Claudio Pizarro sostuvo por casi nueve años su récord de máximo goleador extranjero de la Bundesliga. - © DFL
Claudio Pizarro sostuvo por casi nueve años su récord de máximo goleador extranjero de la Bundesliga. - © DFL
bundesliga

Así fue el récord de Claudio Pizarro, el peruano que fue máximo goleador extranjero de la Bundesliga

Durante casi nueve años, Claudio Pizarro se sostuvo en el trono como máximo goleador extranjero de la liga alemana... hasta que Robert Lewandowski le superó. Conozca de principio a fin la historia del récord que consiguió el legendario artillero peruano.

No era buena temporada. Pese a que al regresar de su paso por el Chelsea tuvo dos fructuosas campañas en su amado SV Werder Bremen (17 y 16 goles en la Bundesliga respectivamente), a quien llevó a la obtención de la Copa Alemana 2008/09, Claudio Pizarro había comenzado el campeonato 2010/11 sin ser el gran delantero que encandilaba con goles al fútbol alemán desde fines de los ‘90. El Bombardero de los Andes era víctima de unas lesiones musculares que limitaban sus minutos y su rendimiento. Unas dolencias que atentaban su estado físico pero no su mentalidad, ya estaba al borde de hacer historia en la Bundesliga.

Pizarro sólo necesitaba un gol. Había hecho tantos que parecía fácil. Acumulaba 133 goles en la liga alemana, los mismos que el brasileño Giovane Élber, ex compañero suyo en el FC Bayern München, quien ocupaba el trono de máximo goleador extranjero de la Bundesliga desde marzo de 2002. El brasileño se había retirado en 2003 y con solamente una diana, el atacante peruano lograría convertirse en el extranjero con más goles en la historia de la élite alemana. Pero tuvo que esperar a la Fecha 9 para conseguirlo.

Aquel 23 de octubre de 2010, Los Verdiblancos derrotaban al Borussia Mönchengladbach con comodidad. El marcador estaba 3-1 a favor con un cuarto de hora por delante. Y llegó aquel inolvidable minuto 76. El brasileño Wesley, paradójicamente compatriota de Élber, escapó por la banda derecha y envió un centro al área. Pizarro atacó el balón a la altura del segundo poste y.... ¡Golazo!. El peruano se convirtió en esa jornada en el extranjero con más goles de la Bundesliga, récord que sostuvo durante casi nueve años, ya que ahora quedó en manos del polaco Robert Lewandowski, quien sumó su tanto número 196 ante el VfL Wolfsburg.

Claudio Pizarro compartió sus últimos años en el FC Bayern München con Robert Lewandowski, quien ahora se quedó con su récord de máximo goleador extranjero. - imago/Schwörer Pressefoto

Un récord de largo recorrido

Luego de conseguir el récord, Pizarro, que ya tenía 32 años, siguió lidiando con algunas lesiones y acabó el torneo con sólo 9 goles. De todas formas, le alcanzó para meterse en el Top 20 de los goleadores históricos del fútbol alemán. Y al siguiente curso recuperó su ritmo y acabó la temporada con 18 anotaciones, su mejor registro desde su regreso a Bremen desde Inglaterra.

Por ello, aquel mercado de verano de 2012, tras no renovar su contrato con el SV Werder Bremen, Pizarro fue fichado otra vez por el FC Bayern München, que con el arribo del artillero peruano inició una de sus épocas más doradas. Primero logró ser campeón de la Bundesliga tras dos títulos consecutivos del Borussia Dortmund. Y luego, en la temporada 2012/13, Los Bávaros conquistaron el histórico 'Triplete' (Liga, Copa y Champions). El Bombardero llegaba a la cima de Europa.

Claudio Pizarro cierra su carrera a los 40 años con una cuarta etapa en el SV Werder Bremen. - imago/Nordphoto

No marcó goles en la Bundesliga en la campaña 2014/15 y su cantidad de minutos había disminuido con Pep Guardiola. Fue entonces que Claudio Pizarro, que ya tenía 36 años, decidió emprender una nueva etapa con el SV Werder Bremen. En su regreso anotó 14 goles en 28 partidos, que sumados al único tanto que marcó en el torneo siguiente, dejaron su cuenta en 191 anotaciones.

A esa altura Pizarro no sólo llevaba cinco años siendo el máximo artillero extranjero, también se colocaba en el Top 10 de los jugadores con más goles en la historia de la liga alemana. Además, se había convertido en el máximo goleador de la historia del SV Werder Bremen. Todo un orgullo para Perú y Latinoamérica.

El ocaso de un marca imborrable

Todo indicaba que Claudio Pizarro dejaría el fútbol profesional, ya que a sus 39 años estaba sin club tras su salida del SV Werder Bremen. Pero El Bombardero todavía atesoraba algunos cartuchos, la pólvora aún le funcionaba. Sobre todo por su amada selección de Perú estaba cerca de clasificarse a una Copa Mundial de la FIFA después de 36 años y su sueño era poder jugar ese prestigioso certamen para con la camiseta de su país. Debía seguir activo.

Así fue como Pizarro se unió al 1. FC Köln hasta el final de la temporada 2017/18. No tuvo tanta regularidad porque no estuvo al tope físicamente, pero jugó 16 partidos y su primer y único gol en Colonia lo anotó el 4 de marzo de 2018 ante el VfB Stuttgart luego de casi un año sin marcar. No anotaba a menudo, pero demostró durante toda la campaña que podía ser un líder importante, que podía sacar provecho de su experiencia en varias situaciones de juego y que tampoco le faltaba sacrificio. Pese a que el equipo descendió de categoría y no fue al Mundial, Pizarro se ganó con sus actuaciones una cuarta etapa en el SV Werder Bremen, el club que le abrió las puertas de Europa.

"Estoy encantado de volver a tener la oportunidad de unirme al equipo para terminar mi carrera en el club con el que comencé en Europa", aseguró El Bombardero, quien con 40 años de edad sigue goleando y logrando nuevos récords. Así llegamos a sus 195 anotaciones. Pizarro ocupa ahora el sexto lugar en la tabla histórica de goleadores de la Bundesliga detrás de Robert Lewandowski (196), Manfred Burgsmüller (213), Jupp Heynckes (220), Klaus Fischer (268) y Gerd Müller (365). Es tan leyenda como todos ellos.

Aunque la marca de Pizarro haya sido superada esta temporada por el polaco Robert Lewandowski, quien ha sido una máquina de marcar goles con las camiseta del Borussia Dortmund y el FC Bayern München, su hito marcó una época y será recordado por siempre… Y todavía está a tiempo de recuperarlo.