El DT Florian Koehfeldt ha logrado unir y potenciar a sus dirigidos. - © imago images / Nordphoto
El DT Florian Koehfeldt ha logrado unir y potenciar a sus dirigidos. - © imago images / Nordphoto
bundesliga

Lo que debe temer el Bayern del Werder Bremen

El conjunto verdiblanco está realizando una destacada temporada que lo ha posicionado en las semifinales de la Copa Alemana. Analizamos algunas de las claves que el técnico Nico Kovac tendrá que sortear este miércoles en el Weser-Stadion.

FC Bayern München no lo tendrá nada de fácil en la semifinal de la Copa Alemana ante el SV Werder Bremen del DT alemán Florian Kohfeldt (miércoles, 20:45h CEST). Prueba de ello, fue el ajustado triunfo (1-0) de Los Bávaros ante Los Verdiblancos en el Allianz Arena el pasado sábado por la Fecha 30 de la liga alemana.

Y es que el conjunto de Bremen ha realizado, en líneas generales, una destacada temporada, con una sabia mixtura entre experiencia y juventud, pero por sobre todo con un fútbol dinámico e intenso, marcando muchos goles (tanto de local como de visita), con un liderazgo potente por parte de Florian Kohfeldt y logrando ser muy fuertes como locales. Todo ello, son algunas de las clave que el Bayern deberá enfrentar cuando visiten el temido Weser-Stadion.

¿GOLES? SÍ, SIEMPRE MARCAN

Una de las características más llamativas del Werder Bremen en esta temporada es su temible olfato goleador, ya sea en su estadio o como visitante. Prueba de ello, es que tanto en Bundesliga como en la Copa Alemana, Los Verdiblancos siempre anotan al menos, un gol. Un gran registro a nivel europeo, que solo compartía con el PSG, y que justamente lo perdió en la pasada Fecha 30, cuando cayeron por la mínima ante el FC Bayern München en el Allianz Arena. Como reza la frase: goles son amores y el Werder Bremen lo lleva al pie de la letra.

DE LOCAL SON FUERTES

El Werser-Stadion parece, a estas alturas, un bastión duro de roer. En la actual temporada de la Bundesliga y en la Copa Alemana, solo han perdido en tres ocasiones ¿Su última derrota? El 1 de diciembre, precisamente, ante Los Bávaros (1-2) en la Fecha 13 de la Bundesliga. Desde aquella vez, los pupilos de Florian Kohfeldt no conocieron derrota alguna. En suma, en todas las competiciones, Los Verdiblancos en casa llevan siete triunfos, seis empates y solo tres derrotas. Mirando los números, el cuadro muniqués tendrá que luchar y buscar los puntos débiles de los locales para llegar a la final.

LA LIBRETA DE KOHFELDT

Este enérgico entrenador, gusta de jugar de forma dinámica y ofensiva. Habitualmente suele jugar 4-3-3, con tres centrocampistas de buen manejo de pelota y extremos que también puedan aparecer por dentro, aunque también a su equipo se lo ha visto posicionarse en un 4-1-4-1, ya que el DT no le escapa a la flexibilidad.

La zona media ha tomado mucha relevancia en sus estrategias. El tándem compuesto por el mediocentro y los interiores son el eje, marcan el pulso del equipo y dan sentido a la gran movilidad colectiva. Se sienten cómodos con la posesión del balón y sólo cuando se abren espacios en el sistema del rival prueba con pases verticales. "Lo que hace ‎Florian Kohfeldt (DT del Bremen) aquí es algo especial. Todos los jugadores están muy contentos con él. La mezcla entre jugadores jóvenes y con experiencia siempre es importante. Nosotros tenemos esa mezcla, por eso nos va bien en estos momentos", opinó Pizarro en su oportunidad.

La experiencia de Claudio Pizarro será un valor añadido para hacer frente a la semifinal ante el Bayern. - imago/Bernd König

UN CUADRO EQUILIBRADO

Las líneas del Werder Bremen han alcanzado un equilibrio que permite hablar de un equipo sólido y compacto. En la retaguardia se ha hecho fuerte la pareja de centrales Niklas Moisander y Milos Veljkovic y en la zona media la experiencia de Nuri Sahin, Davy Klaasen y Kevin Möhwald ha logrado estabilidad y confianza. Pero ha destacado sobretodo el talento del alemán Maximilian Eggestein (22 años) quien se ha transformado en un titular indiscutido que le ha valido, incluso, ser llamado a la Selección Alemana. Y en la delantera, uno que no falla, Max Kruse y el joven kosovar Milot Rashica (22 años) que en la segunda parte de la temporada ha ganado inusitado protagonismo a fuerza de goles.

Como vemos, cuatro factores importantes, que hacen del Werder Bremen un equipo sólido, con hambre de gol, con una mezcla de jugadores jóvenes y experimentados y que se hacen fuerte en su estadio frente a su hinchada. Bayern München tendrá que sortear estas vallas y volcar su mejor versión para intentar llevarse la clasificación. Ahora solo queda que ruede el balón en el Werser-Stadion.