El RB Leipzig de Julian Nagelsmann usa muy bien el recurso de los balones detenidos. - © Alex Grimm/Bongarts/Getty Images
El RB Leipzig de Julian Nagelsmann usa muy bien el recurso de los balones detenidos. - © Alex Grimm/Bongarts/Getty Images
bundesliga

VEA: Análisis táctico de las jugadas de balón detenido del RB Leipzig

Le mostramos cómo Los Toros de Julian Nagelsmann son expertos en aprovechar las faltas, los tiros de esquina y penaltis a favor para marcar goles a sus rivales.

Un buen equipo de fútbol es el que logra dominar muchos aspectos del juego e imponerse en las distintas fases que tiene un partido. Mientras más herramientas y recursos tenga, más propenso será al éxito. Y nadie puede negar que el RB Leipzig de Julian Nagelsmann logra superar a sus rivales en varios rubros cada encuentro, entre ellos, en los balones detenidos.

Los Toros se han convertido en el equipo que mejor aprovecha las "jugadas estándar" en la Bundesliga: de sus 68 goles en 25 partidos, 16 han sido a través de pelotas paradas. Es decir, aproximadamente una de cada cuatro anotaciones viene por esa vía... ¿Cómo es posible? Aquí lo analizamos.

VEA: ANÁLISIS DE LOS BALONES DETENIDOS DEL RB LEIPZIG

LA MOVILIDAD

En cada falta o tiro de esquina hay un punto neurálgico que es donde caerá el balón y hacia donde atacaron los jugadores del RB Leipzig. Mientras más efectivos lleguen a esa "zona de peligro", más serán las posibilidades de anotar.

También existe otra variante: primero atraen a sus rivales todos juntos y cuando parte el envío corren cada uno a ocupar un espacio específico para rematar. Allí los jugadores de Los Toros trabajan en pareja para los movimientos de distracción.

LOS EJECUTORES

Sea cual sea el recurso utilizado en los balones detenidos, es muy importante que haya un buen ejecutor. Christopher Nkunku y Angeliño se han transformado en lanzadores expertos y garantizan que la pelota viajará de la forma correcta para generar peligro. A eso se le suman Marcel Sabitzer y Emil Forsberg para lanzar faltas directo a portería, y Timo Werner como un experto en penaltis.

Cada equipo tiene su fortaleza y no hay duda que en Leipzig el balón parado es un recurso que da grandes alegrías.