Resumen

  • El centrocampista argelino llegó al Schalke procedente del Tottenham Hotspur inglés.
  • Ha marcado tres goles en las dos últimas fechas.
  • Sus buenas actuaciones, claves en la recuperación del Schalke.

La joven promesa franco-argelina de 21 años aterrizó en la Bundesliga este pasado verano procedente del Tottenham Hotspur. No ha tardado en convertirse en un fijo en el FC Schalke 04 de Markus Weinzerl.

Pese a haberse formado en los escalafones inferiores del club de su natal Lille (Francia), sería en Inglaterra donde Nabil Bentaleb se forjaría definitivamente como futbolista. Tras una breve estancia en el Mouscron belga y el Birmingham City, recaló en las filas del Tottenham Hotspur.

Bajo la tutela del argentino Mauricio Pochettino fue sumando minutos en la Premier League (46 partidos), circunstancia que le llevó a debutar con la selección absoluta argelina en 2015. Curiosamente Bentaleb había jugado en la Sub19 francesa, pero finalmente se decantó por defender los colores de la selección magrebí.

Este pasado verano Schalke y Tottenham alcanzaron un acuerdo de cesión con opción de compra por el polivalente centrocampista. Nabil Bentaleb responde al perfil de jugador que se siente muy cómodo en la franja ancha, tanto en funciones de corte como ofensivas. Ya sea en el pivote o en tareas más típicas del media punta, el argelino siempre responde con garantías.

Clave en la recuperación del Schalke

La operación del cuadro minero parece haber sido más que acertada según lo visto hasta la fecha. Bentaleb no ha tardado en ganarse el corazón de la siempre fiel afición de Gelsenkirchen con su buen hacer sobre la cancha. De hecho, el dorsal número 10 del Schalke está siendo una pieza clave en el resurgir del equipo dirigido por Markus Weinzierl. Sin ir más lejos, en las dos últimas fechas, el mediocentro ofensivo ha marcado tres goles, abriendo el marcador en Augsburg y en casa ante el 1. FSV Mainz 05.

En ese último duelo, en la fecha 8, Bentaleb entró en la historia de la Bundesliga al convertirse en el primer argelino en lograr un doblete en la máxima categoría alemana. No serán, seguro, sus últimos tantos del curso. Sus llegadas al área desde la segunda línea ofensiva y su excepcional golpeo con la izquierda empiezan a ser situaciones habituales en el Veltins Arena.