Claudio Pizarro anotó su primer hat-trick en la Bundesliga en su segundo partido como titular. - © Bongarts/Getty images
Claudio Pizarro anotó su primer hat-trick en la Bundesliga en su segundo partido como titular. - © Bongarts/Getty
bundesliga

El primer... triplete de Claudio Pizarro en la liga alemana

Desde que el peruano Claudio Pizarro ha pisado suelo alemán, no ha parado de marcar goles. Y, de hecho, no se demoró en marcar su primer hat-trick… ¡Aquí le contamos la historia del primer ‘triplete’ del ídolo del SV Werder Bremen!

Hace 20 años, mucho antes de convertirse en el máximo goleador extranjero de la Bundesliga, de ganar toda clase de trofeos con clubes alemanes y de transformarse en una leyenda viviente, Claudio Pizarro luchaba por un lugar en el equipo titular del SV Werder Bremen. Era un joven delantero sudamericano que intentaba comenzar su travesía en Europa con el pie derecho, algo que no le costó demasiado.

Inmediatamente después de su debut ante el Hertha Berlín en la Fecha 3 de la temporada 1999/00 y de marca su primer gol frente al 1.FC Kaiserslautern a la jornada siguiente, el Bombardero de Los Andes consiguió su primer triplete...

¡ASÍ FUE EL PRIMER TRIPLETE DE PIZARRO EN ALEMANIA!

Fue el 19 de septiembre de 1999. Thomas Schaaf, el técnico del SV Werder Bremen, ponía a Pizarro como titular por segunda vez. El rival de la Fecha 5 era el VfL Wolfsburg de Wolfgang Wolf, que ganaba 2-1 en 37 minutos de partido. Pero Los Verdiblancos reaccionaron a tiempo y consiguieron una contundente victoria por 7-2, con Pizarro marcando tres goles.

Con el '10' en la espalda, el atacante peruano anotó el cuarto, quinto y sexto gol de su equipo. Todos en el segundo tiempo. El primero fue en el minuto 46, recién comenzado el complemento, con un remate de zurda tras un rebote del portero rival. Al minuto 71 llegó el segundo tanto con un remate esquinado y rasante con pierna derecha. Y a los 83' marcó el tercero, otra vez con el pie izquierdo, pero empujándola con el arco libre.

Al término del partido se dirigió a la grada para saludar a los fanáticos del Werder Bremen que viajaron a alentar al equipo. Pizarro, que estaba en pleno proceso de adaptación pero ya deslumbraba con su fútbol, comenzaba a generar un romance inquebrantable con su nuevo club. Un vínculo de idolatría que ya lleva dos décadas.