Rivales por fuera, unidos por dentro. Esta es la conmovedora historia de dos hermanos, uno aficionado al Borussia Dortmund y otro al FC Schalke 04, que por infortunios de la vida uno de ellos necesitaba un riñón y el otro le donó el suyo.

La vida golpea duro a veces y Holger Leister lo sabe muy bien. El alemán necesitaba un riñón lo antes posible, y su hermano no dudó ni un instante en donárselo. „Por mí familia estoy dispuesto a todo“, señaló Michael, gracias a quien la calidad de vida de Holger mejoró en un 70%. „Sin él, mi vida ahora sería una tortura“, confesó Holger.

Pese a los momentos de angustia vividos, los hermanos no pierden el humor. „Tenía miedo de que mi cuerpo pudiera rechazar un riñón del Schalke. Pero todo salió bien y me siento muy agradecido“, bromeó Michael, quien también contó que fue tratado en una clínica donde casi todos eran del Dortmund y que con él estaban satisfechos. „Aunque no estaban muy de acuerdo con lo del riñón del Schalke“.