Finalmente, Max Meyer no renovará con Schalke 04. El joven mediocampista quedará libre este verano. Repasamos sus inicios, su paso de la mediapunta al mediocentro y su consagración a las órdenes de Domenico Tedesco.

Desde su debut en la Bundesliga, allá por el mes febrero de 2013, cuando apenas contaba con 17 años de edad, Max Meyer dejó claro que lo suyo era dar el último pase. El 2-2 final de aquel primer partido de Meyer con el Schalke 04, jugado en Mainz, tuvo la rúbrica de Michel Bastos pero contó con la asistencia de este menudo pero habilidoso mediocampista que entró al campo en el minuto 72 y solo diez más tarde sumó el primero de sus 17 pases de gol en la Bundesliga.

A aquel partido disputado en Maguncia le han sucedido muchos más, hasta un total de 190 con la camiseta del Schalke. Nacido en la región del Ruhr y formado en la prolífica cantera del club minero, Meyer no ha jugado para otro equipo. Lleva al Schalke en la sangre, al igual que el instinto de gol, ese que marcó sus inicios y que le llevó a dar el salto al primer equipo tras acumular 41 goles en 76 partidos en las categorías inferiores del equipo de Gelsenkirchen.

La cantera del Schalke: una máquina de forjar talentos

El DT Domenico Tedesco encontró una nueva posición para Mex Meyer, desde la que da sentido a todo el juego del Schalke. © imago

Sus primeras temporadas en la Bundesliga mantuvieron la misma tónica: seis goles y cuatro asistencias en la 2013/14, cinco goles en la 2014/15, cinco goles y ocho asistencias en la 2015/16. Siempre relacionado con el gol. Siempre cerca del área. Pero curiosamente, ha sido en la temporada 2017/18, en la que todavía no ha sumado ni un gol ni una sola asistencia, donde el fútbol de Max Meyer ha explotado definitivamente, llamando la atención del ojo experto. Y todo gracias a una nueva posición, lejos del gol.

Domenico Tedesco obra la metamorfosis

La temporada pasada, bajo las órdenes de Markus Weinzierl, Max Meyer solo disputó 90 minutos en nueve partidos en el Veltins Arena. Fue el momento más bajo de un jugador que antes del inicio de la 2016/17 había logrado la medalla de plata en los JJOO de Río de Janeiro, con gol incluido en la final ante Brasil en Maracaná.

Pero con la llegada del DT Domenico Tedesco, apenas diez años mayor que Meyer, el futbolista alemán encontró su sitio donde menos cabía imaginar: de mediocentro. Si bien empezó ocupando posiciones ofensivas - incluso jugó de 'falso 9' ante el Stuttgart- Tedesco se vio obligado a encontrar soluciones imaginativas ante el empeño del jugador por tener minutos. "No puede ser que corra cuatro o cinco kilómetros en el entrenamiento y luego se pierda los partidos". Como entrenador, te ves obligado a ser creativo", indicó el DT de Los Mineros a finales del mes de septiembre.

Tedesco, Nagelsmann... La Bundesliga forma a los técnicos del futuro

¡Casi 13 kilómetros de media por partido!

Y la solución no pudo ser mejor. Tedesco colocó a Meyer como volante por delante de la línea de tres en defensa liderada por Naldo y su aporte ha resultado fundamental para el buen papel del equipo hasta el momento. Su habilidad con el balón y su precisión en el pase (93% de acierto) le convierten en un seguro de vida en la medular. Ya sea acompañado por Leon Goretzka o Nabil Bentaleb o como mediocentro único por detrás de Goretzka y Amine Harit. Meyer es la balanza del Schalke.

Además, su lectura defensiva, faceta en la que más ha crecido con Tedesco, le permite estar siempre en lugar correcto para el robo. Sin esfuerzos bruscos pero constantes, Meyer corre casi 13 kilómetros por encuentro y gana, a pesar de su baja estatura, la mitad de sus duelos divididos. Por algo solo se ha perdido solo se ha perdido 73 minutos en los últimos 17 partidos de la Bundesliga.

"No creo que haya jugado tan bien como en este momento. Ahora juega en una posición donde puede sacar a relucir todas sus virtudes" Domenico Tedesco

Al igual que Toni Kroos, Meyer empezó destacando como mediapunta pero ha acabado encontrado su sitio como organizador. Dar juego y equilibrio a sus equipos ha terminando siendo el camino del éxito de ambos jugadores. Aunque a Meyer, a sus 22 años, aún le queda tarea por delante para situarse a la altura de la estrella del Real Madrid, campeón del mundo con Alemania en 2014.

El Mundial de Rusia 2018 parece lejos para Meyer pero el impacto que ha causado esta temporada su nueva posición le sitúa como uno de los grandes candidatos para ocupar en el futuro el puesto que quede vacante en la selección alemana. Además, termina contrato este próximo verano. No le pierdan la pista. Meyer viene pisando fuerte.

¡Las opciones de Alemania para el Mundial de Rusia!