Ningún equipo fue mejor local que el Union Berlin en la Bundesliga 2 del 2018/19. - © Stuart Franklin/Bongarts/Getty Images
Ningún equipo fue mejor local que el Union Berlin en la Bundesliga 2 del 2018/19. - © Stuart Franklin/Bongarts/Getty Images
bundesliga

¡Así es el recién ascendido Union Berlin!

Ubicado en un bosque al sudeste de la capital, hay una pequeña bombonera donde juega el Union Berlin, el más reciente debutante en la máxima categoría del fútbol alemán. Bundesliga En Español le presente a un equipo sin igual, donde la lealtad y amor por los colores, más que un cliché, es una forma de vivir.

El 1.FC Union Berlin vino a ser el más reciente en conseguir su cupo en la Bundesliga, después de una dramática eliminatoria en la Relegation contra el antepenúltimo de la primera división de la temporada pasada, el VfB Stuttgart.

Fundados en 1966 formalmente, pero sobre las ruinas del FC Olympia Oberschöneweide iniciado en 1906, el Union sería de los clubes que se incorporaría a la Bundesliga una vez caído el Muro de Berlín y finalizada la Guerra Fría. Al ser parte del sector oriental de Berlín, el conjunto rojiblanco militaba en la liga de la República Democrática de Alemania hasta el fin de la misma república.

Siempre fueron un equipo de actuaciones deportivas modestas, nunca pudiendo alcanzar la Primera División previo a esta oportunidad, y no habiendo alcanzado la Bundesliga 2 sino hasta el 2001, después de conseguir el campeonato en la Liga Regional Norte y ganado una repesca ante el VfL Osnabrück. Su estabilización en la segunda categoría llegó en el 2008/09, desde cuando no han vuelto a descender.

Su momento más brillante vino en 1986, cuando se erigieron como campeones de la ahora extinta Copa Intertoto. Otros momentos de trascendencia, incluyen haber clasificado a la segunda ronda de la Copa UEFA 2001/02, así como una final de la Copa Alemana en el 2001.

En sus años de la República Democrática, Union Berlin fue campeón de la Copa FDGB en 1968 y finalista en 1986.

Ubicado en un barrio de clase trabajadora, sus aficionados han sido históricamente empleados del parque industrial de la capital, especialmente de la industria del acero, origen del apodo de 'Acereros' que decora al conjunto berlinés.

Pero pese a su clara demarcación como equipo de trabajadores, fue aglutinando apoyo en las comunidades de hippies y punks de Berlín, quienes veían en el club un lugar donde ir a canalizar sus frustraciones de una forma más positiva. Así, las puertas del Alten Försterei no serían exclusivamente para los vecinos de la zona de Köpenick, sino para todo aquel con una opinión crítica.

VEA: ¡ASÍ CELEBRÓ UNION BERLIN SU ASCENSO A LA BUNDESLIGA!

CALIDAD MÁS QUE CANTIDAD

No serán ni el club más seguido de Alemania, ni tendrán la masa social más voluminosa de la Bundesliga,  pero la pasión y entrega en un partido de Los Acereros, no se compara. Gritones, parranderos e incondicionales, los aficionados del FCU valen por dos. En total, el Union cuenta con poco más de 21.500 asociados, convirtiéndola en el segundo club deportivo con más afiliados en toda la capital alemana, sólo detrás del Hertha BSC. También está entre los 25 clubes alemanes con más asociados.

La afición hace justicia al nombre del club, ya que la unión entre entidad e hinchas es una sin igual. Diversas iniciativas han sido organizadas por los incondicionales rojiblancos en aras de salvar a su club, uno que nunca ha contado con la dicha de tener los ingresos que conlleva jugar en la Primera División.

Los humildes orígenes de este equipo significa que no siempre se ha tenido solvencia económica. Y los apuros se tradujeron en iniciativas como "Sangrar por Union", en la que los aficionados donaron sangre para recaudar fondos destinados a crear una masa económica necesaria para poder participar en la Liga Regional, durante la temporada 2004/05. A la par, las peñas aficionadas organizaron una venta de camisetas especiales, conciertos de rock y hasta un amistoso contra el "hermano consanguíneo" del Union, FC Sankt Pauli, para conseguir el dinero restante.

Las crisis económicas han servido para gestos épicos por parte de la afición, quienes incluso pusieron de su propio tiempo para construir remodelaciones requeridas al estadio para la promoción a la Bundesliga 2.

Pero sin lugar a dudas, lo más singular del Union Berlin, es su celebración de la Navidad, la cual incluye un recital en el estadio, a máxima capacidad, de villancicos. Un ambiente de fraternidad y calidez se adueña de quienes asisten a lo que es un hito en el calendario, no sólo del Union, sino de toda Berlín.

El Stadion An der Alten Försterei cuenta con una capacidad de 22.012 espectadores, de las que apenas 3.617 ocupan asientos. - imago images / Matthias Koch

UNA PEQUEÑA BOMBONERA

El Stadion An den Alten Försterei, el Estadio en el Viejo Forestal, es la casa donde se congregan Los Acereros. Con una capacidad de 22.180 espectadores, está lejos de ser el más grande de la Bundesliga. Pero su afición se encarga de hacer sentir a la visita tan poco bienvenida como sea posible. Resulta impresionante presenciar una barrera de sonido que abarca los 360 grados en un recinto limitado a una platea de asientos de 3.700 puestos, siendo los más de 18.000 boletos restantes para el público que va de pie, abarrotando un estadio que se vuelve caldera.

El secreto está en la cercanía de la afición al campo. Prácticamente al borde de la línea de cal, la inmersión es total en el Alten Försterei. El hecho que haya más capacidad para espectadores de pie que sentados, sólo añade a ese ambiente intimidante pero inignorable.

Miles de berlineses viajaron junto al Union al Mercedes Benz-Arena de Stuttgart para la idea de la Relegation contra el VfB. - imago images / Michael Weber

CÓMO LLEGARON A LA BUNDESLIGA

Culminaron la campaña regular 2018/19 ubicados de terceros en la clasificación de la Bundesliga 2, con 57 puntos, mismos que el SC Paderborn que fue segundo. Dicho puntaje le valió para quedar por delante del Hamburger SV y sus 56 unidades, así como del FC Heidenheim y los 55 puntos recogidos en su temporada.

De esos 57 puntos, 38 llegaron en el Alten Försterei de Köpenick, distrito de Berlín donde habitan Los Acereros. Esta marca no tiene igual en la temporada pasada, y el mejor local la consiguió ganando 11, empatando cinco y perdiendo apenas uno de sus 17 encuentros en casa.