciones en las que la mayoría hubiese intentado pasar el balón sobre la barrera y en la esquina superior, optó por disparos bajos con el efecto por fuera de los defensas. Cuando el poste lejano del arquero parecía ser el objetivo más probable, descubrió una manera de pasar el balón de forma precisa por el poste más cercano. Incluso sus intentos más convencionales fueron sorprendentes, como lo demuestra un momento de brillantez y suerte en la UEFA Champions League contra el Arsenal en el 2000.

Buscando poner su pie debajo del balón tanto como sea posible para obtener el máximo golpe del empeine, su pierna trasera se resbaló, pero aún así logró seguir con su disparo para anotar un hermoso empate 2-2 en el viejo Highbury. Más tarde esa misma temporada, Scholl mostró su magia una vez más contra Freiburg. Con el marcador 0-0, puso el balón fuera del alcance del arquero al sumergirlo magistralmente en la esquina inferior, el lugar menos esperado posible. Esta victoria por 1-0 en la Fecha 31 resultó vital al final, ya que el Bayern iba a reclamar el título de la Bundesliga sobre el Schalke, por un punto, en los últimos segundos de la temporada.

2) Juan Arango

Mientras que los científicos necesitan ecuaciones complejas y computadoras de última generación para hacer volar sus cohetes según lo planeado, Juan Arango solo necesitaba su pie izquierdo para poner la pelota donde quisiera. El venezolano fue el corazón y el alma del emocionante proyecto de Borussia Mönchengladbach bajo la dirección de Lucien Favre en los primeros años de esta década. Fue bajo su administración que Marco Reus floreció como la estrella de clase mundial que todos conocemos y amamos, y fue gracias a su magia para cobrar tiros libres que el Gladbach pudo recuperar su nivel perdido hace mucho tiempo como una fuerza en la Bundesliga.

Vídeo: ¡Revivamos los mejores goles de “Arangol” en la Bundesliga!

Inolvidable: El maestro latino de Marco Reus

Arango, el mejor latino en la historia de la Bundesliga a la hora de hablar de tiros libres,combinó la visión estratégica de un gran maestro de ajedrez con la precisión de un arquero olímpico, tanto en juego abierto como en situaciones a balón detenido. Tenía la habilidad de colocar la pelota fuera del alcance del arquero en todos los rincones de la portería.

Ni siquiera el poste más cercano fue oposición en los 111 tiros libres de Arango, que resultaron en 9 goles, para una tasa de conversión de 8,61%. Por más impresionantes que sean estos números, estos no cuentan la historia completa detrás de lo que el genio venezolano realmente significó para la historia del club.

Hace mucho tiempo atrás, Gladbach era más o menos lo que el Borussia Dortmund representa hoy en día: la principal oposición de un dominante Bayern de Múnich. En los años 70, el gigantes del oeste de Alemania ganaba tres Copas de Europa y por rebote también ganaron los cinco títulos que poseen durante esa década. Después de este período glorioso, el equipo se desvaneció lentamente hasta su renacimiento más reciente, que coincidió con la llegada del maracayero, Juan Arango, al Borussia Park.

Tener un jugador que pudiera poner en apuros, incluso a los fanáticos más neutrales, cada vez que Arango tomaba un tiro libre, era el tipo de magia por la que los fanáticos de Gladbach tuvieron que esperar casi tres décadas.

1) Hakan Calhanoglu

El turco internacional, Hakan Calhanoglu, tiene un sistema de GPS conectado entre su cerebro y su pie derecho. Durante su paso por el Hamburger y el Bayer Leverkusen, los porteros rivales tuvieron que ser cautelosos con los tiros libres indiferentemente de su posición en el campo, ya que la combinación de precisión y potencia de Calhanoglu al golpear el balón, le permitió anotar desde lugares inusuales. Los ángulos de disparo con gran dificultad y de larga distancia no fueron obstáculo para que anotara 11 veces en 106 intentos con una tasa de conversión del 10,3%, lo que lo convierte en el pateador más efectivo de nuestra lista.

Vídeo: ¡Volvamos a ver las piezas de colección de Hakan Calhanoglu!

El legendario guardametas del Borussia Dortmund, Roman Weidenfeller, lo sabe muy bien, después de quedar sin opciones ante una magistral ejecución de Calhanoglu a principios de 2014. Jugando para el Hamburgo y ganando 2-0 en tiempo de descuento, el centrocampista sacó el máximo partido de un tiro libre que por su distancia parecía inofensivo. Desde la mitad del campo, a 41 metros del objetivo, realizó un poderoso disparo que hizo una comba en el aire de tal manera que Weidenfeller no pudiera determinar el curso de la pelota y se quedase sin poder reaccionar a tiempo.

El portero se estiró tanto como pudo, pero la pelota se deslizó más allá de sus dedos por centímetros. El disparo de precisión de Calhanoglu puso el marcador 3-0 para El Dinosaurio esa noche y lo convirtió en una pieza de referencia para cualquier video de compilación de tiros libres durante el resto de la historia de la humanidad. "Fue el mejor gol de mi carrera", dijo Hakan después del partido. "Miré el reloj, vi que habíamos pasado los 90 minutos y tome el tiro libre. Lo di todo, al igual que en el entrenamiento ".