Mesut Özil, actual jugador del Arsenal FC de Inglaterra, se ha convertido en uno de los futbolistas más talentosos del planeta. Su estilo proveniente de las calles de Gelsenkirchen ha sido mejorado durante sus años en el FC Schalke 04 y el Werder Bremen, los clubes que lo catapultaron a la selección alemana y al Real Madrid. Özil, conocido como el mejor asistidor del planeta, es un producto 'Hecho en Bundesliga'.

Sus inicios

Mesut Özil nació el 15 de octubre de 1988 en Gelsenkirchen, en la zona norte de la región del Ruhr y es hijo de inmigrantes turcos en Alemania. Fue en esa ciudad donde la actual estrella del Arsenal FC de Inglaterra dio sus primeros pasos. Era un diamante en bruto que comenzaba a deslumbrar en los campos de fútbol de las calles de una de las mayores regiones industriales de Europa.

En el 2005, Özil se unió a la academia del Schalke y su impacto fue inmediato: en su primera temporada, fue una de las figuras ganó el campeonato alemán de juveniles. Tenía 17 años y ya demostraba un talento natural que pocas veces se había visto en los terrenos de juego alemanes. No era la típica joya que sobresale por sus goles. Özil destacaba por su control de balón, sus fútbol estético y su visión para ver pases dónde nadie los veía.

Solamente un año tardó un año en abrirse paso hacía el primer equipo, dónde ya había otros buenos mediocampistas pero ninguno como él. Ninguno con ese primer toque ni capaz de engañar a los rivales con un simple movimiento. La élite del fútbol alemán se sorprendió al verlo en acción.

Los primeros pasos de Mesut Özil fueron en el FC Schalke 04, club con el que debutó en la Bundesliga © gettyimages / Vladimir Rys

Su irrupción en la Bundesliga

Debutó en la Bundesliga con la camiseta del Los Mineros el 12 de agosto de 2006 ante el Eintracht Frankfurt, con solamente 18 años. A eso le siguieron 30 presentaciones más esa temporada en la que dio 5 asistencias y demostró que su pie zurdo y el balón podían llevarse de maravillas, al punto de volverse inseparables. Se transformó poco a poco en uno de los jugadores más determinantes en el equipo que dirigía Mirko Slomka.

En enero de 2008 fue fichado por el Werder Bremen y fue allí donde Özil maduró hasta convertirse en un jugador de primer nivel. Mientras que él era cada vez más especialista en asistencias, Los Verdiblancos se aprovechaban de su talento y cosechaban éxitos: el equipo fue subcampeón por detrás del FC Bayern en la campaña 2007/2008 y ganó la Copa de Alemania en la temporada 2008/2009. Özil marcó el gol del 1-0 en la final de la DFB-Pokal ante el Bayer 04 Leverkusen.

Mesut Özil fue campeón de la Copa de Alemania con el SV Werder Bremen en la temporada 2008/2009 © gettyimages / Stuart Franklin

Reconocimiento mundial

Con sus actuaciones, donde encadenaba pases de ensueño y goles espectaculares, logró llamar la atención del entrenador Joachim Löw y dio el salto a la selección nacional. Hizo su debut contra Noruega en febrero de 2009 y tiempo después fue convocado para jugar la Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica 2010. Aquel torneo sería el escenario ideal para mostrar su magia. Özil se dio a conocer al mundo como un futbolista portador de un talento particular al ser titular en todos los juegos de Die Mannschaft, anotando un gol y repartiendo tres asistencias.

A punto de cumplir sus 22 años, fue contratado por el Real Madrid, club que ganó la puja a otros grandes de Europa y se quedó con los servicios de uno de los jóvenes más prometedores de la Bundesliga. Dejó atrás 71 partidos con la camiseta del Werder Bremen, en los que anotó 13 goles y dio 32 asistencias, para unirse al poderoso club blanco. En España ganó la Liga y la Copa del Rey bajo las órdenes de José Mourinho.

Mesut Özil es uno de los pilares de la selección aleamana: fue campeón del mundo en 2014 y se perfila como líder en 2018 © imago / Ulmer

Luego de tres temporadas fue fichado por el Arsenal FC, su actual equipo, donde enamoró a los fanáticos ingleses y consiguió llegar a su mejor forma para luego consagrarse campeón del mundo con la selección alemana en la Copa Mundial de la FIFA de Brasil 2014.

Su estilo de juego

Es un jugador de pura clase, elegante, que juega en puntas de pie, como si flotara sobre el césped. Tiene una calidad asombrosa para regatear, asistir y marcar goles espectaculares. La especialidad de Özil es claramente hacer que sus compañeros de equipo conviertan goles. Sus pases ingeniosos se destacan temporada tras temporada. Tanto en Alemania, España e Inglaterra, siempre ha sido el máximo asistidor de su liga.

Ha actuado en algunas ocasiones como extremo, pero es un típico enganche. Un número 10 de la vieja escuela, de esos que aportan poco y nada en defensa, pero que cuando recogen el balón por detrás de los delanteros es seguro que algo mágico sucederá.