La pizarra de Hansi Flick ha sido decisiva para el título de la Bundesliga del FC Bayern München. - © /
La pizarra de Hansi Flick ha sido decisiva para el título de la Bundesliga del FC Bayern München. - © /
bundesliga

La estrategia que hizo al Bayern campeón

El FC Bayern München acaba de conquistar su octava Bundesliga consecutiva y ya suma un total de 30 campeonatos alemanes. En Bundesliga en Español analizamos las claves de la estrategia que ha llevado de forma brillante al conjunto bávaro a un nuevo título de liga.

En una temporada que no arrancó de la mejor manera posible, la llegada de Hansi Flick, tras el cese de Niko Kovac, fue clave para la defensa del título. Flick asumió el papel de primer entrenador del FC Bayern München como una solución transitoria, pero los excelentes resultados y los rendimiento abrumadores del equipo líder de la Bundesliga convencieron a la directiva de otorgarle un contrato como DT en propiedad hasta 2023.

Desde la llegada del técnico alemán el Bayern voló hacia un nuevo título y gobernó el campeonato de forma apabullante con unas estadísticas demoledoras. En la 'Bundesliga en Español' analizamos las claves que han llevado a Los Bávaros de la mano de Hansi Flick a convertirse de nuevo en el mejor equipo de la primera división alemana.

VEA: ANÁLISIS TÁCTICO DE LOS SISTEMAS DE FLICK EN EL BAYERN

PRESIÓN ABRUMADORA

Sin duda, una de las claves del éxito desde la llegada Hansi Flick. En los primeros 10 partidos de liga de la mano de Kovac, el conjunto bávaro recibió de promedio 1,6 goles por partido. Desde que Flick ocupó el mando, los muniqueses han reducido ese promedio hasta el 0,7 (casi un gol menos partido). El Bayern de Flick se caracteriza por la axfisiante presión al contrario. Una vez que el rival pone en balón en juego, o tras pérdida de balón del propio equipo, tanto Lewandowski como Müller y los dos extremos (normalmente Coman y Gnabry) ejercen una presión alta sobre el rival.

En un ejercicio sincronizado, los dos mediocentros se pegan a sus homónimos contrarios, cerrando así cualquier línea de pase. La línea de cuatro defensas se adelanta hasta la línea del centro del campo, reduciendo aún más si cabe los espacios al contrario. Con ello, el rival se ve obligado a rifar la pelota con un desplazamiento en largo con toda la ventaja para los altos defensores bávaros. En caso de robo del balón el Bayern tiene no menos de cuatro jugadores en su ataque (más la llegada de alguno de los mediocentros) para armar una rápida jugada de gol con la defensa del rival aun formándose. Robo en campo contrario, dos-tres pases rápidos y definición. Esta ha sido la estrategia del Bayern en numerosos goles tras la llegada de Flick.

VEA: ASÍ DEFIENDE EL BAYERN DE HANSI FLICK

VELOCIDAD POR LAS BANDAS

En primer lugar hay que hacer referencia a los notables cambios en la defensa del Bayern tras la llegada de Hansi Flick. La larga lesión de Niklas Süle, unida a los contratiempos de Lucas Hernández y Javi Martínez, llevaron a David Alaba a ocupar la posición de central zurdo. Su plaza en el carril izquierdo fue entregada al joven e inexperto Alphonso Davies, quien de forma discreta se ha convertido en un fijo en las alineaciones del Bayern. El internacional canadiense no ha salido del once desde la llegada de Hansi Flick y se ha convertido en una de las sensaciones de la temporada. Es un jugador extremadamente rápido, con una descomunal velocidad punta, con gran aceleración para dejar atrás a cualquier rival cuando arranca en parado y con capacidad para cambiar de marcha cuando ya corre a alta velocidad. Todavía con margen de mejora en conceptos defensivos, en ataque muestra variedad de recursos: su largo recorrido le hace llegar hasta la línea de fondo una y otra vez, con multitud de buenos centros al área para las llegadas de los Lewandowski, Müller y compañía.

En el lado opuesto, Benjamin Pavard ha sido el hombre que ha ocupado el lateral derecho del conjunto bávaro. De carácterísticas muy distintas a Davies, el francés es un hombre muy difícil de sobrepasar, rápido para su envergadura, potente en el juego aéreo y descarado y con buen pie para irse al ataque cuando las cirscunstancias de partido lo permiten. El campeón del mundo es un referente en el juego aéreo de Flick, quien lo utiliza como hombre boya en jugadas a balón parado, donde ha marcado varios goles a lo largo de la temporada.

Los dos extremos, Kingsley Coman y Serge Gnabry, fundamentalmente, también han sido claves en el ataque de Flick. Los llamados a hacer olvidar a la Robery (Robben y Ribéry), empezaron de forma dubitativa, pero fueron creciendo a medida que fue avanzando el campeonato. Una de las claves desde la llegada de Flick fue las permutas en sus puestos. Si bien era Coman quien partía en la izquierda del ataque y Gnabry en la derecha, de vez en cuando alternaban sus posiciones, buscando así sorprender a la defensa rival. Gnabry ha vuelto a destaparse como goleador y asistente y con su desparpajo, velocidad, dribbling y gran definición es un referente en el ataque del equipo. Coman, que no ha rendido a su mejor nivel, es un jugador esencial por su desborde en carrera y su visión para el pase. Los dos jóvenes extremos son sendos puñales para romper defensas por fuera y por dentro. Su gran timing en el desmarque y su facilidad para encontrar al delantero centro los hace indispensables en los esquemas de Flick.

VEA: ANÁLISIS TÁCTICO DE ALPHONSO DAVIES

MEDIOCAMPO ROCOSO, PERO INTELIGENTE

La clave principal del grandísimo funcionamiento del centro del campo de Hansi Flick ha sido la consolidación en el puesto de mediocentro de Joshua Kimmich. A sus 25 años, se ha convertido en uno de los futbolistas más dominantes del panorama europeo. Y lo ha hecho desde el mediocentro, a través del balón. Kimmich es el motor que pone en funcionamiento la máquina futbolística de Hansi Flick. El técnico le ha dado toda la confianza y la manija de su equipo y el rubio jugador le ha devuelto esta confianza con soberanas actuaciones tanto con el balón en los pies como sin él. Posee un altísimo sentido del juego y una inteligencia innata para leer todo lo que ocurre en el campo y actuar en consecuencia. Siempre está en lugar correcto en el momento adecuado y casi nunca se equivoca. Con una gran visión periférica, dotado tanto para el pase corto como el largo, versátil donde los haya, de excelente calidad técnica y de los que nunca se arruga en las disputas. Kimmich está llamado a marcar una época tanto en el centro del campo del Bayern como en el de Die Mannschaft.

El otro puesto en el doble pivote lo han venido ocupando regularmente Thiago Alcántara y tras la lesión de este, Leon Goretzka. Thiago es el complemento perfecto para Kimmich. Ambos jugadores comparten muchas características y algunas diferencias. El español, posiblemente el jugador de más calidad de la plantilla, es un virtuoso del balón. Al igual que Kimmich tiene un altísimo sentido del juego y una excelente visión. Thiago es capaz de ver espacios donde no los ve nadie, pero no tiene tanto recorrido ni es tan vigoroso en los duelos como el jugador alemán. Mientras estuvo sano, el mayor de los Alcántara fue insustituible en el esquema de Flick. Tras su lesión el técnico alemán se sacó un conejo de la chistera y retrasó a Leon Goretzka hasta el doble pivote. De características muy distintas a Thiago, el exjugador del Schalke ha mezclado muy bien con Kimmich y ha aprovechado su tremenda zancada para incorporarse al ataque, marcando goles y repartiendo asistencias como nunca lo hizo hasta ahora.

VEA: JOSHUA KIMMICH, EL HEREDERO DE PHILIPP LAHM

CENTRALES ESPIGADOS

Con la entrega del carril zurdo a Davies, David Alaba se convirtió en el nuevo jefe de la defensa en el puesto de central por la izquierda. El austríaco ha brillado en su nueva posición gracias a grandísimas actuaciones. Impecable en los duelos, con buen poderío aéreo y muy bien dotado con el balón en los pies, Alaba ha hecho olvidar la marcha de Hummels y se ha erigido en uno de los mejores centrales del campeonato.

En el otro lado, el campeón del mundo en 2014 Jerome Boateng regresó al puesto y volvió a brillar como antaño. Rápido en el corte, infranqueable en el juego aéreo y fuerte en los duelos, el menor de los Boateng tuvo tiempo también para sacar a relucir la precisión de su golpeo en largo, siendo un gran recurso ante la presión del rival. Lucas Hernández, el gran fichaje defensivo del verano pasado, ha jugado a cuenta gotas debido a distintas lesiones, a la consolidación de la dupla Alaba-Boateng y a las grandes prestaciones de Davies en el lateral izquierdo. El trío Alaba-Boateng-Pavard, todos ellos de gran envergadura, se ha mostrado muy firme en el juego aéreo, tanto en defensa como en ataque. Flick logró estabilizar su zaga y gracias al juego de posesión y el achique de espacios, logró reducir el número de goles en contra, un mal que castigó al Bayern con su antecesor Kovac. Al cuarteto defensivo se les ha sumado el carismático Manuel Neuer, quien apareció en los momentos puntuales para salvar a su equipo.

David Alaba se ha reconvertido en un gran defensa central en la Bundelisga 2019/20 - DFL

RESURRECCIÓN DE MÜLLER

Cuando parecía que su época dorada había expirado, Thomas Müller emergió de las cenizas y volvió a demostrar todo lo bueno que ha dejado ya en su larga carrera en el Bayern. Con Kovac, Thomas languidecía lejos del jugador que fue y relegado constantemente al banquillo. La llegada de Hansi Flick al banquillo del Bayern supuso un punto de inflexión para Müller, quien se ha convertido en pieza clave en el esquema del ex técnico asistente de la selección alemana. Tanto partiendo desde la banda derecha como sobre todo ejerciendo de mediapunta, Flick le dio libertad de movimientos al campeón del mundo en un sistema más acorde con sus virtudes, su capacidad para dar pases de gol y su habilidad para encontrar espacios para llegar a la portería rival. Con dos extremos pegados a la cal para ensanchar el campo y abrir a las defensas rivales y un punta de referencia para fijar a los centrales, Müller se siente como pez en el agua. Con el récord de asistencias en la Bundesliga (20, alcanzado en la Fecha 30) y el olfato goleador que siempre le caracterizó (7 goles tras la Fecha 30), Thomas Müller, pese a su estilo poco ortodoxo, vuelve a ser referente en el ataque de Los Bávaros.

VEA: ANÁLISIS TÁCTICO DE MÜLLER CON HANSI FLICK

LEWANDOWSKI DESATADO

Faltan adjetivos para definir a Robert Lewandowski. "Gol" es la palabra que mejor lo define. Siempre está en forma, nunca se lesiona, siempre aparece... una garantía ante la portería rival: Lewandowski. El ya cinco veces máximo goleador de la Bundesliga ha batido todos sus récord anteriores en una temporada para quitarse el sombrero. Pese a sus 31 años, el polaco parece no tener techo y se ha propuesto batir todos los récords habidos y por haber. Robert ya puede presumir de haberle marcado a todos los equipos de la actual Bundesliga, un hito al alcance de muy pocos. Comenzó la temporada de forma espectacular, marcando de manera ininterrumpida en las 11 primeras fechas del campeonato (nuevo récord en la Bundesliga). La primera vuelta la cerró con la sobresaliente cifra de 19 goles, que sumados a los 12 que lleva en la segunda vuelta le dieron un total de 31. Si ya marcaba con Kovac, el 9 del Bayern mejoró sus prestaciones con Flick. El nuevo esquema del DT potenció el juego de ataque del equipo, aumentó las llegadas al área y ahí volvió a aparecer el ariete para anotar sin desmayo. Entrado en la treintena, a Lewandowski no se le atisba fin ni decaimiento. Con un físico privilegiado, con su alta profesionalidad tanto en la cancha como fuera, Hansi Flick tiene cazagoles para rato... y el Bayern lo celebra.

VEA: TODOS LOS GOLES HASTA AHORA DE LEWANDOWSKI EN LA BUNDESLIGA 2019/20