Resumen

  • Bajo su conducción el Borussia Mönchengladbach pasó de último a cuarto clasificado.
  • Con 18 años entrenó por primera vez tras hacerse cargo de un equipo juvenil.
  • En su casa tiene una pizarra donde todas las tardes corrige movimientos.

Cuando el Borussia Mönchengladbach perdió los cinco primeros partidos de la pasada temporada, pocos conocían a André Schubert. Con el equipo en último lugar, el club le encomendó la tarea de sustituir a Lucien Favre al frente de Los Potros. Éstos no tardaron en reaccionar y acabaron certificando la remontada con un impresionante cuarto puesto.

Ya en 1989, con apenas 18 años, André Schubert ejerció por primera vez como entrenador. Lo hizo en un equipo juvenil en su ciudad natal, Kassel, mientras tomaba estudios en Deportes y Filología Alemana. Fue tras una poco destacada carrera como jugador cuando Schubert decidió centrarse definitivamente en el oficio de técnico.

Después de un breve inicio en el KSV Baunatal, equipo en el que colgó las botas y donde además de dirigir al juvenil fue el encargado de gestionar la cantera, Schubert continuó su formación en la Federación Alemana de Fútbol, donde fue coordinador del fútbol base en el norte de Hesse entre 2002 y 2004. En 2006 obtuvo la licencia de entrenador siendo uno de los mejores de su promoción y tras ser asistente en las categorías Sub 15, Sub 16 y Sub 17 de la selección alemana, emprendió su carrera en solitario.

Raffael ha mejorado bajo las instrucciones del entrenador André Schubert y se ha convertido en figura clave del Borussia Mönchengladbach. © imago / Ulmer

SC Paderborn y St. Pauli

Desde sus inicios como preparador, André Schubert siempre mostró una especial predilección por el trabajo de base. En Paderborn, previamente a ser designado como primer entrenador, también fue responsable de las categorías inferiores. Ya en el cargo, que asumió en mayo de 2009, logró el ascenso a la Bundesliga 2 tras un gran final de temporada.

El St. Pauli fue su siguiente destino. Allí solo entrenó una temporada en la Bundesliga 2, donde terminó como 4° clasificado y tras la cual no volvió a dirigir un equipo hasta 2014, de nuevo en el fútbol base, al ser nombrado seleccionador alemán Sub 15.

Reconocimiento en Mönchengladbach

La gran oportunidad le llegó la temporada pasada y no la desaprovechó. Luego de comenzar al frente del filial del Borussia Mönchengladbach, André Schubert, en su debut en la categoría, llevó a Los Potros a completar una campaña histórica, ya que ningún equipo había sido capaz antes de remontar un último puesto en las primeras jornadas y terminar clasificado para competiciones europeas.

Schubert mostró su indudable capacidad táctica consiguiendo armar un equipo flexible, capaz de alternar entre varios sistemas de juego, aunque el 3-5-2 parece hoy el dibujo más claro de cara a esta temporada. Y él lo tiene claro. “Queremos ser capaces de actuar y reaccionar de manera flexible. Por otro lado no queremos hacerlo demasiado complicado”, dijo recientemente.

Sus jugadores parecen haber captado el mensaje y la pizarra de color verde que decora su salón, y donde ajusta movimientos dos o tres horas todas las tardes, seguro que tendrá trabajo esta temporada. El estratega de Los Potros quiere seguir haciendo historia.