Resumen

  • El FC Bayern München visitó Belo Horizonte en la vuelta de la final de la Copa Intercontinental de 1976.
  • Los Bávaros se impusieron al Cruzeiro, campeón de la Copa Libertadores, tras vencer en Múnich y empatar en Brasil.
  • El Bayern no pudo disputar las dos finales anteriores por incompatibilidad de fechas.

En los años sesenta y setenta, Latinoamérica vio pasar a grandes equipos de la Bundesliga. El FC Bayern München fue uno de ellos, tras enfrentar al Cruzeiro en la final de la Copa Intercontinental de 1976 en el mismo estadio donde, décadas más tarde, Alemania derrotaría a Brasil por 1-7.

El FC Bayern München de la década del setenta es recordado como uno de los mejores equipos de toda la historia del fútbol europeo y mundial. Con jugadores como Franz Beckenbauer, Uli Hoeneß, Sepp Meier o Gerd Müller, Los Bávaros conquistaron tres títulos de la Copa de Europa y otros tantos de la Bundesliga entre 1971 y 1976, año en el que el campeón alemán pisó terreno latinoamericano para la disputa de la vuelta de la final de la Copa Intercontinental ante el Cruzeiro brasileño. Era otra época, otro fútbol, donde equipos europeos y sudamericanos se batían el cobre en la disputa por conseguir el trono del balompié mundial. En aquella edición, el honor recayó en uno de los mejores equipos de siempre.

Antecedentes

Todo comenzó el 12 de mayo de 1976, cuando el FC Bayern München derrotó al Saint-Étienne (1-0) en la final de la Copa de Europa de la temporada 1975/76, logrando así su tercer título consecutivo de la máxima competición continental. De esta forma, los muniqueses volvían a ganar el derecho a disputar la gran final intercontinental ante el campeón de la Copa Libertadores.

El honor recayó aquel año en el Cruzeiro. Los brasileños derrotaron a doble partido al River Plate argentino y se convirtieron en el primer equipo de Brasil en disputar la Copa Intercontinental tras el legendario Santos FC de Pelé.

El 21 de diciembre de 1976 el Bayern rindió visita al Estadio Mineirao de Belo Horizonte para disputar el partido de vuelta de la Copa Intercontinental (0-0).

Así fue el partido

En la final, a la que el Bayern acudía por primera vez ya que tuvo que renunciar a las dos anteriores por incompatibilidad de fechas, los dirigidos por Dettmar Cramer se mostraron muy superiores en el encuentro de ida disputado el 23 de noviembre en el Estadio Olímpico de Múnich, donde ganaron por 2-0 con goles de Gerd Müller y Jupp Kappellmann.

Un mes más tarde, el 21 de diciembre, brasileños y alemanes empataron sin goles en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, escenario donde décadas más tarde, en la Copa del Mundo de Brasil 2014, Alemania se impondría a Brasil en el histórico 1-7, y el título de campeón intercontinental terminó en manos del Bayern.

Los Bávaros tuvieron que esperar hasta 2001, ya a partido único y en cancha neutral, para volver a conquistar dicho trofeo después de vencer a Boca Juniors en Tokio gracias a un gol de Sammy Kuffour en la prórroga.

Los goles de Müller y Kappellmann en el Olímpico de Múnich y el empate en el partido de vuelta en el Mineirao le dieron al Bayern su primera Copa Intercontinental. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Otras visitas latinas del Bayern

Para el Bayern, el duelo ante el Cruzeiro se trató de su primera final intercontinental, aunque no así de su primer viaje a América. En diciembre de 1966, el equipo bávaro disputó dos encuentros amistosos ante el Racing Club en Avellaneda (Argentina) y la Universidad Católica en Santiago de Chile, con derrota ante los argentinos (3-2) y victoria ante los chilenos (1-4). A finales de los setenta, el club también realizó una gira por Sudamérica visitando Perú, Colombia y México.

© DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA