El SV Werder Bremen de Florian Kohfeldt se mantiene en la zona más alta de la Bundesliga 2018/19. - © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Oliver Hardt/Bundesliga
El SV Werder Bremen de Florian Kohfeldt se mantiene en la zona más alta de la Bundesliga 2018/19. - © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Oliver Hardt/Bundesliga
Bundesliga

Las claves del éxito del SV Werder Bremen de Claudio Pizarro

Una de las sensaciones del inicio de temporada 2018/19 en la Bundesliga está siendo sin duda el SV Werder Bremen. La Bundesliga en Español le explica las razones por las que el equipo de Claudio Pizarro, de estilo dinámico y ofensivo, está invicto en casa y firme en las primeras posiciones de la clasificación.

Fichajes de lujo para lograr equilibrio

Era una prueba de fuego, pero la superó con creces. El SV Werder Bremen venció al VfL Wolfsburg en el duelo que abrió la Fecha 7 de la Bundesliga y se mantendrá en todo lo alto de la clasificación antes de la pausa por selecciones. El conjunto de Florian Kohfeldt superó el desafío con mucha jerarquía. Se impusieron por 2-0 con goles de Davy Klaasen y Johannes Eggestein para alcanzar los 14 puntoscon un balance de cuatro victorias, dos empates y tan solo una derrota.

Este elenco dirigido por Kohfeldt hace acordar a la épocas doradas vividas con Thomas Schaaf, cuando también se primaba la posesión y la explosión en el último tercio del campo de juego. De hecho, el Werder Bremen ha igualado la mejor marca del club como local al sumar su 16º encuentro consecutivo sin perder en el Weserstadion. El joven DT alemán ha repetido el récord que poseía en solitario otro mito como Otto Rehhagel y que data de la temporada 1982/83. Aquí le contamos las claves del éxito de Los Verdiblancos:

Si bien este proceso comenzó con la llegada del nuevo DT en el cierre del torneo pasado, el mercado de pases colaboró para renovar la plantilla y sentar las nuevas bases. Las altas y bajas movieron el avispero. Se fueron jugadores como Thomas Delaney, Zlatko Junuzovic, Ishak Belfodil y Jérôme Gondorf para darle lugar a refuerzos como Davy Klaassen, Nuri Sahin, Claudio Pizarro y Yuri Osako. Con las entradas y salidas, el equipo quedó equilibrado, con la cuota justa de experiencia y juventud.

- © imago / Revierfoto

El factor Claudio Pizarro

Max Kruse se quedó con la capitanía que era de Junuzovic y el equipo ha encontrado una base sólida. Milos Veljkovic (23 años) y Nikolas Moisander (32) se complementan a la perfección como pareja central y hacen que las salidas sean limpias delante del portero Jiri Pavlenka. En el mediocampo nunca faltan los aportes de Philipp Bargfrede, el joven Maximilian Eggestein y el incansable Davy Klaassen, que tiene un despliegue de área a área y es uno de los jugadores que más distancia ha corrido en lo que va del campeonato (62,7 kilómetros). También aporta su calidad Nuri Sahin, quien no es una máquina física pero sabe marcar el ritmo y siempre participa posicionándose bien en el campo.

Y tienen variantes en la ofensiva para acompañar a Kruse: Yuri Osako, Martin Harnik, Johannes Eggestein y Claudio Pizarro, una leyenda del club que ha regresado para aportar sabiduría y empujar a un equipo de gran potencial.

El astro peruano, con 40 años recién cumplidos, es uno de los responsables de este gran inicio del Werder Bremen en la Bundesliga. Hay datos que colocan a ‘El Bombardero de los Andes’ entre los futbolistas más productivos en activo de la liga alemana, ya que entre goles y asistencias, nadie es tan influyente como él.

Actualmente, Pizarro es el segundo jugador con mayor número de pases que acaban en gol (83), solo por detrás de Thomas Müller (121). Si sumamos sus 192 golesa las 83 asistencias ofrecidas, sus acciones ofensivas totalizan 275 tantos. El delantero peruano aporta un gol cada 111 minutos disputados, ya sea marcando o asistiendo.

- © imago / Eibner

La libreta de Florian Kohfeldt

Pizarro había sido titular en el triunfo ante el FC Augsburg por la Fecha 4, donde asistió a Maximilian Eggestein en uno de los goles que decretó la victoria de Los Verdiblancos (2-3). El veterano delantero peruano aporta una cuota de experiencia inigualable y su estirpe ganadora se contagia. Pizarro llegó en su último partido a los 236 triunfos en la Bundesliga, superando así a una leyenda Franz Beckenbauer en el ranking liderado por Oliver Kahn (310). Un jugador de su calibre influye en un equipo que apuesta a un estilo ofensivo, le da seguridad y confianza para desarrollar sus ideas.

Como se estila desde hace algunas temporadas en el SV Werder Bremen, el cargo de entrenador del primer equipo le pertenece a un DT que venía trabajando en el club en las categorías juveniles: Florian Kohfeldt. El estratega de sólo 36 añostomó las riendas de Los Verdiblancos en noviembre del 2017 y, tras lograr que el club permanezca en la máxima categoría, ha comenzado el nuevo curso de forma brillante y en la zona alta de la tabla de posiciones.

"Lo que hace ‎Florian Kohfeldt (DT del Bremen) aquí es algo especial. Todos los jugadores están muy contentos con él. Si el grupo se lleva bien, si todos están contentos, las cosas van bien. La mezcla entre jugadores jóvenes y con experiencia siempre es importante. Nosotros tenemos esa mezcla, por eso nos va bien en estos momentos", opinó Pizarro.

¡Siga todas las noticias de la Bundesliga!

Este enérgico entrenador, quien vive los partidos con mucha euforia desde la línea de cal, gusta de jugar de forma dinámica y ofensiva. Habitualmente suele jugar 4-3-3, con tres centrocampistas de buen manejo de pelota y extremos que también puedan aparecer por dentro, aunque también a su equipo se lo ha visto posicionarse en un 4-1-4-1, ya que el DT no le escapa a la flexibilidad. La zona media ha tomado mucha relevancia en sus estrategias. El tándem compuesto por el mediocentro y los interiores son el eje, marcan el pulso del equipo y dan sentido a la gran movilidad colectiva. Se sienten cómodos con la posesión del balón y sólo cuando se abren espacios en el sistema del rival prueba con pases verticales.

Las tácticas de Kohfeldt dan vuelo a un Werder Bremen que se ha hecho invencible de local, ya que no perdió ninguno de los 16 partidos de la Bundesliga que jugó en el Weserstadion bajo la conducción del técnico de 36 años (9 victorias, siete empates). Las estadísticas generan un deja vú en sus seguidores, que están ilusionados con que este equipo emule al de Schaaf y marque nuevos hitos en la historia del club.