Philippe Coutinho sigue la estela de Élber, Grafite, Amoroso, Naldo o Zé Roberto, entre otros. - © AFP/Getty Images
Philippe Coutinho sigue la estela de Élber, Grafite, Amoroso, Naldo o Zé Roberto, entre otros. - © AFP/Getty Images
bundesliga

La historia de Brasil en la Bundesliga

Philippe Coutinho ha sido el último. El talentoso futbolista que acaba de aterrizar en la Bundesliga amplía la nómina de futbolistas nacidos en Brasil y como hicieron varios de sus compatriotas, lo hace dispuesto a dejar una huella imborrable en la liga alemana. La historia la comenzó Zezé, la continuó Dunga, Amoroso, Ailton, Grafite o Naldo, entre otros, y la alargará el nuevo jugador del FC Bayern München. Así se escribe...

El primero y el último

Si bien el primer intento de importar la calidad brasileña a la liga alemana no fuese exitosa, nada de eso impidió que en los años venideros se volviese a apostar por dichos futbolistas. Zezé era entonces todavía una rareza en el fútbol de la Bundesliga, donde se comenzaba a abrir un apetito por el juego vistoso de los brasileños, algo que sigue existiendo hasta el día de hoy.

Hasta trece brasileños se sitúan actualmente en los 18 clubes de la Bundesliga tras el desembarco en Múnich de Philippe Coutinho. Raffael (Borussia Mönchengladbach) lleva más de una década en Alemania, al igual que Caiuby (FC Augsburg). Éste último tendrá este año de compañero a Iago, un lateral izquierdo recién llegado al conjunto bávaro procedente de Internacional. En Leverkusen encontramos a Wendell y Paulinho, en Leipzig a Matheus Cunha y Luan Cândido mientras que en Wolfsburg juega el trío conformado por William, Joao Victor y Paulo Otávio. El TSG 1899 Hoffenheim ha firmado a Lucas Ribéiro, el SC Paderborn hizo lo propio con Cauly (también con nacionalidad alemana aunque nacido en Brasil) y el último en llegar ha sido Philippe Coutinho al Bayern. Una estrella mundial dispuesta a dejar su particular sello en el fútbol alemán.

VEA: ¡LA HISTORIA DE BRASIL EN LA BUNDESLIGA!

Los brasileños, altamente cotizados en los 90

El auge de Brasil en Alemania comenzó en los años ochenta en Leverkusen: Los Obreros se reforzaron en 1987 con Tita, que llegaba con fama de anotar regularmente. Diez goles registró el volante ofensivo en 21 partidos de la Bundesliga, ayudando al Bayer 04 Leverkusen a ganar la Copa UEFA. Tita se mudó a Italia, pero dejó la base para la era brasileña. Dos años después de su llegada aparecería otro refuerzo de Brasil en Leverkusen, Jorginho, quien se consolidó en la defensa de Los Obreros antes de fichar por el Bayern en 1992 y ganar el Mundial de 1994.

Es el comienzo de un gran momento para el fútbol de Brasil en la Bundesliga: Con Carlos Dunga en StuttgartJulio César en el Borussia Dortmund y Paulo Sergio en Leverkusen, los brasileños se robaban la atención con su habilidad. La tradición ‘canarinha’ del Leverkusen solo se incrementó en los años siguientes y con las llegadas de EmersonLucio y Zé Roberto aparecieron nuevos baluartes de calidad internacional.

Zé Roberto es tras Naldo, el brasileño con más partidos disputados en la Bundesliga - imago images / MIS

Giovanne Elber, historia viva de la Bundesliga

Incluso el Bayern se animó, y aseguró los servicios de LucioZé Roberto y Paulo Sergio a finales del siglo XX.

Pero el campeón de campeones alemán tenía en mente a uno que escribiría historia propia. Giovane Élber, expulsado de Zúrich a Stuttgart en 1995, fue el delantero más dominante de la Bundesliga durante casi una década.En 1997 se trasladó al Bayern y allí, el delantero de clase mundial fue cuatro veces campeón de Alemania, tres veces ganador de la Copa Alemana y la Liga de Campeones en 2000/01. Élber también es el máximo goleador de Brasil en la Bundesliga: marcó 133 goles en 260 juegos de la Bundesliga.

Giovane Élber y Paulo Sergio marcaron una época en el Bayern - Bongarts

Amor al gol con Diego, Marcio Amoroso y Aílton

Fueron incluso más los brasileños que dejaron su huella en la BundesligaMarcio Amoroso con su Borussia Dortmund fue el primer máximo goleador de origen brasileño en la temporada 2001/02.

¿Y a quién no le gusta recordar a Aílton, que golpeó 28 veces en la Bundesliga 2003/04 y celebró el doble de liga y copa con el Werder Bremen? ¿O al talentoso armador Diego, que dejó atónitos a los espectadores con el Bremen y el VfL WolfsburgLos Lobos también inspiraron a Grafite, que formó en la temporada de su único título de Bundesliga junto con Edin Dzeko, la pareja de ataque más peligrosa de la historia de la Bundesliga.

En defensa, Marcelo Bordon (Stuttgart, Schalke) o Naldo (Bremen, Wolfsburgo, Schalke), por su parte, fueron los pilares de estabilidad en el juego de sus clubes. Éste último, con el honor de ser el brasileño con mayor número de partidos disputados en la liga alemana, concretamente 358. Y en el corazón de los aficionados del Bayern se encuentra Rafinha, un lateral que ha abandonado el conjunto bávaro para volver a su tierra no sin antes conquistar siete títulos de la Bundesliga, cuatro de Copa Alemana y una UEFA Champions League, entre otros trofeos.

Naldo es el brasileño con mayor número de partidos disputados en la Bundesliga con 358 encuentros - Maja Hitij/Bundesliga/DFL via Getty Images

El idilio continúa

Esta mezcla tan característica de los jugadores nacidos en Brasil, de espíritus libres y artistas de pelota en ataque junto con grandes trabajadores en la defensa, sigue siendo popular en la Bundesliga: Wendell es un aluvión de velocidad por el flanco izquierdo de Leverkusen, donde Paulinho sigue ofreciendo dosis de fantasía. En la ofensiva hay una máquina de asistencias como Raffael (Borussia Mönchengladbach), un delantero robusto e imponente como Caiuby (FC Augsburg) y un punta de pura potencia llamado Matheus Cunha que marcan la pauta. A ellos se les han sumado esta temporada hasta siete nuevos brasileños, entre los que se encuentra Philippe Coutinho, un futbolista con una técnica excelsa y dotado para marcar una época en Múnich.

La historia de éxito que alguna vez comenzó con Zézé está lejos de haber terminado, puesto que en Brasil siguen naciendo talentos y en Alemania los saben pulir con garantías. Que la historia continúe...