Resumen

  • Un grupo de hinchas cubanos sigue fielmente a “Los Toros” desde La Habana.
  • La pasión de estos aficionados, que rompe con la tradición de apoyar al Bayern Múnich, los lleva a reunirse en cada juego del Leipzig.
  • Detrás del apoyo al equipo está la nostalgia de varios cubanos ex residentes en Alemania y la ilusión de hacer del fútbol un deporte más popular en la isla.

En La Habana, capital de Cuba, un grupo de hinchas creó un club de fans que apoya al RB Leipzig, el equipo que ha irrumpido de forma revolucionaria en la Bundesliga. Esta es la historia detrás de un muy peculiar grupo de amantes del fútbol en la isla caribeña.

Cada vez que juegan Los Toros, en La Habana se sientan sus aficionados cubanos a seguir el partido abrigando la esperanza de que su equipo gane, con la nostalgia de inolvidables tiempos vividos en Alemania y la ilusión de que algún día el fútbol se imponga en un país tradicionalmente dominado por béisbol.

El fútbol en Cuba

Poco a poco se hace menos extraño ver camisetas de fútbol en las calles de La Habana. Atrás han quedado los años de reinado absoluto del béisbol y la inflexible pasión por las Grandes Ligas en Cuba, un país donde los bates, los guantes y las bolas de 9 pulgadas han gobernado por décadas.

Propagándose como si fuera una epidemia, el fútbol gana terreno a pesar de que no abunde la televisión por satélite y de que las conexiones a Internet sean lentas. El fútbol se ha instalado como un virus en la isla. Hasta tal punto de que el RB Leipzig, club que escaló rápido a la Bundesliga y se ha convertido en animador en la élite alemana, tiene un Fans Club en la capital cubana.

La afición por el RB Leipzig llega a rincones tan insospechados como Cuba. © gettyimages / Boris Streubel

Los hinchas

Quizás tendría más lógica si la peña hubiera sido creada por un grupo de jovencitos cubanos motivados por el impacto de un club que logra un subcampeonato a sólo ocho temporadas de su creación.

Sin embargo, los peculiares ideólogos que inauguraron la peña hace pocos meses son cuatro hombres sexagenarios, impulsados por un lazo especial que han construyeron con la ciudad sajona a comienzos de los años 80. Todo comenzó con un viaje a la antigua República Democrática Alemana (RDA) que les cambió la vida y los incentivó a patear el tablero del deporte de su país.

Cuba se conecta con el fútbol alemán

Durante el gobierno de Fidel Castro, la República Democrática Alemana se acercó estrechamente a Cuba. En su momento, incluso Ernesto ‘Che’ Guevara, por entonces ministro de Industria cubano, estuvo de visita en Leipzig.

Esa fue una de las ciudades a donde llegaron los primeros estudiantes cubanos de intercambio. Allí arribó años más tarde Jesús Írsula, un cubano que se había recibido de profesor de alemán y consiguió la beca para hacer una licenciatura en la Universidad de Leipzig. "Hice un intercambio y, en aquel momento, Cuba no era un país amante del fútbol. Alemania sí, por lo que comencé a seguir la liga de Alemania del Este. Había buenos equipos y Leipzig tenía el suyo", rememora Jesús, de 64 años, en diálogo con la Bundesliga en Español.

Por aquellos años, los cubanos eran el cuarto mayor grupo inmigrante en la RDA. "Miles de estudiantes cubanos estuvieron en las universidades de Berlín, Rostock, Dresden, entre otras ciudades. Existe un vínculo muy fuerte de los cubanos de mi generación con la ex RDA", explica Roberto 'Bobby' Díaz.

El 1. FC Lokomotive Leipzig fue el club que despertó el amor por el fútbol en los cubanos que viajaron a la RDA © imago

'Bobby', de 61 años, se enamoró del fútbol durante su estadía en Leipzig. La Fußball-Oberliga, la máxima categoría del fútbol en Alemania Oriental, despertaba en los cubanos una pasión inédita. El contagio del amor por el fútbol les fue inevitable y, paulatinamente, desarrollaron una empatía por sus ciudades adoptivas que se prolongó en el tiempo.

Todo por el FC Lokomotive Leipzig

Ambos, Jesús y 'Bobby', enamorados del FC Lokomotive Leipzig, regresaron a Cuba para ver cómo el paso del tiempo generaba un cambio de paradigma en el deporte de su tierra. Asistieron al declive de la liga cubana de béisbol, que vio a sus mejores exponentes marcharse a Estados Unidos, sobre todo en la última década.

Con el tiempo, el béisbol dejó de llenar el apetito deportivo de su gente. Actualmente, sólo se emite un juego de las Grandes Ligas por semana (en diferido, los domingos por la noche) y eso ha coincidido con el renacimiento del fútbol.

Por un lado, porque a los jóvenes les resulta más barato jugarlo —un balón cuesta menos que un bate, un guante y una bola— y, por el otro, la televisión nacional transmite mucho fútbol europeo, incluida la Bundesliga. Por sus éxitos, el Bayern Múnich y el Borussia Dortmund comenzaron a sumar adeptos en la isla, pero no llenaron los corazones de Jesús y 'Bobby'.

Nace 'Mei Leipzsch', el Fans Club

Ellos siempre estuvieron sentimentalmente involucrados con Leipzig, la ciudad que los acogió y los conectó con el fútbol. Pero su fidelidad finalmente encontraría el marco ideal para desarrollar un viejo sueño.

El impactante proyecto del RB Leipzig irrumpió en la Bundesliga, que vio como una entidad creada en 2009 se abría paso rápidamente desde la quinta división, consagrándose subcampeona de la Bundesliga y clasificando de forma directa para la UEFA Champions League en su campaña de estreno.

Así escaló el RB Leipzig en sólo ocho años

Jesús Írsula y 'Bobby' Díaz se maravillaron con el éxito deportivo sustentado en una base de jugadores jóvenes, que jugaba con valentía y con un estilo admirable. Las gestas de Timo Werner, Willy Orban, Naby Keita y Emil Forsberg, entre otros, llenaron sus corazones y les dieron el impulso que necesitaban.

Las banderas de Cuba y Alemania, unidas por en club de fans del RB Leizig de La Habana

"Siempre quisimos hacer un club de amigos llamado 'Leipzig', es una idea que tenemos desde los años 90. Nuestra idea era juntar a los estudiantes y trabajadores que estuvieron en Alemania del Este para mantener vivos los recuerdos, porque con la unificación todo se perdió. La aparición del RB Leipzig nos dio un nuevo impulso", aclara 'Bobby'.

Y la historia fue simple. "Un amigo nuestro llamado Lázaro, que estudió en Leipzig pero tiene amigos en Dortmund, propuso la idea de hacer un Fans Club del BVB. Ahí yo le dije 'nosotros tenemos que apoyar al RB Leipzig'. Jesús acogió mi idea y decidimos avanzar. Activamos nuestros contactos con amigos de allá que son hinchas de Los Toros y con su apoyo fundamos el Fans Club, que se llama 'Mei Leipzsch' (término que utilizan los sajones que significa 'Mi Leipzig')”, explica 'Bobby' Díaz, quien actualmente trabaja de guía turístico en La Habana.

Identificados con Leipzig

"Nuestra identidad está en Leipzig. No somos ni del Bayern ni del Dortmund, somos del Leipzig porque allí pasamos una importante fase de nuestra vida. Cuando estás en un país que no es el tuyo, surge una afiliación cultural con esa tierra y el RB Leipzig nos representa", agrega Jesús Írsula, actualmente traductor e intérprete del idioma alemán y traductor literario hace más de 25 años en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

El UNEAC, donde se reúnen desde hace varios años todos los miércoles aproximadamente a las 17 horas, fue el primer bastión de las ideas de Jesús Írsula y Roberto 'Bobby' Díaz. Junto a Jorge Hernández e Ivan Muñoz, otros dos cubanos que viajaron a la Alemania Oriental, dieron rienda suelta a su proyecto. Detrás de las reuniones en los bares y la celebración de los goles de Los Toros, se esconde un ambicioso deseo.

El fortín del RB Leipzig en La Habana

El Centro Vasco, un bar de La Habana fundado en 1954, que está ubicado en en Avenida 3º y Calle 4, se convirtió en su sede para ver los juegos del RB Leipzig. Allí se celebró la creación oficial de la peña el 22 de noviembre de 2017.

"Aprovechamos la llegada de una amiga nuestra de Leipzig que venía de turista a La Habana y nos traía camisetas con nuestros nombres, para hacer una reunión en el Centro Vasco. Aquí en Cuba las conexiones de Internet son escasas y lentas, y no todos tienen satélite para ver fútbol extranjero, pero ese bar se ha convertido en nuestro lugar para ver los partidos", detalla Jesús Írsula, elegido esa noche Presidente del Fans Club.

Los integrantes de la peña cubana del Leipzig se reúnen en el Centro Vasco, un famoso bar de La Habana

'Bobby' Díaz explica a su vez que detrás de cada camiseta hay un esfuerzo y una generosidad muy particular: "Tenemos muchos amigos en Alemania y ellos nos ayudan. Una amigo nuestro que es banquero en Düsseldorf nos consigue camisetas. Ya nos trajo 12 y en febrero van a llegar otras 12. Todas llevan el dorsal 12, porque están los 11 jugadores y nosotros somos los que apoyan. Las camisetas son muy caras para nosotros, en Alemania cada una cuesta 90 euros. No podríamos pagarlas. Por fortuna, ellos nos las regalan y gracias a esa ayuda podemos tenerlas".

Un club que está creciendo

Poco a poco se fue corriendo la voz sobre el club de aficionados del RB Leipzig en Cuba, que con el paso de los días sumó más fanáticos a sus filas. Y no sólo gente mayor como sus creadores, las nuevas generaciones también simpatizaron rápidamente con Los Toros.

Actualmente, la peña se compone de 35 personas, de entre 12 y 65 años. "Se nos han unido nuestros hijos y amigos. Hay jóvenes que saben más del club de lo que sabemos nosotros. La juventud cubana hará que nuestro club crezca cada vez más. Por ejemplo, el hijo de un vecino mío cuando le hablé del Leipzig ya sabía más que yo", dice Jesús Írsula, en referencia a Alejandro Daniel Bencosme Castro, un joven que ha tomado un papel importante en el grupo.

Alejandro, de 20 años, quien trabaja como taxista para pagar sus estudios de inglés, siempre jugó al fútbol con sus amigos en la Ciudad Deportiva de La Habana. Cuando la Bundesliga comenzó a ser transmitida en su país, quedó perplejo al ver que un club recién ascendido daba cátedra en cada partido. Se enamoró del RB Leipzig y la peña le cayó del cielo.

"Comencé a seguir a la Bundesliga porque, aunque el fútbol no es primer deporte aquí en Cuba, la liga alemana es transmitida por televisión. Me interesé por la historia del Leipzig cuando ascendió a la primera división. Y un día Jesús, que es como un tío para mí, me llamó y me dijo '¿Conoces al Leipzig? Hemos creado la peña'. Decidí unirme y somos una familia", explica el joven que ahora maneja las redes sociales del Fans Club.

En su segunda temporada en la élite del fútbol alemán, el RB Leipzig sigue peleando por puestos europeos. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

"Nuestra simpatía con el el club nace de que nos atrae porque es un equipo joven. Hay muchos equipos consagrados, como Bayern, Dortmund o Schalke, pero el Leipzig era de la quinta división y fue subcampeón de la Bundesliga. Me gusta la gente que viene de abajo y escala con mucho esfuerzo", argumenta Írsula.

"Cuando estudiamos en Alemania, existía el FC Lokomotive, pero era un equipo que no trascendía. Por primera vez, la ciudad de Leipzig cuenta con un equipo que lucha por ganar la Bundesliga y pelea en la Champions League. Esa fuerza que tuvo la ciudad para recuperarse y llegar a convertir un equipo joven en grande, es admirable para nosotros", aclara Díaz.

"A cualquier persona que le guste el fútbol le llama la atención el RB Leipzig. Ver a un equipo que eran tan chico ante los mejores de Europa fue fenomenal. Antes seguía al Real Madrid, pero mi amor por el Leipzig es para siempre", confiesa el joven Castro.

La "revolución cubana" empieza con el  Leipzig

Sus planes a futuro tienen mucho vuelo. Al igual que el equipo al que apoyan, que logró un crecimiento sensacional, los hinchas cubanos del RB Leipzig quieren que su modesto Fans Club termine de consolidar al fútbol como deporte principal en Cuba.

Su primer paso consiste en que el club los reconozca como peña oficial. "Estamos en el proceso para que el RB Leipzig nos reconozca oficialmente. Daniel Tckeckardt, gerente de relaciones internacionales de la Universidad de Leipzig, que tiene muy buena relación con quienes gestionan los Fan Club, es quien está haciendo las gestiones para conseguirlo. Dentro de poco seremos oficializados", adelanta 'Bobby' Díaz.

La peña del RB Leipzig en Cuba actualmente tiene 35 miembros, de entre 12 y 65 años

El Vocero reconoce que si consiguen esa validación, podrán comenzar a tejer nexos con la ciudad que los cobijó hace algunas décadas y concretar sus sueños: "Queremos desarrollar las relaciones con la ciudad de Leipzig y apoyar el fútbol infantil en La Habana. Queremos conseguir ayuda material y logística e impulsar, desde nuestras modestas posibilidades, el desarrollo del fútbol, que ha cogido un auge increíble y casi reemplaza al béisbol en Cuba. Otra cosa que queremos hacer es dar clases de alemán a los miembros de la peña y hacerlo extensivo a cualquiera que se interese por el idioma".

En su horizonte, el presidente de la peña, Jesús Irsula, vislumbra un camino largo y que requiere esfuerzo. Podrá parecer un soñador más en Cuba, pero sus palabras transmiten un entusiasmo asombroso. La historia del RB Leipzig lo inspira a crecer a pasos agigantados: "Hemos reiniciado las relaciones entre el deporte cubano y el alemán. Queremos que el Fans Club haga conocido al equipo aquí en Cuba, sobre todo en los jóvenes y que de allí salgan varias aristas. Esperamos a futuro tener un pequeño grupo de niños que juegue apadrinados por el RB Leipzig y eso ayude al fútbol cubano. El camino no es fácil, pero estamos soñando".