Resumen

  • El Hertha Berlin explota la banda derecha con bastante efectividad.
  • 1. FC Köln utiliza una formación clásica y cuenta con un delantero capaz de convertir cualquier pase en gol.
  • Ambos clubes están a un suspiro de la punta.

Este sábado se enfrentan dos de las sorpresas de la Bundesliga por la Fecha 8: Hertha Berlin y 1. FC Köln. Ambos clubes han sacado importantes resultados ante los candidatos tradicionales al título y podrían tomarse la punta del torneo si el FC Bayern München tropieza. ¿Cuáles son las claves tácticas del buen arranque de estos clubes?

Hertha, la asimétrica

La Vieja Señora del fútbol alemán apuesta por el 4-2-3-1 como su formación principal cuyos defensas laterales se proyectan a menudo en ataque y son la principal fuente de centros al área. Delante de los cuatro defensas se colocan dos volantes con vocación de marca (normalmente Skjelbred y Lustenberger). La primera línea ofensiva del mediocampo es donde el Hertha explota la asimetría en el campo como arma.

El volante por izquierda Genki Haraguchi no desborda, sino que busca casi siempre acompañar la jugada por el centro o colocar pases profundos en diagonal desde la media cancha. Por derecha alternan Mitchell Weiser y Alexander Esswein, quienes hacen exactamente lo contrario. El volante por derecha del Hertha siempre busca la banda, tirar un centro o unirse al ataque desde cerca del área.

El mediapunta que se ubica entre las bandas (Valentin Stocker) procura atacar el espacio a la espera de que su delantero gane algún balón dividido y le proporcione una oportunidad de disparar al arco. Su función es más de ataque directo que de creador. Vedad Ibisevic, amo y señor de la delantera capitalina, actúa como un clásico delantero de área: siempre listo para ser el receptor de los pases clave, pero siempre alerta para habilitar a alguien luego de atraer la marca contraria.

La conexión entre Genki Haraguchi y Vedad Ibisevic es una de las principales armas del cuadro capitalino. © imago / Nordphoto

FC Köln, un clásico moderno

El escolta de la Bundesliga utiliza un 4-4-2 que pone en duda la teoría de que la formación más popular de los noventas es obsoleta. La presencia del internacional alemán Jonas Hector como lateral izquierdo invita a pensar (correctamente) que por esta banda se producen muchos desbordes. El lateral derecho Frederik Sorensen contrarresta esto quedándose atrás, lo cual no sorprende considerando que el jugador danés es un defensa central reconvertido.

Los volantes centrales combinan a un claro marcador (Matthias Lehmann) con un hombre de proyección (Marco Höger o Milos Jojic). La posición de mediocampista por izquierda la comparten varios jugadores quienes alternan entre apoyar las subidas de Héctor y proyectarse hacia el área. Marcel Risse es el dueño de la banda derecha y es un peligro porque es capaz de alimentar a sus delanteros de todas las formas posibles: tiene buen tiro de esquina, centra muy bien y encima ha habilitado goles desde el saque de banda.

Adelante encontramos a Yuya Osako y al goleador del torneo: Anthony Modeste. La función del ágil Osako es de acompañamiento y de proveer oportunidades a sus compañeros. Modeste es el claro hombre objetivo, el blanco de todos los pases al área.

El francés ha demostrado no solo una gran facilidad para definir frente al arco sino un talento por convertir cualquier pase, por complicado que sea de recibir en oportunidades claras. “Le tiras un ladrillo y te devuelve un gol”, dirían en el barrio.

Anthony Modeste es capaz de convertir cualquier pase dentro del área en una situación de peligro para el rival. © imago / Uwe Kraft

¿Quién gana?

Es cliché, pero aplica decir que será un encuentro parejo. La banda por donde más ataca el Hertha con Weiser y Esswein es donde el FC Köln también se vuelca al ataque a través de Jonas Hector. Por el otro costado podemos esperar una batalla interesante entre Risse y Haraguchi, quienes se colocan en una posición más profunda para dictar el ritmo de la jugada.

El Hertha demostró su capacidad para frenar la construcción de juego la semana pasada ante el Dortmund, si Los Chivatos quieren ganar en Berlín deberán apostar a un plan de juego directo y cuidarse de las incursiones por la mitad de Haraguchi y Stocker. La defensa local tendrá la nada envidiable tarea de frenar al artillero más peligroso del fútbol alemán y evitar que sus compañeros lo encuentren así sea con pelotazos largos sin destino exacto.

Jaime Duque Cevallos