Resumen

  • El FC Ingolstadt venció en la fecha 14 al RB Leipzig (1-0) resultado que le permitió al FC Bayern München tomar el liderato de la Bundesliga.
  • El directivo Karl-Heinz Rummenigge cumplió su palabra a la promesa hecha al FC Ingolstadt en caso de conseguir la victoria.
  • Un camión repleto de Weisswurst (salchichas blancas) fue entregado al cuadro de Dario Lezcano.

La victoria ante el RB Leipzig el pasado 10 de diciembre, no solo representó tres puntos para el FC Ingolstadt, ganarle al líder también significó un camión de salchichas blancas cortesía del FC Bayern München, quien en voz de su directivo Karl-Heinz Rummenigge había prometido pagarlas en caso de quitarle el invicto a sus rivales directos por el liderato.

El gol de Roger de Oliveira que le dio el triunfo al FC Ingolstadt sobre el RB Leipzig, ha sido uno de los más importantes en la historia reciente de los dirigidos por Maik Walpurgis. Este certero remate de cabeza le dio la oportunidad al brasileño de ser el verdugo de Los Toros, un gol memorable porque terminó con su racha de partidos invictos y no solo eso, también provocó que el equipo de Ralph Hasenhüttl, perdiera el liderato general de la Bundesliga para regresar a manos del FC Bayern München, quienes no lo han soltado desde aquella fecha 14.

Los Toros ceden el liderato.

Pero antes de que se disputara tal encuentro el Presidente del Consejo Directivo del conjunto bávaro, Karl-Heinz Rummenigge, prometió pagar un camión de salchichas blancas Weisswurst, en caso de que el FC Ingolstadt (último lugar de la tabla general en ese entonces) venciera a la gran sorpresa de la temporada, la hazaña se consumó y el campanazo trajo un delicioso manjar muy tradicional de la baviera.

© imago / Stefan Bösl

Así que este martes Rummenigge cumplió su palabra e hizo entrega de las salchichas que fueron acompañadas con el característico Brezn (pan de la región). El directivo muniqués no sólo las entregó también compartió la mesa con directivos, jugadores, cuerpo técnico y operadores del FC Ingolstadt. Los vencedores recibieron gustosos la deliciosa afrenta pagada por la leyenda del conjunto bávaro.