El argentino Rodolfo Esteban Cardoso jugó dos temporadas en el SC Freiburg y fue parte de la histórica campaña de la temporada 1994/95. - © imago/Eibner
El argentino Rodolfo Esteban Cardoso jugó dos temporadas en el SC Freiburg y fue parte de la histórica campaña de la temporada 1994/95. - © imago/Eibner
bundesliga

Rodolfo Cardoso explica el éxito del SC Freiburg en la actual temporada y recuerda su paso por el club

El argentino Rodolfo "Pelusa" Cardoso, figura del SC Freiburg que terminó a tres puntos del campeón Borussia Dortmund en la temporada 1994/95, analizó en diálogo con la Bundesliga en Español las claves de la campaña del equipo de Christian Streich, donde brilla Luca Waldschmidt, un ex pupilo suyo en Hamburgo... ¡No se pierda esta charla!

Bundesliga en Español: ¿Cómo ve esta gran campaña del SC Freiburg?

Rodolfo Cardoso: Es un equipo joven y fuerte, que ha cambiado la dinámica. Corren mucho, presionan, típico de equipo moderno. Están convencidos de la idea del entrenador (Christian Streich), que tiene un carácter muy fuerte y hace muchísimos años que está en el club. Dirigía al sub 19, conoce de antes a esos jóvenes que lo respetan mucho. Y tienen jugadores importantes. Nils Petersen, por ejemplo, es un modelo para los más chicos. Más allá que juegue o no de titular, es muy respetado y es uno de los motivos por los que el equipo está arriba. Es un fenómeno. En defensa está Robin Koch, que ya es jugador de Selección (debutó contra el amistoso contra Argentina). Y por supuesto Luca Waldschmidt, un zurdo que llegó del Hamburger SV y que en este campeonato se afianzó, está haciendo goles y juega muy bien. Creo que nunca antes el SC Freiburg tuvo tantos jugadores en la selección alemana.

Mencionó a Luca Waldschmidt, quien fue pupilo suyo en Hamburgo… ¿Ya asomaban sus grandes cualidades?

Sí, en la última etapa que estuve de ayudante de campo de Bernd Hollerbach en el primer equipo, él no jugaba pero estaba en el plantel. Se veía que tenía una gran calidad. Recuerdo que me ha tocado trabajar con él de forma individual en alguna oportunidad y se veía que tenía potencial. Siempre tuvo buena pegada. Es rápido, puede sacarse uno o dos jugadores en velocidad. Y me gustaba mucho que siempre era punzante, buscaba el gol. Hay jugadores que prefieren jugar para los costados, que no se animan. Este chico se animaba siempre y lo favorecía su pegada. Ahora está más maduro, se nota que maneja mejor los tiempos. Acá en Hamburgo no tenía continuidad y cuando jugaba se preocupaba mucho por demostrar. En Friburgo hay más apoyo a los jugadores jóvenes y lo saben llevar.

¿Puede este SC Freiburg terminar a tres puntos del líder como aquel de la temporada 1994/95 en el que usted jugaba?

Los veo bien, están con confianza, después no sé si podrán mantenerse bien arriba. A veces estos equipos tienen un plantel muy corto y una lesión de uno o dos titulares hace que sea difícil suplantarlos. El equipo pierde calidad. A nosotros en aquel momento nos pasó eso, que faltando algunos partidos para terminar el campeonato me lesioné yo y dos jugadores más. Perdimos ritmo. De todos modos, salimos terceros y terminamos a solamente tres puntos del campeón, que fue el Borussia Dortmund.

VEA: UNO DE LOS MEJORES GOLES DE RODOLFO CARDOSO EN EL SC FREIBURG

¿Qué recuerda de aquellos años en Friburgo? 

Era una situación similar a la de ahora: jugadores jóvenes, con hambre, y un entrenador que practicaba un fútbol moderno. Con Volker Finke trabajamos mucho en espacios reducidos y en esa época en Alemania se miraba mucho a la potencia, no tanto a la técnica. Mucho pelotazo y balones divididos, prevalecía mucho la calidad individual. Nosotros no teníamos jugadores conocidos pero todos eran buenos en su posición.

Le ganaron 5-1 al FC Bayern München, con dos goles suyos…

Sí, es un recuerdo hermoso. Fue algo histórico para la ciudad, pocas veces un equipo tan chico le ganó así al Bayern Múnich. Porque aparte del resultado también fue la forma en la que ganamos… ¡Le hicimos cinco goles y jugamos muy bien! Llegamos a ese partido con plena confianza, Finke nos transmitía eso, y además podíamos trabajar muy tranquilos. Teníamos poca prensa, los hinchas no nos presionaban. Jugamos contra Oliver Kahn, Thomas Helmer, Lothar Matthäus, Christian Ziege. El técnico era Giovanni Trapattoni, eran muy fuertes. Pero no les tuvimos miedo, salimos a presionar y a correr de entrada. Yo hice un gol de cabeza, uno de los pocos que hice así en mi vida. Fue una fiesta, entraba un gol atrás del otro. Y un triunfo así nos hizo madurar como equipo, nos dio confianza. Quizás al ser jóvenes nos podía haber mareado o relajado, pero al contrario, nos hizo más fuertes. Yo tenía compañeros que iban a la universidad. Andreas Zeyer, por ejemplo, de los que me acuerdo. Otros iban al entrenamiento en bicicleta o en tren. Éramos La Cenicienta del torneo, muy diferentes al resto de los equipos de aquella Bundesliga.

VEA: CONOZCA LA HISTORIA DE RODOLFO CARDOSO EN LA BUNDESLIGA

¿Era esa Bundesliga tan disputada y pareja como la de esta temporada? 

También era pareja, sí. Aquel Bayern de Trapattoni empezaba a ser más táctico y el cambio le trajo problemas, no era constante ni arrasador, como quizás le pasa al actual. Era una liga bastante competitiva como la de ahora. El SV Werder Bremen salió segundo, nosotros (SC Freiburg) terceros. Habías otros equipos fuertes como el 1. FC Kaiserslautern de Andreas Brehme y Ciriaco Sforza; el Borussia Dortmund, el VfB Stuttgart o Eintracht Frankfurt. No estaba ese equipo como el Bayern en los últimos años, que gana siempre.

¿A quién ve mejor en la Bundesliga actual?

Hay mucha competencia, muchos equipos juntos en la parte alta de la tabla. Como Bayern y BVB no terminan de afianzarse, el resto aprovecha. Más allá de su poder económico, tienen problemas.