Resumen

  • Los partido entre Mineros y Obreros no termina sin goles desde hace más de 16 años.
  • En febrero 2006 el Veltins Arena vivió un partidazo de 11 goles.
  • Cinco latinos participaron en este memorable juego.

Esta Fecha 14 de la Bundesliga, el FC Schalke 04 recibirá al Bayer 04 Leverkusen, en un encuentro que históricamente tiene goles de sobra.

Schalke 04 y Bayer Leverkusen se vieron las caras el 11 de febrero del 2006 en lo que terminaría siendo uno de los partidos más memorables de la temporada 2005/06. El juego culminaría con un marcador de 7-4 a favor de Los Mineros.

El Schalke saltó al campo de juego con los brasileños Rafinha, Marcelo Bordon y Lincoln, así como con el uruguayo Gustavo Varela desde el banquillo. En las filas de la visita, los también brasileños Juan y Athirson comenzaban en el once titular.

Desde el mismo comienzo del encuentro, la acción no se hizo extrañar. Al noveno minuto Sören Larsen abrió el marcador para el Schalke, con complementos de sus compañeros de equipo Krstajic y Bajramovic, adelantando 3-0 a Los Mineros, a los 34 minutos. El descanso llegó con un 3-1, gracias al descuento de Voronin para los visitantes.

Avalancha de goles en el segundo tiempo

En el complemento siete goles más caerían, en promedio cada seis minutos y medio. Bayer Leverkusen estuvo cerca de la igualdad, tras un gol de Berbatov a los 50 minutos. Pero lo que seguiría, sería un intercambio de goles que dejó atónita a la audiencia. Kuranyi y Larsen pusieron el marcador 5-2, antes de la respuesta del B04 mediante Voronin y Krzynowek para el 5-4. Acto seguido el brasileño Lincoln y el alemán Gerald Asamoah sentenciaron con el sexto y séptimo del Schalke.

© gettyimages / baron

Desde el año 2000, exactamente el 28 de octubre, un partido entre el Schalke 04 y el Bayer 04 no termina sin al menos un gol. Es una marca que refleja la actitud de ambos equipos frente al fútbol como tal, y a qué aspiran durante los encuentros. Independientemente si los juegos tienen lugar en el BayArena de Leverkusen o el Veltins Arena de Gelsenkirchen, ambas aficiones saben que les espera un espectáculo al más alto nivel.