Resumen

  • Mario Gómez adelantó al VfL Wolfsburg y marcó su séptimo gol esta temporada.
  • Jhon Córdoba igualó la cita con su cuarto gol este curso; desde diciembre de 2016 no veía puerta.
  • P. de Blasis y J. Córdoba fueron titulares en el Mainz; M. Gómez y R. Rodríguez salieron de inicio en el Wolfsburgo. J. Samperio (M05) y B. Mayoral (WOB) entraron en el segundo tiempo.

Ritmo y ganas en el empate 1-1 entre 1. FSV Mainz 05 y VfL Wolfsburg por la Fecha 23, en el que volvieron a ser protagonistas los actores latinos.

Cuando más se les necesita, ahí están. Mario Gómez ejerció de nuevo de buque insignia de Los Lobos y fue el referente en punta del Wolfsburgo. El cambio de entrenador le sentó particularmente bien a SuperMario, que hizo su séptimo tanto esta campaña y el décimo en seis partidos con Andries Jonker como entrenador suyo.

En el caso de Córdoba, dio la razón a Martin Schmidt, quien antes del partido destacó el gran aporte del colombiano al equipo. Jhon Córdoba cumplió con lo que se espera de él y no dejó de buscar y generar huecos en la defensa del Wolfsburgo y encontró en Pablo De Blasis y Öztunali dos socios perfectos. Además, Córdoba se sacudió la presión, ya que no marcaba desde comienzos de diciembre de 2016, cuando anotó en la derrota por 1-3 contra el FC Bayern (Fecha 13).

La entrada del español Jairo Samperio en el min. 67 dio más verticalidad al Mainz, mientras que la de su compatriota Borja Mayoral en el Wolfsburgo se notó algo menos.

>>Narración del #M05WOB<<

Momento en el que Jhon Córdoba firmó el empate en el Opel Arena. © gettyimages

Así fue el partido

Disputado y vistoso, le costó unos minutos al encuentro tomar temperatura. Eso sí, una vez acelerado, no hubo lugar para el respiro. Primero golpeó el VfL Wolfsburg en un saque de esquina por medio de su jugador insignia, Mario Gómez. Viejo zorro, tiró de experiencia y se zafó de su marcador en el segundo palo, donde de cabeza puso el momentáneo 0-1 para los suyos.

La respuesta no se hizo esperar y a los cuatro minutos volvieron las tablas al luminoso. Un avispado Öztunali robó el cuero en la zona central de la banda derecha y se internó en cancha rival, plantándose ante el guardameta visitante. Allí le regaló a Córdoba–que entraba como un tren– el gol, al dejarle solo ante la portería; el colombiano respondió y no perdonó el tanto.

El resto del encuentro se caracterizó por mantener una elevada la intensidad en la zona media, con cambios de posesión y conatos de ataque constante, aunque sin apenas disparos a puerta. A punto estuvo Jairo Samperio de sumarse a la fiesta con un latigazo desde la frontal ya casi en el último suspiro, pero Casteel atajó con maña. El punto les sirve a Los Lobos para continuar alejándose poco a poco del descenso, mientras que el Mainz prácticamente queda a la espera de la actuación de sus rivales directos.

>>Central de Partido del #M05WOB<<