Uli Hoeneß ha estado prácticamente toda su vida ligado al FC Bayern München. - © DFL Deutsche Fußball Liga GmbH
Uli Hoeneß ha estado prácticamente toda su vida ligado al FC Bayern München. - © DFL Deutsche Fußball Liga GmbH
bundesliga

Este es el perfil de Uli Hoeneß, el hombre que convirtió al Bayern Múnich en un grande del fútbol mundial.

Para entender la historia del FC Bayern München es necesario conocer a la figura que ha ejercido de verdadero arquitecto de la entidad. Uli Hoeneß, que en la Junta general anual del Bayern del viernes 15 de noviembre no se presentará a la reelección, tiene una vida ligada a Los Bávaros. Le contamos todo sobre este auténtico innovador dentro de la Bundesliga, máximo exponente del "Mia San Mia".

El pasado 29 de agosto Uli Hoeneß (67 años) anunció que no se presentará a la reelección como presidente del club en la Junta General Anual del FC Bayern München eV del próximo 15 de noviembre de 2019. Hoeneß recomendó a los miembros del Consejo Administrativo nominar a Herbert Hainer -expresidente de adidas- como su sucesor para el cargo de Presidente del FC Bayern Munich eV. El Consejo Administrativo decidió por unanimidad nominar a Herbert Hainer como candidato a la presidencia, así como a Dieter Mayer y Walter Mennekes, actualmente primer y segundo vicepresidentes de la entidad, respectivamente. No obstante, Hoeneß continuará como miembro del Consejo de Supervisión mientras dure su nombramiento hasta noviembre de 2023.

La historia de Uli Hoeneß inició en Ulm (Baden-Wurtemberg) el 5 de enero de 1952. A 156 kilómetros del lugar que lo vio crecer está Múnich, la ciudad en la que desarrollaría su carrera profesional en todos los sentidos. A pesar de llegar al club muniqués con 18 años siendo un prometedor delantero, su trayectoria futbolística quedó truncada tras sufrir una grave lesión. Sin embargo, el club entendió que sus virtudes podrían ayudar a la entidad más allá del terreno de juego. Desde 1979 ejerció de director general durante la etapa de mayor crecimiento del que a día de hoy, es uno de los clubes más importantes del mundo.

SONRISAS Y LÁGRIMAS COMO FUTBOLISTA

El nombre de Uli Hoeneß está vinculado al Bayern desde 1970, momento en el que desembarcó en su nuevo club abandonando la academia del equipo de su ciudad. Con Los Bávaros disfrutó de una prolífica carrera compartiendo vestuario con futbolistas como Franz Beckenbauer, Sepp Maier o Paul Breitner, y formando delantera junto a Gerd Müller y Karl-Heinz Rummenigge. Su maestro fue Udo Lattek.

Hoeneß se movía en las posiciones más ofensivas. Diestro, aunque hábil con la pierna izquierda, se trataba de un futbolista con una brillante conducción en velocidad y aunque partía desde banda, le gustaba trazar diagonales para buscar las debilidades del rival por el interior.

Como jugador disputó un total de 250 partidos en la Bundesliga de los cuales 239 fue con la camiseta del FC Bayern. Hoeneß consiguió 86 goles y ofreció 53 asistencias a lo largo de su carrera en Alemania. En 1975 sufrió una lesión en su rodilla que le apartaría definitivamente de los terrenos de juego con 27 años cuando intentaba aferrarse al fútbol en el 1. FC Nürnberg. A pesar de su temprana retirada, Uli Hoeneß logró una Copa Alemana, tres títulos de Bundesliga, otros tres de Liga de Campeones. Además, con Die Mannschaft, ganó una Copa de Europa y un Mundial (1974).

EL DIRECTIVO QUE CAMBIÓ AL BAYERN

Tras abandonar los campos de juego, Hoeneß empezó a construir el nuevo Bayern. En su mente siempre existió el deseo de convertir a un club pequeño en una marca global. En 1979, los principales ingresos del club bávaro provenían de la venta de entradas (85% del presupuesto), siendo la primera obsesión del nuevo director general atenuar la dependencia de este tipo de ganancias. Para ello, visitó Estados Unidos para aprender de la gestión financiera de las entidades pertenecientes a las grandes ligas como la NBA o la NFL. Aún vendiendo más entradas que nunca, Hoeneß redujo dichos ingresos al 10% del total de lo percibido, reflejando el crecimiento de la marca en otros sectores económicos.

Uli Hoeneß se retiró del fútbol a los 27 años y rápidamente empezó a trabajar en los despachos del FC Bayern. - imago/WEREK

En 1982 existe un punto de inflexión en la vida del ex presidente del Bayern: sufrió un accidente de avioneta cuando se dirigía hasta Hannover para presenciar un partido entre las selecciones de Alemania Occidental y Portugal junto a tres amigos. Las consecuencias fueron trágicas. Solo se salvó Uli Hoeneß al estar en la parte trasera de la avioneta mientras dormía. El directivo del club bávaro sufrió una fuerte conmoción cerebral y diversos traumatismos, siendo encontrado totalmente desorientado por un guardabosques. Paul Breitner y Karl-Heinz Rummenigge, excompañeros y amigos, afirmaron tras visitarle en el hospital que el carácter de Uli cambió, transformándose en una persona más cercana y con mayor sensibilidad.

Tras reponerse a la tragedia, además de multiplicar la economía del club, ganar títulos y convertirlo en uno de los clubes con mayor crecimiento del planeta, Uli Hoeneß inculcó el Mia San Mia. Y no es menos importante. Una filosofía cuyos valores son la responsabilidad, el respeto, la confianza, la innovación, la responsabilidad financiera, la colaboración, la alegría y sobre todo, la familia. Sus puertas siempre estarán abiertas para aficionados, así como para antiguos jugadores y técnicos.

EL PRESIDENTE MÁS QUERIDO

Entre 2002 y 2009, Hoeneß fue vicepresidente del FC Bayern München, centrando sus funciones en temas relacionados con la primera plantilla, el filial, los patrocinadores y las licencias. Posteriormente, sustituyó a Franz Beckenbauer como presidente del club asumiendo la total responsabilidad de la entidad.

Karl-Heinz Rummenigge siempre ha elogiado a Uli Hoeneß, al que considera parte intrínseca del club. - imago images / DeFodi

La construcción del Allianz Arena o su última gran obra, la nueva Academia del FC Bayern, serán sus legados materiales más significativos, pero la gran victoria de Uli Hoeneß fue generar el crecimiento de los seguidores en el mundo de forma exponencial.

Sus peores momentos también le reforzaron. En 2014, los problemas con la justicia le apartaron del club durante 987 días. Tras quedar en libertad, el 98,5% de los miembros de la asamblea decidió confiar de nuevo en el hombre que los convirtió en un modelo deportivo a nivel mundial. En un discurso emotivo, el presidente prometió "no decepcionarles nunca más".

Un apoyo que refleja el trabajo realizado por un hombre que lo dio todo por el club de sus amores. Como dijo el propio Franz Beckenbauer, "es el hombre más importante en la historia del club". O como afirmó Karl-Heinz Rummenigge: "El padre de todos, el alma del Bayern Múnich".