Resumen

  • Thomas Tuchel consiguió su primer título con el BVB.
  • Una genialidad de Dembelé abrió el marcador, solo para ser respondido por un zapatazo de Revic.
  • El técnico del BVB cerró la temporada con un trofeo y sin perder en casa.

Thomas Tuchel estrenó su palmarés como técnico del BVB tras 90 minutos de pelea entre iguales. Borussia Dortmund venció al Eintracht Frankfurt 2-1 para así consagrarse campeón de la Copa Alemana 2016/17.

El Borussia Dortmund de Thomas Tuchel y el Eintracht Frankfurt de Niko Kovac, dos de los entrenadores más celebrados de la Bundesliga, se midieron por el preciado trofeo de la Copa Alemana. Finalmente, el técnico de Los Negriamarillos, en su primera final desde que dirige al BVB, terminó triunfante.

La genialidad de Dembelé, el atrevimiento de Pulisic y la certeza de Aubameyang materializaron el plan maestro de un Tuchel que superó en acierto táctico a su homólogo del Eintracht. De esta forma, Tuchel cierra la temporada de manera impecable, levantando un trofeo y sumando años sin conocer la derrota en casa. Un balance sin duda positivo.

Así fue la final de la Copa Alemana

Borussia Dortmund no desperdició tiempo e intentó conseguir la delantera desde el puntapié inicial. Lo consiguieron, cortesía de Ousmane Dembelé. El héroe de las semifinales aparecía para abrir el marcador. No llegaríamos hasta el mediotiempo con ventaja del BVB, ya que Ante Rebic igualó las acciones pasada la media hora de partido. Las Águilas venían dominando el encuentro posterior al gol del Dortmund, y con el zapatazo de Rebic pusieron en aprietos a los favoritos.

El máximo goleador de la temporada en la Bundesliga anotó el gol decisivo en la final de la Copa Alemana. © imago / Weber

La segunda mitad se disputó en términos de iguales, con varios cambios de lado y lado buscando hacer la diferencia. La ventaja final del Borussia Dortmund llegó tras una falta del guardameta del Frankfurt, Lukas Hradecky, sobre Christian Pulisic dentro del área. Pierre-Emerick Aubameyang convirtió el penalti, y así tras un buen manejo de los tiempos hasta el pitazo final, el BVB se consagra campeón.