Bundesliga

La historia de Latinoamérica en la Bundesliga: VfB Stuttgart

José Basualdo fue el primer futbolista latino en poner sus pies en tierras alemanas. Fue en 1989, cinco años antes de la llegada de Giovane Elber, el máximo goleador de Brasil en la historia de la Bundesliga. Posteriormente, el VfB Stuttgart alcanzó la gloria con dos mexicanos como protagonistas y a día de hoy, el mate argentino se ha puesto de moda en el Mercedes-Benz Arena. Bundesliga en Español le cuenta la historia latina de Los Suabos.

La responsabilidad de ser el primero

José ‘Pepe’ Basualdo abrió las puertas argentinas a la Bundesliga. Nunca antes había jugado un futbolista latino con el Stuttgart. A partir de él, han sido 21 los que han jugado con la camiseta de Los Suabos. Giovane Elber fue el latino que más goles anotó, Marcelo Bordon fue el que más partidos disputó mientras Pavel Pardoy Ricardo Osorio fueron los más exitosos tras su paso por la Bundesliga. En la actualidad es el club con mayor número de futbolistas argentinos en Alemania. Tres de los seis representantes de Argentina juegan en Stuttgart.

La historia latina del Stuttgart comenzó con el fichaje de ‘Pepe’ Basualdo. Durante la Copa América del año 1989, Arie Haan (entrenador de Los Suabos) observó en directo a un volante que destacaba con la albiceleste. Aquel encuentro ante Uruguay inició las negociaciones entre clubes y con el seleccionador Carlos Bilardo como principal valedor de la operación. El curioso viaje de Basualdo a Alemania, los obstáculos con el idioma y los duros momentos sin su familia, no significaron un problema para un futbolista humilde con ganas de complacer al fútbol alemán.

Un campeón del mundo, el potencial de un goleador y el más duradero

    Las aventuras de Basualdo en Stuttgart

Sacrificio, trabajo, buen posicionamiento sobre el terreno de juego y juego rápido gracias al uso de ambas piernas. Características que Basualdo puso al servicio del Stuttgart durante dos temporadas en las que disputó 44 partidos y anotó dos goles. El primero de ellos, ante el Bayern Múnich, supuso el primer tanto latino en la Bundesliga. Gracias a él, como le advirtieron antes de firmar, llegaron muchos más. La oportunidad de dar a conocer el fútbol argentino no fue desaprovechada por un pionero en Baden-Wurtemberg.

Los tres siguientes latinos en el Stuttgart tras Basualdo, fueron brasileños. Dunga en 1993, Elber un año después, y Marcelo Bordon en 1999. Futbolistas que dejaron huella en la historia de Los Suabos de una forma u otra. El primero de ellos consiguió levantar la Copa del Mundo en EEUU’94 como capitán de Brasil mientras militaba en el Stuttgart. Dunga disputó un total de 54 partidos en los que anotó siete goles y repartió siete asistencias. La conexión brasileña se hizo posible en la temporada 1993/94 y durante 16 encuentros. El primer año de Giovane Élber en la Bundesliga y la última campaña de Dunga. El delantero afrontaba su tercera etapa en Europa tras jugar en el Milan italiano y en el Grasshopers suizo. En la Bundesliga encontró su sitio.

México conquistó Alemania

Con Los Suabos, Giovane Elber comenzó su prolífica carrera como goleador en Alemania. En Stuttgart consiguió batir al arquero rival en 41 ocasiones disputando 87 partidos. Después llegaron 92 más con la camiseta del Bayern. El brasileño es en la actualidad, el segundo máximo goleador latino en la historia de la Bundesliga y el tercer extranjero con más tantos en su haber. Solo le superan Claudio Pizarro y Robert Lewandowski. Palabras mayores. Elber también consiguió con el Stuttgart su primer título en Alemania. La Copa Alemana de la temporada 1996/97 fue el preludio del resto de títulos logrados con Los Bávaros.

El tercero, y no por ello menos importante, fue Marcelo Bordon. El defensa aterrizó en el Stuttgart y durante cuatro temporadas disputó 129 partidos para convertirse en el futbolista latino que más encuentros ha jugado con el Stuttgart.  

Las carreras de Pável Pardo y Ricardo Osorio son muy similares. Vidas paralelas hasta conquistar la Bundesliga en la temporada 2006/07, la primera de ambos en Alemania. Dos mexicanos que llegaron en el mismo verano a Stuttgart, que debutaron el mismo día con Los Suabos, y que disputaron un número muy similar de partidos. Pardo disputó 71 encuentros mientras que Osorio alcanzó los 73.

Del tequila al mate

Nadie esperaba su éxito tan repentino. De ser futbolistas para completar plantilla, a transformarse en titulares indiscutibles y ser protagonistas en la consecución de la ensaladera de la Bundesliga. Armin Veh acertó con ellos cuando decidió ficharlos tras la Copa Confederaciones y el Mundial que se disputó en tierras germanas. Pável Pardo lideró el eje de Los Suabos. Ricardo Osorio convirtió el carril derecho en su propia autopista.

El éxito de Pardo y Osorio fue el éxito de México, tal y como apuntó el centrocampista azteca a Bundesliga en español: "No solo fue Ricardo Osorio y Pável Pardo, por poner el nombre de México en alto, sino también para que los mexicanos se den cuenta de lo que somos capaces, que tenemos calidad y que podemos hacer grandes cosas”. Ellos tiraron la puerta abajo y desde entonces, Galindo, Chicharito, Salcedo o Marco Fabián entre otros, entraron a la habitación de la Bundesliga.  

Si 2006 fue el año de los mexicanos, 2018 es el de los argentinos. De la dupla Pardo-Osorio al trío Insúa-Ascacíbar-González. El primero en aparecer fue el defensor nacido en Buenos Aires. Emiliano Insúa es actualmente el quinto latino con más partidos (59) en el Stuttgart. El siguiente fue Santiago Ascacíbar. ‘El Ruso’ desembarcó en Alemania con 20 años y una jerarquía poco digna de su edad. Su carácter sobre el terreno de juego asombró al fútbol alemán e incluso le ha llevado a estar convocado con la selección absoluta de Argentina. El mismo Mascherano avala su juego y le nombra como sucesor en el centro del campo de la albiceleste.

Tras ellos, arribó Nicolás González. El atacante cuenta con la experiencia de sus compatriotas para pensar que puede triunfar con Los Suabos. A Tayfun Korkut ya le ha demostrado de lo que es capaz. Velocidad, versatilidad, generosidad y gol.

La historia latina en Stuttgart solo acaba de empezar...