En cada duelo del Borussia Dortmund y el FC Schalke 04 hay más que fútbol en juego. La tensión y a la vez la emoción reina en el estadio con cada Clásico del Ruhr, cuya historia ha dejado más de una anécdota.

„Hay fuego en el aire.“, confiesa el capitán del Schalke Ralf Fährmann, para quien el Clásico representa una cuestión de honor. „No hay goles más valiosos que los marcados en un derby, no se trata de un partido normal, de ganar tres puntos o victoria como cualquier otra, aquí se juega el amor. ¡Incluso la vida en algunos casos!“.

AL DETALLE: Recuerde aquí el debut de Mario Götze con el Dortmund

Son muchas las anécdotas que esta emocionante batalla ha dejado a lo largo de los años. Seguro que más de uno recuerda aquel febrero del 66, cuando el Dortmund derrotó a Los Mineros con un amplio marcador de 7-0. Tres años después de ese partido, los perros policías del BVB se descontrolaron y mordieron a uno de los jugadores del Schalke.

Otro acontemiento que quedó grabados en la historia del Clásico fue por ejemplo el empate a dos de último minuto que consiguió el arquero del Schalke Jens Lehmann con su gol, salvando a su equipo de la derrota. De eso hace ya 20 años. Algo más reciente fue aquel 2-0 del Dortmund el 12 de mayo de 2007 ante el Schalke, que era favorito para ganar la Bundesliga.

VIDEO: Repase los mejores goles de Leon Goretza

El primer Clásico de Jürgen Klopp en 2008.Los Mineros comenzaron ganando la batalla en Dormund con tres goles de Farfan y Rafihna y Besterman. Pero en el segundo tiempo los de Klopp dieron la vuelta al partido, convirtiendo ese 3-0 en un 3-3. Así, no es de extrañar que la tensión se apodere del estadio en cada cita de Clásico, que siempre deja algo que contar.