El primer gol de la Bundesliga lo anotó un futbolista singular. Esta es la historia de Timo Konietzka y su histórico gol en agosto de 1963. Bundesliga en Español echa la vista atrás para poner el foco sobre este hito.

De un momento histórico se espera, además de una crónica escrita, una fotografía, incluso un vídeo. Pero ese no es el caso del primer gol que se anotó en la Bundesliga, el 24 de agosto de 1963 en Bremen, en un encuentro entre Borussia Dortmund y SV Werder Bremen. Fueron varios los motivos que se confabularon.

El gol

“Los fotógrafos se encontraban todos detrás de nuestra portería porque creían que marcaría el Werder Bremen”, contó posteriormente el protagonista de la historia, Timo Konietzka, que militaba en las filas del Borussia Dortmund. Toda una coincidencia, cierto. Se daba también la situación de que no había cámaras de televisión en el estadio grabando el encuentro.

Sin embargo, el hecho de que el Dortmund tardara únicamente 58 segundos en anotar gol –y de paso convertirse en leyenda– indudablemente influyó en que nadie inmortalizara gráficamente el momento.  

La jugada del gol fue de manual. Lothar Emmerich apuró la banda izquierda hasta la línea de fondo, centró al área y Konietzka remató a gol desde cerca de ocho metros. Fueron 58 los segundos que le valieron a Timo Konietzka para figurar para siempre en los libros de historia del fútbol alemán.  

El goleador

Friedhelm “Timo” Konietzka fue un hijo de su tiempo. Minero en el Pozo Victoria de Lünen, cerca de Dortmund, dio sus primeras patadas al balón en el VfB 08 Lünen, hasta que en 1958 le descubrió el BVB. Tenía 20 años y la vida le cambió para siempre.

“Gracias al fútbol pude cambiar la mina por el equipo de mis sueños y viajar por todo el mundo sin tener que pagar”. Timo Konietzka

Ya antes de que echara a andar la Bundesliga, Konietzka disputó un total de 110 partidos con el Borussia Dortmund en la Oberliga West, con un balance de 79 goles.

Su rendimiento no bajó con la llegada de la Bundesliga: anotó 72 goles con BVB y TSV 1860 München en los 100 partidos de Bundesliga que jugó, antes de cambiar de aires e instalarse en la liga suiza.

Muestra de la gran personalidad de Konietzka lo refleja su nombre, “Timo”. Bautizado así por sus compañeros de vestuario debido a su parecido con el general soviético Timoshenko –su corte de pelo era similar–, finalmente acabó adoptándolo como su nombre oficial en el año 1985.

Una historia singular para un gol histórico.

Minuto de silencio en homenaje a Konietzka el 17 de marzo de 2012, en un encuentro de Bundesliga entre BVB y SV Werder Bremen en Dortmund. © Lars Baron