Patrik Andersson y Owen Hargreaves celebrando la dramática Fecha final de la Bundesliga en 2001 que le dio el título al FC Bayern München - © Bongarts
Patrik Andersson y Owen Hargreaves celebrando la dramática Fecha final de la Bundesliga en 2001 que le dio el título al FC Bayern München - © Bongarts
bundesliga

Las mejores batallas por el título de la Bundesliga

La 2018/19 está siendo una de las temporadas más disputadas y emocionantes. La historia ha demostrado que el resultado de una campaña en la Bundesliga nunca está escrito y todo puede cambiar en una última patada. Repase con nosotros los títulos más memorables de la Bundesliga que llegaron a la última Fecha y dieron un viraje inesperado al curso de la historia.

Desde que el viernes 24 de agosto de 2018 estrenaran la temporada de liga alemana el FC Bayern München y el TSG 1899 Hoffenheim en Múnich (3-1) han pasado casi nueve meses. Un periodo en el que Borussia Dortmund lideró la tabla durante 21 jornadas –de la Fecha 6 a la 24, inclusive, así como en la 27–, frente a las 12 jornadas en las que el Bayern fue primero –Fechas 2 a 5, 25-26 y desde la 28–; una lucha por la hegemonía a la que hemos asistido con renovada emoción dada la tremenda remontada realizada por el conjunto muniqués y a los sorpresivos tropiezos del Dortmund cuando todo fluía en negriamarillo.

Ahora, a falta de unos pocos días para que la Bundesliga llegue a su final con la Fecha 34, el campeonato se decidirá de forma simultánea con lo que hagan el FC Bayern München ante el Eintracht Frankfurt en el Allianz Arena y el Borussia Dortmund en casa del Borussia Mönchengladbach.

8) TEMPORADA 2011/12: ROBBEN FALLA Y EL DORTMUND TRIUNFA

El Bayern ha ganado sus últimos seis títulos con un promedio de casi 17 puntos, pero en la 2011/12  intercambiaron golpes con un duro Dortmund durante toda la temporada. Habiendo liderado la mayor parte del campeonato, Los Bávaros se encontraron a tres puntos detrás del BVB cuando ambos se cruzaron en un choque decisivo en el Signal Iduna Park en la Fecha 30.

Era un partido donde la victoria era obligatoria para el Bayern, pero se encontraron con un Robert Lewandowski que en el minuto 77 la mandó a guardar de “taquito” gracias a un disparo desde el borde del área por parte del batallador Kevin Großkreutz.

Arjen Robben tuvo en sus botines la oportunidad dorada de igualar las acciones desde el punto penal, pero el holandés lanzó su disparo directo a los brazos de Roman Weidenfeller. En una segunda oportunidad el holandés no logró acertar frente al arco en un rebote de regalo desde el travesaño que le dejó por cortesía el defensor Neven Subotic, quien casi por un despeje de cabeza marca en su propia portería.

Dortmund ganó 1-0 y puso punto final a la temporada en ese mismo encuentro, reclamando el título al Bayern por una distancia de ocho puntos y derrotando a Los Bávaros nuevamente 5-2 en la final de la Copa Alemana, esta vez con un hat-trick de Lewandowski. La miseria continuó para Robben y compañía la semana siguiente, ya que perdieron la final de la Liga de Campeones de la UEFA ante el Chelsea en el Allianz Arena.

Neven Subotic celebra en la cara de Arjen Robben, justo después de que el holandés fallase un penalti que resultó decisivo para que el Dortmund fuese el campeón de la 2011/12. - 2012 AFP

7) TEMPORADA 2001/02: LA MALDICIÓN DE BAYER 'NEVER-KUSEN'

El Bayern no es el único equipo que ha visto desvanecer sus sueños de triple corona en un campeonato. Por supuesto, Los Bávaros se recuperaron de los traumas de 2012 para ganar la Bundesliga, la Copa Alemana y la UEFA Champions League en 2013. Pero cuando hablamos del Bayer Leverkusen a principios de la década de 2000, el panorama y la suerte no es la misma.

Habiendo tirado al cesto de la basura el título en la 1999/00 al perder ante SpVgg Unterhaching en el último día (cuando todo lo que necesitaba era un empate), el Leverkusen estaba seguro de conquistar su primera Bundesliga en la temporada 2001/02; afrontaban los últimos tres juegos del campeonato con un colchón de cinco puntos sobre Dortmund. Pero las derrotas sucesivas de Werder Bremen y 1. FC Nürnberg, junto con las victorias de BVB sobre Colonia y Hamburgo, vieron nuevamente cómo la Ensaladera se volvía a escurrir a pesar de una victoria final sobre el Hertha Berlin.

Para agregar más leña al fuego, Leverkusen perdió la final de la Copa Alemana ante el Schalke 04 (4-2), antes de que la maravilla de Zinedine Zidane en Glasgow le diera al Real Madrid una victoria de 2-1 sobre los hombres de Klaus Toppmöller en la final de la Liga de Campeones. El club fue bautizado cruelmente como Bayer 'Never-kusen', y su búsqueda del primer título de la Bundesliga continúa hasta el día de hoy.

La leyenda alemana, Michael Ballack, no pudo contener las lágrimas en 2002 al saber que por tan poco habían perdido tres trofeos. - Bongarts

6) TEMPORADA 1977/78: LA VICTORIA 12-0 QUE NO FUE SUFICIENTE

Los vecinos de Renania del Norte-Westfalia, 1.FC Köln y Borussia Mönchengladbach, disfrutaron de una dura lucha por el título en la temporada 1977/78, aunque este último no terminó una jornada en el primer puesto durante toda la campaña.

Con tres partidos por jugar, ambos estaban cabeza a cabeza en 42 puntos (cuando el sistema de puntuación era de dos puntos al ganador); el Colonia había sido derrotada por poco en casa ante el Eintracht Frankfurt, mientras que el Mönchengladbach superó al Saarbrücken gracias a un gol del líder prolífico Jupp Heynckes, que disfrutaría a futuro de un gran éxito como entrenador, especialmente con el Bayern Múnich. Ambas partes ganaron sus siguientes dos partidos para llevar la resolución del campeonato para la última Fecha.

El problema para Los Potros se centraba en esa última oportunidad en su promedio de goles. Los dirigidos por Udo Lattek lo dieron todo en su último partido: Heynckes y compañía aniquilaron a Dortmund 12-0 en una actuación fascinante que sigue siendo la mayor goleada en la historia de la Bundesliga. Heynckes anotó cinco tantos. En paralelo, el mismo día y a la misma hora, Los Chivatos enfrentaron al FC St. Pauli con las cuentas bien anotadas, y en el segundo tiempo pasaron de ir ganando por la mínima a terminar el encuentro con cinco goles de ventaja, diferencia que le fue suficiente para ganar el campeonato por los goles de ventaja. Por si fuera poco el Colonia se llevó también en esa temporada la segunda Copa Alemana de manera consecutiva.

5) TEMPORADA 1997/98: EL MILAGRO DE KAISERSLAUTERN

La victoria de la Copa Alemana de FC Kaiserslautern en 1996 se vio empañada por su primer descenso de la Bundesliga, un duro golpe bajo para uno de los miembros fundadores de la liga. Los Diablos Rojos se recuperaron de inmediato, ganando la Bundesliga 2 por un margen de 10 puntos sobre el Wolfsburgo, pero nadie pudo haber predicho lo que sucedería al regresar a la máxima categoría.

Entrenado por el exjefe del Bayern, Otto Rehhagel, Kaiserslautern comenzó la campaña con una victoria por 1-0 sobre los gigantes bávaros en el Olympiastadion y nunca miró hacia atrás, pasando todas (menos dos semanas) en el primer puesto, convirtiéndose así en el primer equipo promovido de la Bundesliga que pasó directo a ser campeón.

Se esperaba que los campeones reinantes, el FC Bayern, frenará a los recién llegados tarde o temprano, pero una victoria de 2-0 de los dirigidos por Rehhagel al comienzo de la segunda vuelta les dio una ventaja de siete puntos que nunca abandonarían.

Los gigantes bávaros persiguieron a sus rivales con obstinación y redujeron la brecha a solo dos puntos en los últimos capítulos de la campaña, pero una victoria por 4-0 para el Kaiserslautern contra el Wolfsburgo en el penúltimo día, junto con un empate para el Bayern en Duisburgo, significó que todo había terminado. David había ganado la batalla con Goliat y un FCK recién ascendido era el campeón de la Bundesliga por segunda vez después de 1991.

El entrenador legendario de la Bundesliga, Otto Rehhagel, celebra el inesperado título del Kaiserslautern en 1998. - Bongarts

4) TEMPORADA 1985/86: EL AMARGO SABOR A TRIUNFO DEL BREMEN

El Werder Bremen pasó casi toda la temporada en la cima de la Bundesliga 1985/86, con la excepción de tres semanas y, sin embargo, se perdió el título porque fueron eliminados por el Bayern el último día.

Los Verdiblancos entretuvieron a Los Bávaros en la jornada 33 y tuvieron una magnífica oportunidad de asegurar la corona de la liga en los últimos minutos del partido. Con el marcador 0-0 Rudi Völler salió de la banca del Bremen para conseguir un penal bastante controvertido. El cobro le fue cedido a Michael Kutzop, quien ya había convertido siete veces en la Bundesliga esa temporada. El portero de Los Bávaros, Jean-Marie Pfaff, no se movió ni un centímetro y el disparo fue directo a dar contra el palo derecho, desperdiciando así la única oportunidad de anotar un gol en el encuentro.

La semana siguiente el Bremen solo necesitaba un empate, pero perdió 2-1 en Stuttgart, mientras que el Bayern goleó al Mönchengladbach por seis y conquistó el título por diferencia de goles. Era la primera vez que llegaban al puesto uno en toda la campaña.

Michael Kutzop solo falló un penalti en toda su carrera en la Bundesliga, ese mismo que le costó el título en 1986 al Bremen. - Bongarts

3) TEMPORADA 1983/84: UN TRÍO SEPARADO POR DIFERENCIA DE GOLES

El VfB Stuttgart detuvo al campeón reinante de la Bundesliga y de Europa, el Hamburger SV, para ganar su primer título en la temporada 1983/84, una campaña particularmente memorable, ya que los tres mejores equipos terminaron con la misma cantidad de puntos.

El Hamburgo se preparaba para triunfar contra el Stuttgart en la última Fecha del campeonato, pero El Dinosaurio vio desvanecer sus esperanzas de un tercer título de liga consecutivo cuando fueron sorprendidos en casa ante el humilde Frankfurt en su penúltimo juego, con Ralf Falkenmayer marcando los dos goles de la victoria para los visitantes. Mientras tanto, en Bremen, Hermann Ohlicher, con un gol en el minuto 80 le daba la victoria al Stuttgart de visitante, colocándolos a dos puntos de diferencia del Hamburgo y del Mönchengladbach antes del último día y con una diferencia de goles muy positiva.

Llegó el día del juicio final, la Fecha 34, y el Hamburgo necesitaba una goleada de por los menos cinco tantos sobre el Stuttgart, pero solo pudieron lograr una victoria por 0-1 con un gol agónico de Jürgen Milewski. En otros lugares, Gladbach superó a Arminia Bielefeld 3-0 para unirse a sus rivales en 48 puntos, pero el VfB reclamó la corona por diferencia de goles, en lo que seguramente pasará a los libros como el cierre de temporada más ajustado en la historia de la Bundesliga.

Karlheinz Förster eleva en 1984 para el VfB Stuttgart el trofeo que los acredita como campeones, después de una dura batalla que resolvió en la última Fecha. - imago/Pressefoto Baumann

2) TEMPORADA 1991/92: GUIDO BUCHWALD REMATÓ PARA EL STUTTGART

Esa no fue la única vez que el VfB Stuttgart estuvo involucrado en una batalla de tres puntos por el título. Llegando al último día de la temporada 1991/92, cuando aún faltaban dos puntos para ganar, formaba parte de un trío de clubes con 50 puntos y con la posibilidad de obtener el título, junto con el Eintracht Frankfurt y el Borussia Dortmund.

Los tres aspirantes al título jugaron fuera de casa ese día, y Frankfurt tenía la ventaja por una diferencia de goles superior. Pero Las Águilas cayeron sorpresivamente derrotadas ante la campeona de Alemania del Este, el Hansa Rostock, quien jugaba su primera campaña en la Bundesliga después de la Reunificación.

El Dortmund había liderado 1-0 contra el MSV Duisburg desde el comienzo del juego y estaba a solo minutos del título cuando Stuttgart dio un golpe decisivo en Leverkusen. El defensor Guido Buchwald, que ya formaba parte del equipo que ganó el título en 1984, y quien también fuese ganador de la Copa Mundial de la FIFA 1990 con Alemania, mandó a guardar el balón con un remate de cabeza desde un centro servido por su compañero Ludwig Kögl, lo que se tradujo en una eufórica celebración por la segunda corona del VfB en la Bundesliga, una vez más por diferencia de goles.

El campeón del mundo Guido Buchwald lideró con su gol la victoria del VfB Stuttgart contra el Bayer Leverkusen en 1992. - Bongarts

1) TEMPORADA 2000/01: ANDERSSON ROMPE LOS CORAZONES DE SCHALKE

El FC Schalke 04 ganó no menos de siete títulos alemanes en los años previos a la Bundesliga, pero al igual que Leverkusen, Los Mineros nunca han tenido una Meisterschale moderna, a pesar de estar a solo unos segundos de un primer título en 2001.

En la Fecha 29 el Schalke derrotó al Bayern 3-1 en el Olympiastadion gracias a un triplete de Ebbe Sand, logrando dos puntos de ventaja en la parte superior de la tabla. Sin embargo, Los Bávaros habían recuperado el cetro para la última jornada, tres puntos por delante de sus rivales del Ruhr. Die Knappen necesitaban vencer al Unterhaching y esperar que el Bayern perdiera en Hamburgo.

El Schalke pasó de estar por debajo en el marcador 2-0 y 3-2 para liderar su juego 3-4 en el minuto 74. En el 89, Ebbe Sandse,  ponía el gol definitivo que aseguraba los tres puntos. Casi en ese mismo momento Sergej Barbarez puso al Hamburgo por delante del Bayern, pero cuando los fanáticos del Schalke en el Parkstadion comenzaron a lanzarse al campo en celebración a tiempo completo, hubo un giro inesperado… En las postrimerías del segundo tiempo, el portero del Hamburgo, Mathias Schober, inexplicablemente recogió con las manos un pase de un compañero de equipo, otorgándole al Bayern un tiro libre indirecto que fue perforado en la parte trasera de la red por un héroe muy poco probable: el defensa central, Patrik Andersson. La locura se desató en el banco del Bayern y la frustración en el estadio de Los Mineros, quienes con lágrimas en los ojos nunca se imaginaron que les fuese arrebatada la Ensaladera de esa manera.

Como un caso anecdótico, las cosas podrían haber sido muy diferentes si el portero Oliver Kahn se hubiera salido con la suya para cobrar el tiro libre que le dio la victoria al Bayern: "No había nada que me detuviera, así que corrí hacia adelante y le dije a Stefan (Effenberg): ¡Stefan, déjame disparar! Y me dijo: ¿estás loco? Vete, dejemos que Patrik Andersson dispare porque tiene el disparo más duro", declaró la leyenda Kahn al culminar el partido. Seguro que no le importó que no le dejaron hacer el cobro: recogió su cuarto título de Bundesliga de los ocho que llegaría a atesorar en toda su carrera.