James Rodríguez confesó que sufre con el frío de Alemania pero recalcó que el clima no es obstáculo en su acelerada adaptación al Bayern München. A la resolución de triunfar en la Bundesliga del astro colombiano no la frena ni las bajas temperaturas invernales.

A James Rodríguez le ha pasado de todo un poco en su primera temporada en Alemania. Llegó en medio de un furor mediático este verano, pero una lesión le impidió jugar los primeros partidos de la temporada. Se consolidó en el equipo con un recital futbolístico ante el Schalke, pero el entrenador que lo pidió, Carlo Ancelotti, fue despedido.

Luego de su gran actuación ante el RB Leipzig, partido en el que fue figura indiscutible impulsando a su equipo a la cima de la clasificación, James conversó en exclusiva con el rotativo muniqués TZ sobre cómo ha encontrado en Alemania un nuevo lienzo para plasmar su arte, aún a pesar del frío invernal.

Aquí lo más destacado de esta conversación:

Sobre la lesión al inicio de temporada:

“Sufrí unas molestias en la espalda antes de enfrentarnos al Leipzig en la Pokal el pasado miércoles, pero ahora vuelvo a estar en plena forma. Intento implicarme al máximo en las sesiones de entrenamiento para poder dar muestra de mis cualidades en los partidos. Está claro que aún tengo que adaptarme a mi nueva vida aquí en Múnich, pero cada día funciona mejor. Me siento a gusto aquí”.

Sobre su nueva vida en Múnich:

“La vida de aquí es completamente nueva para mí. También tengo que hacerme más al estilo de juego que propone el Bayern. Es algo que no cuaja de hoy a mañana, del frío ni hablar. (risas) Pero al final lo que importa aquí sigue siendo únicamente el fútbol, un deporte que es igual en todos los rincones del mundo. Hago lo que amo, con lo cual también soy feliz aquí. Partidos como el de hoy, en los que logro lo que me propongo, me dan la fuerza para lo que aún está por venir”.

Sobre su estrategia para sobrevivir al invierno alemán:

“No he tardado en equiparme para el invierno. Una chaqueta era muy poco, con lo cual me compré un par de ellas para no pasar frío. La verdad es que hace muchísimo frío aquí, pero no me importa demasiado. Considero mi etapa en Múnich como una nueva vida y eso conlleva vivir cosas nuevas. Cada día me gusta más”.