Resumen

  • El mexicano siempre se recupera antes de lo previsto.
  • En un tiempo de 15 meses ha sido operado en tres ocasiones.
  • Se especuló que podría perderse el Mundial, pero tuvo un regreso increíble.

El mexicano Carlos Salcedo no solo regresó en tiempo relampago a los entrenamientos del Eintracht Frankfurt sino que a escasos dos meses de su rotura de ligamentos en el tobillo izquierdo ya está de nuevo en las canchas para reforzar al equipo sorpresa de la actual temporada de la Bundesliga. Una increíble capacidad de recuperación que tiene la estrella azteca del Eintracht Frankfurt y que le ha permitido volver antes de lo previsto siempre que cayó lesionado. ¡Conozca la historia del luchador!

La gran capacidad para superar las adversidades es una característica que bien podría definir al pueblo azteca. Los ancestros de los mexicanos fueron una civilización guerrera que nunca se rindió ante nada ni nadie. Esta cualidad la lleva Carlos Salcedo en la sangre. El central del Eintracht Frankfurt ha tenido muchos retos en su carrera en forma de lesión, pero todos los superó con creces. Es un titán que no se deja vencer y que cuenta con un físico sorprendente que ha superado rápidamente las lesiones.

El último, tras su lesión en los ligamentos del tobillo izquierdo que sufrió en la Fecha 2 de la presente temporada. El 21 de octubre, apenas mes y medio después de ser operado, Salcedo comenzó a entrenar con diversas precauciones. Este miércoles 14 de noviembre se ejercitó con total normalidad, cumpliendo con lo que le dijo a la Bundesliga en Español de que regresaría en menos de 10 semanas. ¡Listo para jugar!

Cronología de regresos espectaculares

En la última edición de la Copa Confederaciones, disputada en el verano del 2017 en Rusia, Carlos Salcedo llegó como flamante refuerzo del Eintracht Frankfurt para la temporada 2017/18. Días antes del inicio de la competencia, el jugador mexicano fue presentado con Las Águilas y aunque llegó motivado con el Tricolor lamentablemente no pudo jugar muchos minutos del certamen. En el segundo juego del equipo mexicano, una carga del neozelandés Chris Wood mandó al suelo a Salcedo, el cual terminó muy lastimado. Aquella fue la primera lesión de gravedad en su carrera.

El Titán sufrió una lesión en el ligamento acromioclavicular de su hombro izquierdo y fue dado de baja del torneo porque debía operarse. La intervención fue un éxito y se especuló que la lesión lo tendría fuera de acción al menos tres meses. Su debut en Bundesliga tuvo que esperar, pero no tanto. Salcedo volvió a los entrenamientos tan sólo dos meses y 10 días después de esa lesión y debutó en la Fecha tres del torneo ante el Borussia Monchengladbach, 20 días antes de los esperado.

Después de una campaña de ensueño con el Eintracht llegó otra fuerte lesión para el mexicano a finales de temporada y de nueva cuenta con la selección mexicana. Fue en marzo del 2017 en un duelo de preparación de carácter amistoso contra Croacia donde volvió a romperse la clavícula. Otra vez al quirófano y las alarmas se encendieron por la cercanía al mundial de Rusia 2018.

Los pronósticos no eran alentadores porque se creía que iba a estar tres meses fuera de acción, pero Salcedo lo volvió hacer. De manera milagrosa, regresó tan sólo 30 días después de la operación, le dio tiempo de jugar los últimos dos partidos de la Bundesliga y llegó a tope a su primera Copa del Mundo, donde demostró porque es uno de los mejores defensores del campeonato alemán.

En la Fecha 2 ante el SV Werder Bremen, Salcedo volvió a sufrir un nuevo percance en forma de lesión. © imago / Hartenfelser

La última lesión llegó de nuevo pronto. En la Fecha 2 ante el SV Werder Bremen, Salcedo sufrió una rotura de ligamentos en su tobillo izquierdo que lo mandó de vuelta a una sala de operaciones. Su tercera visita en menos de 15 meses. Los primeros reportes médicos dieron a conocer que podría volver en un lapso de dos a tres meses, pero Salcedo apostó por una recuperación antes de las 10 semanas y ha cumplido. ¡Un prodigio!