20 años ha estado marcando goles el peruano en la Bundesliga. - © Imago
20 años ha estado marcando goles el peruano en la Bundesliga. - © Imago
bundesliga

El primer partido en la Bundesliga de... Claudio Pizarro

Llegó como la esperanza de gol del SV Werder Bremen y acabó convirtiéndose en su héroe. Querido tanto por la afición como por el rival, el peruano Claudio Pizarro escribió historia a lo largo de sus más de 450 partidos en la Bundesliga. ¿Recuerda cómo fue el primero? Bundesliga en Español se lo cuenta.

Corría el año 1999, un Claudio Pizarro de 20 años entrenaba a puerta cerrada con el Alianza Lima sin la menor sospecha de que, tras una columna, le observaba el que sería el próximo presidente del SV Werder Bremen. Ese día su destino cambió para siempre: Unos meses más tarde, tras 25 goles y dos temporadas con el club peruano, Claudio Pizarro se despidió de Perú e inició su vida en Alemania. Un nuevo país, un nuevo idioma, una nueva cultura.

Pizarro llegó como la esperanza de gol del Bremen, pues aún no habían conseguido diana ni victoria en lo que llevaban de la temporada 1999/2000, es decir, dos partidos; y ocupaban el 14° puesto en la clasificación (habían acabado décimos la temporada anterior). El 25 de agosto se hizo efectivo su fichaje con Los Verdiblancos, miembros fundadores de la Bundesliga, y apenas tres días después ya estaba en la cancha del Olympiastadion disputando su primer partido.

Vea: El debut de Pizarro en la Bundesliga

El debut

Bajo la batuta de Thomas Schaaf, nuevo entrenador del equipo desde mayo, el Bombardero de los Andes comenzó primero en la banca, desde donde observaba cómo su equipo, algo adormecido, pasaba estragos para imponerse ante el Hertha Berlin. En el descanso, el club de la capital vencía por 1-0 con gol de Aracic (10‘). En la segunda parte, llegó el momento de gloria del joven Pizarro. En el minuto 59 sustituyó a Dirk Flock y, se convirtió en el cuarto peruano de la Bundesliga, cuyos predecesores fueron Julio Baylon (73/74 Fortuna Köln), Ángel Palacios (83/84 Kickers Offenbach) y Percy Olivares (92/93 Nürnberg).

Con el Bombardero en acción, las cosas empezaron a cambiar. Su primera oportunidad se le presentó a los tres minutos, pero su disparo pasó de largo el arco. Después sufriría un duro ataque por parte del islandés Sverrisson y tras un sprint, perdió el aliento. El peruano acabó el partido completamente rendido físicamente, agotado y falto de aire, sin apenas fuerzas para asimilar la experiencia histórica.

Si bien no participó en el gol del empate que marcó en el minuto 78 Rade Bogdanovic. "Hay que entenderlo. El muchacho apenas aterrizó el miércoles por la tarde de Perú. Si ya de por sí, el cambio es duro, tuvo además entrenamiento el jueves y el viernes. Más no se podía esperar. Hay que tener paciencia”, reflexionó el director deportivo Klaus Allofs. Aún así,el técnico Schaaf vio en él “un perro travieso” en el que confió en él desde el principio.

Su primer gol

En su debut, la leyenda peruana participó en once duelos, tocó 15 veces la pelota en sus 31 minutos de juego y ocho de los 10 pases que dio llegaron a su destino. De hecho, su rendimiento impresionó tanto al público y, sobre todo, a su entrenador, que en el siguiente partido (Fecha 4) ya tenía hueco en el once titular. En aquel partido ante el Kaiserslautern, ya físicamente a punto y sin riesgo de perder la respiración, el Bombardero de los Andes no decepcionó: marcó su primer gol en la Bundesliga y dio su primera asistencia. El Werder Bremen ganó 5-0 y dio la bienvenida a su nuevo héroe, quien una fecha después anotaría ante el VfL Wolfsburg su primer triplete.

Su primera temporada en la Bundesliga comenzó muy bien: 25 partidos de Bundesliga (10 goles, cinco asistencias), nueve encuentros de la Copa de la UEFA (tres goles) y cinco apariciones en la Copa Alemana (dos goles). Además coincidió en Bremen con los brasileños Julio Cesar y Ailton, así como con Viktor Skripnik, quien posteriormente sería su entrenador en el Bremen en la 2015/16. Así iniciaría la dilatada y exitosa carrera de un alguien que llegó a ser, como describió el anterior presidente del Bremen Jürgen L. Born: "Un jugador fantástico y una gran persona que beneficia en muchos sentidos al equipo en el que juega”.